La Junta reclama a Sánchez 142 millones del IVA de 2017 para cumplir el objetivo de déficit

Carlos Fernández Carriedo. /A. Q.
Carlos Fernández Carriedo. / A. Q.

El Gobierno abonará a la comunidad 298 millones de de atrasos

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

«La exigencia ha dado resultado». Eso, y que la Junta tenía «razón cuando decía que el Gobierno podía pagar lo que nos deben», fueron las dos primeras valoraciones que Carlos Fernández Carriedo, consejero de Economía y Hacienda, efectuó tras el desbloqueo por parte del Consejo de Ministros del abono a las comunidades autónomas de la actualización de la financiación estatal de este año. Lo hará a través de un Real Decreto y a ­Castilla y León le corresponderán 298 millones. Pero la Junta sigue reclamando 440. Faltan 142 que corresponden a la recaudación de un mes de IVA que colea después de que el ministro Cristóbal Montoro modificará los criterios de liquidación y un año facturara once meses en lugar de los doce.

El dinero llegará a la caja autonómica cuando se convalide ese Real Decreto en las próximas semanas. «Aunque tarde, las presiones y exigencias han dado resultado. Vamos a seguir reclamando hasta el último céntimo», insistió Carlos Fernández Carriedo. El consejero apuntó que los 298 millones de euros que ingresará la comunidad no garantizan que Castilla y León pueda cumplir el objetivo de déficit este año. Las autonomías deben cerrar sus cuentas con un desvío máximo entre los gastos y los ingresos del 0,1% de su ­Producto Interior Bruto (PIB). «Si pagan todo (los 142 millones pendientes con cargo a la recaudación del IVA), estaríamos en condiciones de intentar cumplir», añadió Fernández Carriedo. El consejero recordó que recibieron un requerimiento del Ministerio de Hacienda en agosto avisando de que, con los datos que obraban en el departamento de María Jesús Montero, Castilla y León corría el riesgo de ­pasarse en números rojos el 31 de diciembre. Eso supone tener que hacer ajustes en 2020 para hacer frente a esos gastos de más.

Fernández Carriedo argumentó que el año en curso se ha gestionado con la prórroga de las partidas de los presupuestos del Estado y también con las cuentas prorrogadas de la Junta. Con un escenario de ingresos que no pueden crecer, sí se han incrementado los gastos. Carriedo recordó el incremento del 2,5% de las retribuciones de los empleados públicos, un reconocimiento de más ciudadanos con derecho a prestaciones por dependencia y la rebaja de las tasas universitarias. «Son gastos sin soporte de ingresos», remarcó.

El consejero reconoció que el Gobierno ha notificado a la Junta la liquidación final de 2018 . El Ministerio entrega unas cuantías provisionales que luego se ajustan dos años después –la declaración del IRPF se registra a año vencido– con la recaudación real. El socialista Luis Tudanca cifró en 580 millones de euros la suma de lo aprobado ayer y lo comunicado para 2020. Una financiación que «deja sin excusas» los recortes de la Junta, según el socialista, al que Fernández Carriedo acusó de tener la defensa de Pedro Sánchez como «única misión».

Alfonso Fernández Mañueco, presidente autonómico, valoró el pago de los atrasos a través de Twitter: lamento que llegaran «tarde y mal».