Las armas de Warhol regresan a la escena del crimen

Las armas de Warhol regresan a la escena del crimen

El grueso de la obra del «pope del pop», reunido en la muestra de más tirón en los últimos cinco años en los CaixaForum

MIGUEL LORENCIMadrid

Andy Warhol (1928-1987) expuso por primera vez en Madrid en 1983. Presentó la muestra ‘Pistolas, cuchillos y cruces’. La visita del «pope del pop», con su pelo artificial de brillantes penachos color platino, su hierático gesto y su cámara compacta de 35 milímetros siempre a mano, fue todo un acontecimiento en el Madrid de la movida. Lo trajo el legendario galerisa Fernando Vijande, que no vendió nada pero cobró entrada. Casi cuatro décadas después las armas ‘warholitas’ regresan, casi, a la escena de su crimen: visitar el Prado y decir que lo mejor fue comprar una postal. Regresa con una exhaustiva muestra que demuestra como la ‘Factory’ sigue a toda máquina y la influencia de apóstol la fama y el arte en serie para consumo masivo no deja de crecer y hacer caja.

Aquellas pistolas, cuchillos y cruces recalan ahora en CaixaFormum Madrid, que acoge hasta mayo ‘Andy Warhol. El arte mecánico’, recorrido desde los orígenes a la consagración del mago de reproductividad en el arte, nacido en Pittsburgh en el seno de una familia de inmigrantes eslovacos, los Warhola, convertido en el Rey Midas del arte pop, y fallecido en Nueva York a consecuencia de las complicaciones de un operación rutinaria. Reúne sus obras más icónicas, de los botes de sopa Campbell’s las caja de detergente Brillo pasado por los retratos de Marilyn Monroe, Mao, Armani o Liz Taylor.

Son 352 piezas entre pinturas, esculturas, dibujos, serigrafías, instalaciones, libros de artista, películas, portadas de discos, pósteres, revistas, objetos, fotos y ensayos sobre su obra escritos por críticos y especialistas en en el cosmos de este cínico genial. Piezas y documento cedidas por más de 30 prestadores -entre los que destaca el Museo Andy Warhol de Pittsburgh, que alberga la mayor colección de obras y su archivo-.

Ficha

Qué: Andy Warhol. El arte mecánico.

Dónde: CaixaForum Madrd. Paseo del Prado 36. Madrid. www.caixaforum.es/madrid/exposiciones

Cuándo: Del 1 de febrero hasta el 6 de mayo.

Cuánto: Entrada general 4 euros.

Organizada al alimón por Obra Social La Caixa y el Museo Picasso Málaga, la ambiciosa retrospectiva se ha visto ya en Barcelona e irá a Málaga. Casi 230.000 personas la visitaron en la ciudad condal durante el último trimestre de 2017. Es ya la muestra de más éxito de todos los CaixaForum de España en los últimos 5 años, según destaca la fundación, que celebra con ella CaixaForum diez años en Madrid.

«Permitirá a los más jóvenes contextualizar y conocer el poliédrico mundo y la obra múltiple de un artista de interés universal», destaca José Lebrero, director del Museo Picasso Málaga y comisario de la exposición. «Fue un empresario del arte, un estratega capaz e hacer negocio y ser generoso al tiempo», dice Lebrero de un creador que ha superado la barrera de los cien millones de dólares en la salas de subastas y hecho buena la frase «todos queremos un Warhol».

Seductor

De la fotografía a la serigrafía, el cine, el video, la escultura o la instalación, Warhol usó todo tipo de técnicas, dispositivos y estrategias para llamar la atención y hacer negocio, unos métodos que él mismo definió como «propios de una cadena de montaje». Unos sistemas de reproducción del arte con vocación industrial que perfecciono en la ‘Factory’, su santuario neoyorquino, y que le permitió alcanzar y rentabilizar el éxito global y masivo que buscaba, mucho más allá de los quince minutos de fama que reivindicaba para to ser humano. Una estrategia de autopromoción y unas técnicas industriales poco explotadas a esa escala antes de los setenta y hoy imitada hasta la saciedad por el famoseo, la publicistas y los émulos de su originalidad.

«Warhol tuvo un alto grado de capacidad seductiva, aunque nunca fue hipnótico», apunta Lebrero. «Su obra aguanta y se agiganta con el paso del tiempo. Nos permite aún descubrir nuevos aspectos, reescribirla y repensara», agrega. Pero recuerda que su actitud displicente, junto a su gusto por la sociedad de consumo y sus márgenes, «le granjearon el rechazo de buena parte de la élite de la crítica artística de su tiempo».

En CaixaForum están todos los iconos de su fulgurante carrera, de los retratos de de Elvis Presley, Edward Kennedy o Muhammad Ali, a las portadas de discos para Miguel Bosé, los Beatles, Michael Jackson, The Velvet Underground, o The Smiths. Desde luego las archiconocidas latas de sopa Campbell’s y las cajas de detergente Brillo y su homenaje a anagrama del dólar. Incluye una sección de retratos del artista, tomados por 25 grandes fotógrafos como Alberto Schommer, Richard Avedon, Robert Mapplethorpe o Denis Hopper.

Concebida, según el comisario, «para descubrir y acercar a el arte de Warhol a los más jóvenes que siguen consumiendo su estilo 30 años después de su muerte», la exposición da cuenta «de cómo es buena parte de la cultura contemporánea, un mundo capitalista y de consumo en el que las imágenes impactan». «Los jóvenes llevan camisetas o tatuajes con iconos de Warhol y poder contextualizar al artista que los hizo, mostrar sus orígenes y cómo desarrolló su trayectoria es una gran oportunidad para las nuevas generaciones», se ufana Lebrero.

 

Fotos

Vídeos