Hallan los cuerpos de tres personas mayores que vivían solas en sus pisos de Valladolid

Auxilio en un domicilio de la calle Wamba realizada el día 20 por los Bomberos en Valladolid./El Norte
Auxilio en un domicilio de la calle Wamba realizada el día 20 por los Bomberos en Valladolid. / El Norte

Una mujer de 78 años llevaba tres días fallecida en Delicias, un hombre de 57 fue localizado por una gotera en Pajarillos y a una vecina de Coca, de 88, la echó en falta un familiar

J. Sanz
J. SANZValladolid

Bomberos y policías intervinieron solo en la jornada de ayer en cuatro domicilios para prestar auxilio a otras tantas personas mayores que habían sufrido algún tipo de percance en la soledad de sus hogares de distintos barrios de la capital. La ayuda, en tres de los casos, llegó a tiempo, como le ocurrió a una vecina de la calle Recoletas, que llevaba dos días impedida en su domicilio y a la que los servicios de emergencia lograron localizar con vida en la tarde de ayer. Apenas dos horas después, esta vez en la plaza de Martí y Monsó, fue hallado en otro domicilio el cadáver de una mujer de 88 años.

Más información

«Las muertes y auxilios a personas mayores que viven solas son, lamentablemente, el pan nuestro de cada día», coinciden en señalar fuentes policiales, sanitarias y del Servicio de Extinción de Incendios antes de recordar que en las 72 horas anteriores localizaron los cadáveres de dos vecinos de Delicias (el viernes) y Pajarillos (el domingo), un hombre de 57 años y una mujer de 78 en el interior de sus viviendas de las calles Trabajo y Faisán. De manera que son tres las personas fallecidas en tan solo cuatro días en sus hogares con el denominador común, «cada vez más habitual», de que vivían solas.

Una de las víctimas llevaba tres días fallecida y al vecino de Faisán le encontraron por una gotera en su piso

La primera de las víctimas de la soledad fue localizada el pasado viernes en un domicilio de la calle Trabajo (Delicias), al que acudieron los efectivos del Servicio de Bomberos después de ser alertados por un familiar que llevaba «varios días» sin contactar con la inquilina. Así que accedieron al piso y localizaron el cuerpo sin vida de la vecina, una mujer de 78 años que vivía sola y que llevaba, al menos, tres días fallecida por causas naturales, según confirmaron fuentes de la investigación.

«Hay casos en los que llevan años muertos por falta de apoyo familiar»

«Asistimos prácticamente cada semana a casos de personas mayores que mueren solas en sus domicilios», reconocen fuentes forenses antes de concretar que «habitualmente la protección social de la víctima, es decir, si tiene hijos o familiares cercanos (sobrinos, hermanos...) que la visiten con asiduidad o no, marca el tiempo que pueden llevar fallecidos antes de ser localizados». Es triste, pero es así.

La cuestión no es menor si se tiene en cuenta que en la capital residen a día de hoy 58.349 personas mayores de 70 años, de las que 23.802 superan los 80, sobre una población global de 298.866 habitantes, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los estudios del mismo organismo cifra en 26.478 las personas mayores de 65 años que viven solas en el conjunto de la provincia.

«Muchos mayores viven solos, pero reciben cuidados diarios de hijos, sobrinos o vecinos; pero cuando carecen de este apoyo puedes llegar a encontrarte casos en los llevan años fallecidos», concluyen las fuentes consultadas.

La escena, aunque con matices, se repitió 48 horas después, esta vez, en un piso de la calle Faisán, en Pajarillos. Allí fue una vecina la que avisó a los servicios de emergencia a las 12:30 horas del domingo de una gotera procedente del piso superior. Así que los efectivos del Servicio de Extinción de Incendios acudieron a la vivienda y, una vez en el interior, encontraron el cadáver del inquilino, un hombre de 57 años. La víctima, al parecer, abrió un grifo antes de desvanecerse. La posterior investigación determinó que pudo perder la vida en las 24 horas anteriores y, al igual que en el caso de Delicias, también por causas naturales. Apenas una hora antes, en otra vivienda de la calle San Martín, fue auxiliada una vecina de 76 años. En su caso fue evacuada al Clínico, informaron fuentes de la Policía Local, que añadieron que a estos auxilios en domicilios se sumaron, al menos, otra media docena a personas mayores que sufrieron caídas o desvanecimientos en la vía pública en las jornadas del sábado y el domingo.

Impedida en la calle Recoletas

El reguero de intervenciones continuó a partir de la medianoche siguiente, ya del lunes, con cuatro aperturas de puertas a cargo de bomberos y policías para auxiliar a los inquilinos de otros tantos pisos de las calles Francisco de Rincón, Recoletas y Portillo del Prado. La ayuda en los tres escenarios llegó a tiempo y, en especial, en el caso de una residente en un bloque de pisos de la calle Recoletas, junto a San Ildefonso. La mujer, al parecer, sufrió una caída dos días antes y quedó tendida en el suelo. Fue evacuada al Río Hortega.

«Las muertes y auxilios a personas que viven solas son, lamentablemente, el pan nuestro de cada día»

Esa tarde, a las 17:10, fue hallado el cuerpo de una vecina en Martí y Monsó. La víctima, que precisamente ayer hubiera cumplido los 88 años, llevaba menos de 24 horas fallecida.