Un grupo de funcionarios homenajea a González Gago, tachado de «desleal» por el vicepresidente de la Junta

González Gago con José Antonio Martínez Bermejo, portavoz en el Ayuntamiento de Valladolid, en un acto del partido./R. Jiménez
González Gago con José Antonio Martínez Bermejo, portavoz en el Ayuntamiento de Valladolid, en un acto del partido. / R. Jiménez

El exdirector de Ordenación del Territorio es el secretario del partido en Valladolid, persona de confianza de Alfonso Fernández Mañueco y uno de los protagonistas del enrevesado proceso para conformar las listas populares a las Cortes y al Ayuntamiento

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

Un grupo de funcionarios de la Junta ha organizado un encuentro para despedir a Luis Miguel González Gago, exdirector de Ordenación del Territorio y Administración Local, que cesó hace unos días para formar parte de la candidatura del PP a la Cortes por la provincia de Valladolid y fue tachado de «desleal» por José Antonio de Santiago-Juárez López, vicepresidente, portavoz de la Junta y consejero de la Presidencia.

El almuerzo convocado por los empleados públicos para agradecer a González Gago el «trato» que ha dispensado a los funcionarios y «el trabajo realizado al frente del departamento» que ha dirigido está previsto para hoy miércoles, en una cafetería-restaurante situada en las inmediaciones de la sede de la Presidencia de la Junta.

Fue en una rueda de prensa oficial tras un Consejo de Gobierno después de Semana Santa donde el vicepresidente lamentó que Gago no le hubiera informado antes de que iba a pedir el cese y que este iba a hacerse oficial en el Bocyl sin el latiguillo habitual del agradecimiento a los servicios prestados.

Los organizadores del acto de despedida mantienen, contra el criterio expresado por De Santiago-Juaréz que González Gago ha tenido «una dedicación ejemplar al servicio público».

El exdirector de Ordenación del Territorio acumula casi dos decenios de experiencia (desde el año 2000) como alto cargo en los gobiernos de Juan José Lucas y, sobre todo, Juan Vicente Herrera, bajo las órdenes de los consejeros María José Salgueiro, Alfonso Fernández Mañueco y José Antonio de Santiago-Juárez.