La Junta abonará 10 millones de euros a más de 5.500 agricultores por la ayuda a la remolacha de 2011

Campo de remolacha en Simancas. /Rodrigo Jiménez
Campo de remolacha en Simancas. / Rodrigo Jiménez

Milagros Marcos, ha incidido en que se espera que los diez millones de euros puedan abonarse en «el menor plazo posible»

El Norte
EL NORTEValladolid

La Consejería de Agricultura y Ganadería abonará 10 millones de euros a más de 5.500 agricultores que solicitaron la ayuda de tres euros por tonelata de remolacha en 2011, la cual tuvo que ser anulada por la situación económica y para la que se han atravesado diferentes y complejos procedimientos administrativos y judiciales.

Tras distintos procesos, esta ayuda se pagó solo a 96 remolacheros, con decisiones judiciales individuales por lo que en los últimos meses la Consejería ha trabajado para atender todas las solicitudes que estaban pendientes y garantizar el abono de esta ayuda, según han indicado fuentes de la institución autonómica en un comunicado recogido por Europa Press.

Así, la consejera de Agricultura, Milagros Marcos, ha incidido en que se espera que los diez millones de euros puedan abonarse en «el menor plazo posible» y en cualquier caso en este mismo año, para demostrar el compromiso de la Consejería.

Por otro lado, ha recordado que tras la liberalización del mercado con la desaparición del sistema de cuotas de producción de azúcar el 1 de octubre de 2017, los productores azucareros de la UE adquirieron la plena libertad de producción y comercialización. Este hecho, unido a la coyuntura económica mundial del sector del azúcar, ha provocado una situación de precios a la baja a unos «niveles impensables».

Esta situación ha motivado que en España una de las dos industrias azucareras haya propuesto un nuevo sistema de precios a pagar a los remolacheros, reduciendo los actuales salvo que el precio europeo del azúcar se recupere, momento en el que el precio pagado a los remolacheros se incrementaría a los niveles actuales o incluso superiores.

En este aspecto, Marcos ha reclamado consenso entre la industria y las organizaciones profesionales agrarias, para reestablecer el sistema que determinaba el Acuerdo Marco Interprofesional vigente y ha advertido que las decisiones unilaterales «no son favorables» para mantener un sector tan necesario en la Comunidad.