Cuenta atrás para el juicio con jurado por el crimen de la niña Sara, el más largo de la historia de la Audiencia

El magistrado Feliciano Trebolle ante la mesa de su despacho, donde estudia el caso Sara. /M. J. Pascual
El magistrado Feliciano Trebolle ante la mesa de su despacho, donde estudia el caso Sara. / M. J. Pascual

Es la primera vez que un jurado de la Sala vallisoletana tendrá que estudiar unos hechos probados para los que las acusaciones piden prisión permanente revisable por el asesinato de la menor, del que están acusados su madre y el novio de esta

Valladolid

El magistrado y presidente de la Audiencia Provincial de Valladolid, Feliciano Trebolle, tiene ya sobre la mesa de su despacho los autos del caso Sara, por el asesinato de la menor que conmocionó Valladolid ocurrido en agosto de 2017 y es cuestión de horas que señale el juicio con jurado, que con toda probabilidad será a finales de abril o mayo de 2019.

Un juicio con jurado que será el más largo de los celebrados en la historia del tribunal, ya que está previsto que dure tres semanas a tenor del número de testigos y peritos que serán llamados a declarar: 45 testigos y unos 12 peritos.

Más información

Se trata además, recordó el magistrado Trebolle, de una causa con preso, dado que el novio de la madre está en prisión provisional a la espera de juicio en el centro penitenciario de Valladolid desde su detención, en agosto de 2017, y el tribunal tendrá que decidir, en función del tiempo que lleva recluido el investigado y las penas solicitadas por las acusaciones (prisión permanente revisable) si decide su puesta en libertad hasta que se celebre el juicio.

Hace tres meses que acabó la instrucción en el juzgado seis de uno de los casos que más han conmovido a la opinión pública vallisoletana que obligó a la Junta, con competencia en materia de menores, a revisar todos los protocolos de protección. En este momento, el asunto está en fase de enjuiciamiento y el tribunal tiene que resolver sobre alguno de los medios de prueba propuestos por las partes.

Tecnología

Además, Trebolle, que será el presidente de este tribunal del jurado, está elaborando el escrito de hechos justiciables que será la herramienta que le servirá al jurado para evaluar lo ocurrido y emitir su veredicto de culpabilidad o inocencia sobre los dos acusados del crimen, la madre de Sara y quien era entonces su pareja sentimental. Ambos en prisión. Ella, en un centro militar, y él en la cárcel vallisoletana.

La tecnología se pondrá a prueba también en la organización de este juicio. Ocurre que, si se comprueban contradicciones en las declaraciones de testigos y peritos durante la vista oral, distintas de las que realizaron en la fase de instrucción, estas tienen que ser puestas a disposición del jurado para que pueda valorarlas. «Lo que ocurre es que en la era del papel cero, esto no se hace por escrito y se hace a través de auriculares, de manera que la nueva tecnología puede generar algún que otro problema en las sesiones», ha explicado el magistrado presidente de la Audiencia.

El pasado septiembre, la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid, María Teresa Javato, decretó la apertura de juicio oral por el procedimiento de jurado popular contra Davinia M. G. y su ahora excompañero sentimental, Robero H. H., por su presunta implicación en el crimen de Sara, la niña de 4 años hija de la primera que falleció en agosto de 2017 víctima de lesiones y abusos sexuales.

Las acusaciones personadas en la causa, el fiscal, las dos populares (Asociación Clara Campoamor y Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (Adavasymt)) y la particular –que representa al padre biológico de la pequeña– solicitaron apertura de juicio oral mediante procedimiento de jurado popular, como así estimó la instructora, frente al sobreseimiento pedido por las defensas, en concordancia con sus calificaciones en las que interesan su libre absolución. El auto decretó además la responsabilidad civil de los dos acusados, de forma conjunta y solidaria y por iguales partes entre sí, por importe de 150.000 euros.

Las cuatro acusaciones reclaman prisión permanente revisable para Roberto H. H. Además, tanto Fiscalía como las dos acusaciones populares interesan la misma medida para la madre de la niña, con la única diferencia de que la acusación particular del padre biológico solicita la libre absolución de Davinia, para quien no hace petición alguna al considerar que ella no estaba al corriente de la situación y alega que si se hubiera percatado de lo ocurrido habría reaccionado para evitar lo ocurrido.

La Fiscalía considera a Roberto H.H. autor material de seis delitos de maltrato con lesiones en el ámbito familiar, un delito de maltrato habitual, otro de violación a una menor de 16 años y asesinato. Mientras, respecto de la madre le imputa los mismos delitos por omisión, así como otro, este en calidad de autora material, de abandono de menores. Así, la acusación pública interesa para ambos procesados, por el delito de asesinato, prisión permanente revisable, así como por el resto penas que suman para Roberto 24 años de cárcel y 25 para la progenitora de la pequeña, además de 15 años de libertad vigilada una vez salieran de la cárcel.