«Trabajamos con personas en riesgo social, especialmente jóvenes, mujeres y mayores»

Ruth Mateos, responsable de la Fundación Diagrama en Castilla y León. /El Norte
Ruth Mateos, responsable de la Fundación Diagrama en Castilla y León. / El Norte

La Fundación Diagrama presta atención directa a unos 240 usuarios al año con sus programas y servicios en la comunidad

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZValladolid

Fundación Diagrama es una entidad social de ámbito nacional que atiende desde hace 14 años a jóvenes desfavorecidos en Castilla y León. Comenzó a trabajar con jóvenes con medidas judiciales y posteriormente amplió sus colectivos de atención en la comunidad. Actualmente, presta al año una atención directa a unas 240 personas pertenecientes a diferentes colectivos.

–¿Cuándo comenzó la Fundación Diagrama a trabajar en Castilla y León?

–En el año 2004. Estábamos trabajando en otras comunidades en inserción laboral para jóvenes y propusimos a las administraciones un proyecto destinado a jóvenes con medidas judiciales y es lo que llevamos haciendo desde el año 2004 en toda Castilla y León con la Junta. El programa se llama 'Lucha contra la discriminación' y trabaja por la integración social de jóvenes que cumplen medidas judiciales. Nuestro principal derivador de jóvenes al programa son las unidades de intervención.

–¿Con cuántos jóvenes trabajan en este programa?

–Trabajamos anualmente en toda Castilla y León entre 100 y 130 altas para este programa en concreto.

–¿Cuáles son los objetivos de la Fundación?

–La finalidad es promover centros, programas e investigación que están destinados a la prevención y al tratamiento de todas estas personas que están en riesgo social, en especial jóvenes, mujeres y mayores con tema de dependencia. En este sentido, Fundación Diagrama gestiona una residencia de personas mayores en la provincia de Segovia, que es la Residencia Virgen de Veladíez de Espirdo.

–Además del programa 'Lucha contra la discriminación, ¿qué otros proyectos desarrollan?

–Desde el año 2015 trabajamos en la provincia de Salamanca con un programa de intervención para hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género. Es un programa bastante innovador porque sí que se ha trabajado mucho con la víctima de violencia de género, pero no tanto con los hijos e hijas. Por este motivo, hemos tenido muy buena acogida en la provincia de Salamanca, porque englobamos a la mamá y a los hijos. Es verdad que el programa ha tenido muy buena acogida, pero el problema que hemos detectado es que estos hijos tienen que seguir compartiendo tiempo con el agresor. Son cosas que a nosotros se nos escapan y a las que no podemos llegar porque nosotros no somos la ley. Las edades de los niños son de 6 a 16 y se trabaja en sesiones en paralelo tanto con las mamás por un lado como con los hijos por otro.

«La finalidad es promover centros para el tratamiento de personas en riesgo social» Ruth Mateos, responsable de la fundación Diagrama en Castilla y León

–¿Qué otros programas tienen para mujeres víctimas de violencia de género?

–Tenemos otro en la provincia de Salamanca, que es relativamente reciente porque hemos empezado a trabajar en octubre, y es de itinerarios de inserción laboral para mujeres víctimas de violencia de género. El primero va más enfocado a atención psicológica y éste va enfocado a la búsqueda activa de empleo. La idea es que logremos insertar a unas 20 mujeres y tenemos ya en el programa a 12 personas. En este poquito tiempo que llevamos trabajando en él, lo que hemos notado es que hay mujeres que sí que tienen empleo, pero que necesitan mejorarlo porque a lo mejor solo tienen seis horas y ya no entrarían dentro de estos programas, por lo que hemos detectado esa necesidad. Trabajamos en otro programa en la provincia de Valladolid, que es el servicio de inserción sociolaboral para personas en riesgo de exclusión social por causas de género y víctimas de violencia machista. Ahora mismo hay unas 40 mujeres en este servicio.

–¿Qué demandaría desde la Fundación Diagrama a las administraciones?

–Que tengamos su respaldo y financiación para poder poner en marcha programas, que realmente lo tenemos porque trabajamos mucho con la administración y nos apoyan mucho. La demanda es mantener todos los programas que hay hasta el día de hoy y poder crecer y, para poder crecer, necesitamos el apoyo de la administración para darnos visibilidad y financiación.