El guardia civil implicado en la macrorredada de Valladolid queda en libertad con cargos

La Policía cerca el chalé de Villabáñez/
La Policía cerca el chalé de Villabáñez

El juez le investiga por narcotráfico, blanqueo de dinero y colaboración con banda criminal

Mar Domínguez
MAR DOMÍNGUEZ

La operación policial contra la organización criminal «más activa de Valladolid», según la define la Policía Nacional, se ha cerrado con 47 detenidos y 31 registros en los que se han intervenido 800 plantas de marihuana, más de 49.000 euros, un kilo y medio de ketamina, 107 gramos de cocaína, una decena de armas largas, dos pistolas, varias armas cortas detonadoras y diecinueve vehículos. De los detenidos, 19 pasaron a disposición judicial, entre ellos, un guardia civil de la Comandancia de Valladolid, J. C. C., quien el jueves declaró ante el juez de guardia en calidad de investigado y quien se encuentra en libertad con los cargos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y colaboración con organización criminal, según informaron fuentes de la investigación.

Cuatro de los detenidos se encuentran en la cárcel de Villanubla –el juez decretó prisión provisional comunicada y sin fianza–, mientras que otros seis salieron ayer tras depositar cantidades que oscilaban entre los 4.000 y los 10.000 euros. Los nueve detenidos restantes han quedado el libertad provisional con la obligación de comparecer ante el juzgado cuando se les requiera.

La macrorredada contra el clan de los Varela, un grupo familiar asentado, sobre todo, a caballo entre Barrio España y Santovenia, comenzó en la madrugada del martes con registros simultáneos en 26 viviendas de la capital y de ocho municipios de la provincia y dos más en Zamora y Segovia, lo que ha permitido desarticular «la organización criminal más activa de Valladolid dedicada al cultivo, suministro y venta de droga», para lo que fue necesario establecer un dispositivo policial de 190 agentes debido «a la peligrosidad del entramado criminal».

Mano de hierro

La investigación comenzó el pasado mes de septiembre cuando se detectó, tanto en la provincia de Valladolid como en otras limítrofes, algunos movimientos sospechosos alrededor de esta conocida familia por tener antecedentes por tráfico de drogas.

Los agentes intensificaron la vigilancia y pudieron comprobar que alrededor de la familia Varela existía una organización criminal con unas competencias perfectamente definidas y delimitadas. Contaban con un líder indiscutible que controlaba todo el entramado dedicado al cultivo, suministro y venta de droga, «actuando con gran firmeza y mano de hierro».

La madrugada del pasado martes se llevaron a cabo los registros simultáneos, que contaron con la presencia del Grupo Especial de Operaciones (GEO), la Unidad de Intervención Policial (UIP), Guías Caninos y decenas de agentes pertenecientes a la Brigada Central de Estupefacientes y a la Comisaría Provincial de Valladolid. 190 policías en total de los que alrededor de unos 40 procedían de Madrid y actuaron de apoyo a los de Valladolid, en una intervención «peligrosa y con mucha dificultad porque buena parte de las viviendas están ‘bunquerizadas’, lo que permite deshacerse de la droga antes de que pueda acceder la policía», explicó el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias.

Tras las detenciones, los agentes han puesto en marcha una investigación patrimonial por un presunto delito de blanqueo. Será esta parte de la Operación Rosado, como se ha denominado la desarticulación de este clan, «la que llevará más tiempo y será más difícil de resolver porque podría haber terceros implicados», informó Gómez Iglesias, quien declinó pronunciarse sobre la detención de un guardia civil al alegar que desconocía la identidad de los investigados. Sí añadió que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil disponen de mecanismos y reglamentos internos para suspender la actividad de aquellos empleados públicos que hubieran incurrido en algún posible hecho delictivo.

Además del despliegue policial, en los registros y detenciones han participado 28 letrados de la Administración de Justicia, a quienes el titular del Juzgado de número 1, José María Crespo, que se ha hecho cargo de la instrucción, ha agradecido su colaboración.

 

Fotos

Vídeos