La niebla desaparece este sábado en Castilla y León, pero las temperaturas se desploman

Niebla en Valladolid en una imagen de archivo. /Gabriel Villamil
Niebla en Valladolid en una imagen de archivo. / Gabriel Villamil

Este viernes se registrarán heladas en las nueve provincias, si bien serán más intensas cuando caiga la noche y en la zona este de la comunidad

El Norte
EL NORTEValladolid

Tras una intensa semana, Castilla y León se despedirá este sábado de los intensos bancos de niebla que esta Navidad han caracterizado los parajes de la comunidad. Sin embargo, esta desaparición no vendrá sola: las temperaturas se desplomarán y, en los próximos días, los termómetros bajarán de los cero grados en todas las provincias castellanas y leonesas, con mínimas que alcanzarán los -5º C en zonas como Cuéllar, en Segovia, o cuatro grados bajo cero en el municipio soriano de Almazán. Por su parte, las máximas rondarán los diez grados en las principales localidades de cada provincia. Solo Arenas de San Pedro, en Ávila, Miranda de Ebro (Burgos) y Astorga, en León, despuntarán sobre el resto y superarán los 13º C.

Pero para este viernes, los castellanos y leoneses aún deberán extremar las precauciones, ya que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantendrá activada la alerta amarilla por riesgo de nieblas densas. Además, el el nordeste de la comunidad no se descartan débiles precipitaciones de nieve por encima de los 1.800 metros. También se registrarán heladas en las nueve provincias, si bien serán más intensas cuando caiga la noche y en la zona este.

Predicción meteorológica de la Aemet para este viernes en Castilla y León.
Predicción meteorológica de la Aemet para este viernes en Castilla y León. / Aemet

El sábado, fundamentalmente durante la primera parte del día, se registrarán precipitaciones débiles tendiendo a intervalos nubosos en Valladolid, Palencia, Ávila, el sur de Burgos. Además, se registrarán nieves a partir de los 1.600 metros. En el resto de la comunidad, el temporal, a grandes rasgos, será poco nuboso, con nubes bajas, brumas y nieblas matinales. También habrá vientos flojos y las temperaturas mantendrán la dinámica de los días previos. El domingo, por su parte, las temperaturas serán bajas, pero el cielo estará despejado y las nubosidades habrán desaparecido por completo. En este sentido, las temperaturas mínimas ascenderán ligeramente en el noroeste y descenderán en el resto de la comunidad.

Castilla y León terminará el año como comenzó la Navidad: con mucho frío y densas nieblas, pero éstas últimas solo durante las primeras horas del 31 de diciembre. El resto del día estará poco nuboso o despejado, aunque sin descartar brumas. Asimismo, tanto las mínimas como las máximas experimentarán un ligero ascenso, si bien el frío perdurará y serán bajas.