Esplendor en la piedra, de las cavernas al Renacimiento | BURGOSconecta

Esplendor en la piedra, de las cavernas al Renacimiento

El 'Ecce Homo', un óleo sobre piedra,, de Tiziano./
El 'Ecce Homo', un óleo sobre piedra,, de Tiziano.

El Prado exhibe las delicadas rarezas pintadas sobre pizarra o mármol por maestros como Tiziano, Sebastiano del Piombo o Bassano | Es la primera muestra que dedica a una técnica milenaria que saltó de las cavernas a los talleres renacentistas pasando por Grecia y Roma

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Sobre la piedra de las cavernas nació la pintura. En roca cruda se realizaron las primeras pinturas rupestres hace más de 60.000 años, según las últimas dataciones. Un soporte eterno al que recurrieron decenas de miles de años después griegos y romanos y que sedujo de nuevo en el Renacimiento, hace apenas medio milenio, a maestros como Tiziano o Sebastiano de Piombo. Sus pinturas sobre pizarra y mármol blanco son una rareza tan valiosa como esplendorosa. Y es que estos genios buscaban tanto la eternidad del soporte como el mágico resplandor de unas partículas de mica que crean la ilusión de que las figuras pintadas emergen a la superficie

Así se puede apreciar en 'In lapide depictum', la primera y exquisita muestra que el Museo del Prado dedica a la pintura italiana sobre piedra hasta el 5 de agosto. Comisariada por Ana González Mozo, reúne nueve obras realizadas entre 1530 y 1555. Pinturas sobre piedra monocroma -pizarra y mármol blanco, asociado a la piel de los dioses-, firmadas por maestros italianos como Sebastiano del Piombo, Tiziano Veccellio, Daniele da Volterra y Leandro Bassano. Unas impagables rarezas que, según la comisaria, «reflejan la consolidación de una corriente de cambio en las técnicas artísticas en las primeras décadas del siglo XVI».

Son casi todas piezas de la selecta colección del Prado, como las dos únicas obras que Tizano pintó sobre piedra: su 'Ecce Homo' de 1447, pintado sobre pizarra y regalado a Carlos V, que es una de las joyas del Prado, y su 'Dolorosa con las manos abiertas', pintada sobre mármol imperial en 1555 y último encargo del emperador al pintor. Conforman una fabulosa triada junto a la 'Piedad' a la que Sebastiano del Piombo dedicó seis años, entre 1533 y 1539, y que se fracturaría cuatro siglos después, durante la guerra civil. Un trío que se exhibe junto a dos piezas procedentes de Nápoles.

Ficha:

Qué:
In lapide depictum. Pintura italiana sobre piedra 1530-1555.
Dónde:
Museo Nacional del Prado. Sala D edificio Jerónimos. Madrid. Paseo del Prado S/N. www.museodelprado.es
Cuándo:
del 17 de abril al 5 de agosto de 2018.
Cuánto:
Entrada general 15 euros. Gratis de lunes a sábado de 18.00 a 20.0 y domingos y festivos de 17.00 a 19.00 horas.

Vasari dijo que «Del Piombo descubrió el secreto» y fue por tanto el pionero pintor sobre piedra. Pero para la comisaria «fue más bien el impulsor» de una técnica usada ya en Venecia «y que conocieron bien y desarrollaron griegos y romanos». No en vano, la mitología griega sitúa en las rocas el origen de la vida y la Biblia las asocia a las figuras sagradas. Del Piombo, rival de Rafel Sanzio y amigo de Miguel Ángel, perfeccionó en su pintura religiosa una técnica compleja y que exigía enorme sabiduría para pintar con aceite y resinas calientes «sobre un pizarra con grafito que absorbe la luz y las partículas de mica que la refleja en una superficie muy frágil sobre la que se quería pintar obras eternas».

Una pinturas que, según la comisaria, «evidencian conceptos estéticos y filosóficos vigentes en el Renacimiento», como «la reproducción de nuevos efectos pictóricos controlando la incidencia de la luz en la superficie de la pintura, la percepción del entorno natural codificada en los textos clásicos, el 'paragone' -la competición entre pintura y escultura- y el deseo de hacer creaciones eternas».

Restauradas

El Prado aporta a esta excepcional muestra 'de cámara' varias obras restauradas con patrocinio de la Fundación Iberdrola y el concurso de conservadores de pintura, marcos y soporte. Son las dos obras de Tiziano y una de las del taller de los Bassano -'La Coronación de espinas' y 'Santo Entierro'- que recuperan ese singular esplendor pétreo que, a través del óleo, refulge en un soporte tan singular como raro.

'La Dolorosa...', de Tiziano.
'La Dolorosa...', de Tiziano.

Con esta muestra el Prado profundiza en el estudio de las teorías que estimularon la pintura sobre piedra y explora el origen de la técnica, su relación con el mundo clásico y los procedimientos pictóricos que pusieron a punto Del Piombo, Tiziano y Da Volterra para conseguir resultados cromáticos diferentes y que sus obras llegasen hasta hoy en buen estado de conservación. La piedra es, en efecto, más estable que la tela o la madera. No padece ataques de hongos y sufre mucho menos por dilataciones ante el exceso o la falta de humedad y los cambios bruscos de temperatura.

Junto a las pinturas se exhiben obras clásicas romanas elaboradas con materiales pétreos como el 'Lapis specularis' o yeso selenítico «que contextualizan la estrecha relación de la piedra policromada de tradición clásica con la Historia Natural, la Geología y la Arqueología», según Ana González. Se muestran algunos fósiles de trilobites «de entre 300 y 400 millones de años» que, según la comisaria, «conectan» los bloques de pizarra de la protohistoria del nuestro planeta con los que usaron los maestros renacentistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos