La DGT incrementa en Castilla y León la vigilancia en carreteras frecuentadas por motoristas

Motorista circula por una carretera de dos carriles./Fotolia
Motorista circula por una carretera de dos carriles. / Fotolia

Se realizará a pie de carretera y desde el aire para comprobar que todos los conductores respetan las normas de seguridad vial establecidas

El Norte
EL NORTEValladolid

La presencia de motoristas en las carreteras, sobre todo los fines de semana y en especial en los meses de primavera y verano, lleva a la Dirección General de Tráfico a incrementar la vigilancia durante este fin de semana para poder comprobar que los distintos usuarios que circulan por la vía realizan una conducción responsable y respetuosa, especialmente con los vehículos de dos ruedas, que son los más vulnerables.

Este fin de semana será el tercero de una serie de periodos repartidos hasta el mes de septiembre, durante los cuales los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil vigilarán a pie de carretera y desde el aire, con los helicópteros de la DGT, que los distintos conductores respetan las normas de seguridad vial establecidas, mejorando su propia seguridad y la del resto de usuarios. Para ello, se incrementará la presencia de los agentes en los tramos de carreteras que habitualmente son transitados por motoristas.

Según informan fuentes del Ministerio del Interior, este fin de semana parte de la vigilancia del Helicóptero de la DGT se centrará en la concentración motera de la provincia de Zamora. En Castilla y León, en relación al parque de vehículos del año 2016 más del 7 por ciento son motocicletas con más de 123.000 vehículos. En cuanto a la accidentalidad con víctimas en vías urbanas e interurbanas (datos consolidados) en el año 2016 en Castilla y León, se registraron 390 accidentes con implicación de motocicletas lo que supone un 8,5 por ciento del total ( 4581 accidentes), con el resultado de 22 fallecidos.

En 2016, último año con datos consolidados, el porcentaje de motocicletas del parque de vehículos fue del 10 por ciento, es decir 3,2 millones de motocicletas y el censo de conductores de motocicletas ascendió a casi 5 millones, de los cuales el 85,5 por ciento habían obtenido su permiso de conducción A antes de la modificación normativa de 2009, y sólo un 1,6 por ciento del total lo obtuvieron con posterioridad a dicha reforma.

Además,los titulares de un permiso de conducción B con tres años de antigüedad pueden conducir también las motocicletas habilitadas por el permiso A1 (hasta 125 cc). Pese a que no se dispone del dato exacto del número de conductores titulares de un permiso B con 3 años de antigüedad que conducen una motocicleta, si se ha constatado que 714.777 titulares de un permiso B con tres años de antigüedad eran a su vez titulares de una motocicleta hasta 125 cc. En 2016, el 57 por ciento de todas las matriculaciones de motocicletas lo fueron de vehículos de cilindrada inferior a 125 cc.

Respecto a la accidentalidad, los usuarios de motocicletas participaron en el 24 por ciento del total de accidentes con víctimas, es decir en 25.944 accidentes, en los cuales fallecieron 343 motoristas. En vías interurbanas se produjo una reducción de un 5 por ciento en el número de motoristas fallecidos, mientras que en urbana fallecieron 27 motoristas más que en 2015.

El riesgo de morir en accidente de tráfico es 17 veces mayor en moto que en coche. Además, el 95 por ciento de las víctimas mortales en accidente de tráfico en las que está implicada una moto, el fallecido es el propio motorista.

Por tipo de accidentalidad, en el accidente por colisión de motocicleta con otro vehículo, se registraron infracciones en el 36 por ciento de los motoristas y el 56 por ciento de los conductores de los otros vehículos.