Mañueco no cree que tenga que virar hacia el centro porque «ya estamos centrados»

El presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco, se reúne con los nueve presidentes provinciales de la formación./Ical
El presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco, se reúne con los nueve presidentes provinciales de la formación. / Ical

El presidente de los populares reúne a los responsables de campaña y elabora una estrategia basada en la gestión de los servicios en la comunidad

Sonia Andrino
SONIA ANDRINO

«Respeto todas las declaraciones pero (..) el PP está centrado en Castilla y León», ha dicho esta tarde el presidente del Partido Popular en la región, Alfonso Fernández Mañueco, tras presidir una reunión con su equipo de campaña y los presidentes provinciales de la formación en la que la crítica por el resultado electoral del pasado domingo, apenas se ha dejado sentir. El ambiente en la sede autonómica era distendido y los comentarios entre los miembros alejaban cualquier responsabilidad respecto del resultado. «Otros han ganado porque partían de la nada», comentaba uno de los asistentes y, aunque otros reconocían que habían tenido «mejores días», se han dejado embaucar por la resignación: «No queda otra», apuntaban.

Unas horas antes, el portavoz del Gobierno regional, José Antonio de Santiago-Juárez había invitado a su partido a reconducir su dirección, a centrarse, e incluso invitó al círculo de Pablo Casado a que «haya más de Herrera y de Feijoo y menos de Aznar y de FAES». Sin embargo, el presidente autonómico de los populares no ha recogido el guante y se ha limitado únicamente a decir que «respeta todas las declaraciones» antes de insistir en que «nosotros estamos centrados».

La sugerencia ya se había trasladado en el seno de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional que se celebró el pasado martes en Madrid y en el que participó Mañueco, pero a la sede regional del PP en la calle María de Molina, en Valladolid, no ha llegado la crítica. Los populares en la región se han dejado cerca 20 puntos de apoyo, ocho escaños y casi 250.000 votos en estos cuatro años., unos resultados que, según el presidente regional del PP, «no eran los esperados ni estamos satisfechos con ellos».

Aun así, y orientados ya hacia la próxima cita electoral del 26 de mayo, los populares no modificarán su estrategia para garantizarse, como ha insistido en varias ocasiones el líder popular, la victoria en la comunidad. «Estamos convencidos de que el PP es el partido que va a ganar en Castilla y León», entre otras cosas porque esta comunidad «no está para experimentos ni saltos al vacío. Somos la garantía y la moderación». No obstante, en esta ocasión intentarán evitar que la «división del voto» porque es lo que «ha dado el Gobierno a Pedro Sánchez y eso no es lo que queremos». Mañueco ha definido al PP como el «partido de referencia en Castilla y León; somos el partido de la tierra» y partido «referente» de los servicios públicos de los que se sienten «especialmente orgullosos». En definitiva, durante los próximos 25 días, los populares defenderán en esta comunidad «el gobierno moderado y centrado» que lleva dirigiendo las riendas de la Junta desde hace casi treinta años.

Los populares no convertirán ni a Ciudadanos ni a Vox en la diana de sus críticas durante la campaña porque su estrategia se centrará en «explicar lo que se ha hecho», ha dicho en varias ocasiones el presidente autonómico de los populares ante la insistencia de la prensa que le ha pedido incluso que probara a huir del argumentario del PP en las respuestas. «Le invito a que lea todas mis intervenciones -le respondía Alfonso Fernández Mañueco-, yo siempre he dicho lo mismo». Y llegó incluso a disculparse por ponerse tan «insistente» y centrar su discurso en esa misma estrategia. «Frente a programas irrealizables y utópicos, nosotros somos capaces de hacer una política responsable, controlando la deuda y el déficit».

Mil medidas

El presidente del PP ha presentado ya las primeras cinco medidas, de las mil que compondrán su «programa de Gobierno», y que «cuando sea presidente» aplicará en los primeros cien días de mandado. Como ya había anunciado, se ha comprometido a eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones porque «es injusto». Apostará por favorecer la conciliación de las mujeres con una mayor dedicación a las ayudas por cada hijo nacido y «facilitando la educación de 0 a 3 años» aplicando «de forma inmediata» la gratuidad en la educación de entre dos y tres años.

La tercera medida pasa por «darlo todo por los mayores» a través de iniciativas con las que «combatir la soledad», evitar el maltrato en el hogar o incrementar la ayuda a domicilio. Además ha prometido –como cuarta medida- invertir 130 millones de euros para que «Internet llegue a todos los rincones». Y, finalmente, aplicar un programa de financiación para micropymes y autónomos con ayudas de 5.000 euros para modernizarse e iniciar la nueva actividad. Habla además de una tarifa plana de 30 meses con subvenciones de cien euros al mes.