Humberto Rivas, un poeta de la lentitud

Un visitante observa obras del fotógrafo argentino Humberto Rivas (1937-2009). /Pablo Aguilar (Efe)
Un visitante observa obras del fotógrafo argentino Humberto Rivas (1937-2009). / Pablo Aguilar (Efe)

La Fundación Mapfre ofrece la mayor retrospectiva del artísta que fotografió retratos sin paisajes y paisajes sin figuras

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Humberto Rivas (Buenos Aires, 1937- Barcelona, 2009) fue un artista parsimonioso. Un meticuloso poeta de la lentitud que abordaba sus fotografías como si fueran versos. Dedicaba días o semanas a conocer a sus modelos antes de retratarlos y esperaba horas hasta que se despejaran los paisajes urbanos en los que captaba ausencia y melancolía. Acabó cambiando la reglas tanto en el retrato como en el paisaje, según destaca Pep Benlloch, asistente ocasional de Rivas y comisario de la muestra que dedica la Fundación Mapfre al singular creador argentino consagrado en España.

Es la más amplia retrospectiva dedicada nunca a Rivas. Premio Nacional de Fotografía en 1997. Reúne casi 200 copias de época de un pionero en la consideración de la fotografía como arte y renovador del lenguaje fotográfico en la España de los setenta, apenas liberada del peso del realismo documental. No hay figuras en los desolados paisajes de Humberto Rivas. Tampoco hay paisajes en sus poderosos retratos, realizados por «el atractivo inexplicable» de unos modelos a los casi siempre sitúa sobre fondos neutros y en interiores, identificándolos solo por su nombre. Incluido el universal Borges, que es para Rivas es sencillamente 'Jorge Luis'.

«Rivas es uno de los fotógrafos más poéticos, como reflejan unas imágenes de especial intensidad y su gran depuración técnica», dice el comisario que estará en cartel hasta enero. Recorre el proyecto creativo de toda una vida, desde los años 60 del siglo pasado hasta 2005, a través de unas imágenes positivadas siempre por el propio Humberto Rivas, que ponía un «cuidado especial» en su minucioso y trabajo. «Todas son copias 'vintage' y autorizadas por Rivas, que dejó claro qué quería que se viera y de su obra y lo que no quería mostrar», dice Benlloch.

Creador de una nueva forma de documentar, «sus imágenes buscan plasmar la huella del tiempo y la memoria con un estilo sobrio y sencillo que invita al diálogo y a la reflexión», apunta el responsable de la más completa revisión de la obra de Rivas. Una muestra que «reivindica la figura de un artista fundamental para la fotografía española» y pone de manifiesto «su importante renovación del lenguaje fotográfico», según destaca el director del Área de Cultura Fundación Mapfre, Pablo Jiménez Burillo.

Gama de grises

Reúne más de 180 instantáneas en blanco y negro y en color, aunque la policromía de Rivas apenas se sale de la gama de grises que unifica su poética obra. El material de sus archivo permite comprender la ambición de un «promotor fundamental» para el desarrollo de la fotografía en la España de la primera mitad de los años 70, cuando se revela en Barcelona como un adalid de la consideración de la fotografía como lenguaje artístico de pleno derecho», insiste el comisario.

Configurada de manera cronológica, Benlloch ha dividido la exposición en cuatro bloques. Algo que choca con la concepción de Rivas, quien consideró su trabajo como «un todo» y que se sentía «muy incómodo» con la catalogación de sus imágenes en paisajes y retratos. El primero, 'Argentina/Norte', se dedica a los orígenes de Rivas, su formación y sus primeros trabajos en su país como ilustrador, dibujante pintor y publicista. El segundo recupera sus inicios en España, el tercero su peculiar salto al color, y el cuarto lo que Benlloch denomina 'Proyecto de vida', que incluye sus propuestas más arriesgadas, como 'Crucifixiones', retratos compuestos con nueve imágenes formando una cruz.

Las imágenes proceden en su mayoría del archivo Humberto Rivas de Barcelona y de las principales colecciones y museos que albergan su obra, como el Museo de Arte de Cataluña, el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), la también valenciana Fundación Per Amor a L'Art, el Museo Reina Sofía de Madrid, la fundación Foto Colectania de Barcelona y la propia Fundación Mapfre, que atesora en su colección varios paisajes de Rivas.

Tras su presentación Madrid, la exposición viajará a la sala La Nau de la Universidad de Valencia y a la Fundación A Stichting de Bruselas.

 

Fotos

Vídeos