Soria

La Feria de la Trufa de Soria convierte Abejar en el epicentro de la truficultura

Inauguración de la XVII Feria de la Trufa de Soria, en Abejar, con el cocinero Pedro Subijana, con 3 estrellas Michelin, como maestro de ceremonias. /@AbejarTrufa
Inauguración de la XVII Feria de la Trufa de Soria, en Abejar, con el cocinero Pedro Subijana, con 3 estrellas Michelin, como maestro de ceremonias. / @AbejarTrufa

Pedro Subijana como maestro de ceremonias de la Feria internacionaliza el evento

ISABEL G. VILLARROELSoria

La Feria de la Trufa de Soria ha dado un salto significativo en esta edición después de diecisiete años de existencia. El cocinero donostiarra Pedro Subijana, tres estrellas Michelin por su restaurante Akelarre, fue el maestro de ceremonias en la inauguración del evento y conoció de primera mano cómo se caza de Trufa Negra con perro mientras se dejó conquistar por el olor y aroma de la tuber melanosporum.

El chef donostiarra apuntó que «yo la utilizo mucho en el restaurante, aprovecho la época buena y también la envaso cortándola en láminas, al vacío, en el congelador o en aceite. El problema al que hay que dar solución es el de llegar al consumidor final, a los amos de casa, que en temporada una persona en su casa pueda comprarla y utilizarla porque al fin y al cabo no es tan cara, yo con 50 gramos en casa he dado de comer a 10 personas».

El precio de la trufa negra en la feria de Abejar está fijado en 800 euros el kilo, 0,80 céntimos el gramo, y en los más de 40 puestos ha podido verse visitantes adquiriendo hongos negros, de mayor o menor tamaño, gran parte de ellos procendes de Francia, Australia o Estado Unidos «que vienen a ver la singularidad de la trufa y de la vida de la España interior, que les llama la atención pero que es lo que quieren conocer y vivir alejándose de la Costa del Sol», apuntaba uno de los vendedores. No solo se vende trufa, sino todo tipo de aceites, pasta, quesos, yogures, cremas y, por supuesto, herramienta para recolectores o incluso tierras y complementos para el suelo para mejorar la producción. Las encinas micorrizadas de pequeño tamaño listas para plantar también suponen un gran reclamo para el comprador.

Científicos, truficultores y visitantes de diversos países de Europa o China también estuvieron presentes en el seminario técnico científico coordinado por el investigador Fernando Martínez Peña, responsable del Instituto Micológico Europeo. Dos eminencias científicas a nivel mundial como son el doctor Ulf Büntgen del Departamento de Geografía de la Universidad de Cambridge y Daniel Oliach del Centro de Ciencia y Tecnología Foresta de Cataluña, disertaron en torno a los últimos avances científicos sobre el mundo de la trufa y su cultivo.

Uno de los actos más importantes se celebró en la tarde del sábado, el Concurso Gastronómico Nacional de la Trufa de Soria que contó con la participación de 12 cocineros, además de los mejores chefs de la provincia de Soria. Todos compitieron por el primer premio, entre lo más representativo de los fogones que cocinaron con Trufa Negra, llegaron profesionales de Valencia, Castellón, La Rioja, Madrid, Burgos o Segovia entre otras localidades y, entre ellos, se estuvieron ayudantes de cocina de restaurantes Estrella Michelin. En el concurso, cada chef tuvo 25 minutos para finalizar el plato en directo y hacer una espectacular presentación. Este año, como novedad, se ha ampliado el primer premio hasta los 2.500 euros, un segundo premio de 700 euros y un tercer premio de 300 euros.

El domingo se celebra el Concurso de Caza de Trufa con perro, en esta edición, se alcanzan los 17 canes llegados de diversas provincias, destacando la presencia de varios truferos y perros de la población de Vic (trufera por excelencia en Cataluña) gracias al contacto realizado por la Feria de Abejar en la pasada edición de Trufforum que se celebró en la localidad barcelonesa a finales del mes de enero.

Durante las dos jornadas de fin de semana se puede degustar diversos platos y tapas trufadas que se realizan y sirven en el recinto ferial. La organización de la Feria apuesta por la calidad de la Trufa Negra que se vende en Abejar y todos los compradores de una pieza de Tuber Melanosporum pueden certificar su calidad en el stand de CESEFOR.

Por quinto año el Ayuntamiento de Abejar hizo entrega de su máximo galardón, la Trufa de Oro, que este año ha recaído en la Diputación de Soria. Con este premio el consistorio de Abejar ha querido reconocer la labor que desde esta institución provincial se está haciendo en dos campos. Por un lado, en el apoyo e impulso a la Feria de la Trufa de Abejar y en la promoción de la Trufa Negra de Soria en muchos campos, desde el turístico, el gastronómico, el agrícola y el cultural.

La Trufa de Oro, que en años anteriores la recibieron el restaurante La Lobita, en su primera edición; la empresa Malvasía, en la edición de 2016, Óscar García del restaurante Baluarte Soria, hace dos años y Francisco Rubio, presidente y fundador del Grupo Herce, el año pasado, premia a aquellas personas, empresas o entidades que han apoyado o impulsado la Feria de la Trufa de Abejar o el desarrollo económico, social o turístico de Abejar y su comarca.

Esta Feria Internacional de Trufa de Soria se engloba dentro de las actividades que realiza la provincia de Soria para la promoción turística de invierno. Bajo la batuta de la Diputación de Soria y la colaboración de asociaciones y empresas, se han preparado multitud de actividades como Menús Truferos elaborados por grandes restauradores de Soria y embajadores en otras poblaciones como San Sebastián, Castellón, Madrid o Toledo, Paquetes Turísticos y hasta una Aplicación móvil llamada «Ruta Dorada de la Trufa Negra» para conocer a fondo a este hongo y las oportunidades turísticas de Soria entorno a este producto.