El corazón de Mick Jagger preocupa a los fans de los Rolling Stones

Mick Jagger, durante un concierto de la gira de los Rolling Stones en Boston en 2005. / Europa Press/Vídeo: Altas

El líder de la banda británica será operado en Nueva York esta semana para sustituirle una válvula cardiaca, según la prensa estadounidense

COLPISA/AFPLos Ángeles

La inminente operación de corazón a la que se someterá Mick Jagger, que llevó a suspender la gira de los Rolling Stones, ha suscitado la inquietud entre los fans del grupo de rock más famoso del mundo. Desde que los Rolling Stones anunciaron el sábado que posponían sus 17 conciertos previstos en Estados Unidos y Canadá a partir del 20 de abril debido a que Jagger «requería un tratamiento médico», los rumores sobre su estado de salud se han disparado en internet.

La cuenta Twitter del grupo no precisó la naturaleza del problema de la estrella británica, de 75 años. Pero el lunes la web estadounidense Drudge Report afirmó, citando fuentes anónimas, que Jagger iba a ser operado del corazón el próximo viernes en Nueva York, para reemplazarle una válvula. Una información confirmada por la revista especializada 'Rolling Stone', mientras que el rotativo 'The New York Post' afirmaba que a la estrella del rock le iba a ser implatado un stent, una malla metálica en forma de tubo que contiene una válvula artificial. Sea como fuere su problema parece cardíaco, según estas filtraciones por ahora no confirmadas ni desmentidas por el grupo.

El corazón comprende cuatro válvulas, esenciales para su funcionamiento, que se abren para dejar pasar la sangre, siempre en el mismo sentido, y se cierran para impedir que refluya en sentido contrario. Cuando estás válvulas no funcionan debidamente se habla de «valvulopatía cardíaca», un mal frecuente producido por varias causas.

De las cuatro válvulas, las más comúnmente afectadas son la aórtica (situada entre el ventrículo izquierdo del corazón y la aorta) y la mitral (entre la aurícula y la ventrícula izquierdas). Estas disfunciones pueden requerir reemplazar la válvula por una artificial, a base de tejido animal -procedente principalmente del cerdo- o sintético. Es una operación complicada, a corazón abierto.

Por cateterismo

Pero en los últimos años, se ha desarrollado una técnica menos invasiva para reemplazar la válvula de la aórta sin abrir el tórax, con una simple incisión en el pliegue de la ingle. El cirujano utiliza un catéter que pasa por la arteria femoral para introducir un stent con el que abre el flujo de sangre y corrige la disfunción de la válvula. También permite la sustitución misma de la válvula (sustitución transcatéter). Menos traumática, esta técnica permite al paciente retomar sus actividades más rápidamente.

Esta última hipótesis podría ser la opción prescrita para Jagger, puesto que los médicos dijeron esperar una «recuperación completa que le permitirá volver al escenario cuanto antes», según el comunicado de la banda.

Algunos fans se mostraban preocupados, pese a las fotos que aparecieron en internet, que muestran al cantante sonriente jugando en una playa de Miami con su hijo de dos años. Entre ellos, David Tillier, presidente del club de fans francés 'Sympathy for the Devils'. «El examen médico obligatorio reveló forzosamente algo. Si lo que leemos es cierto, de alguna forma nos tranquiliza. Claro que es algo serio, pero hoy en día cambiar una válvula de corazón es algo corriente y que está bajo control», dijo.

«Pero al mismo tiempo, esta vez la comunicación no estuvo bien organizada, contrariamente a lo que suele suceder con los Stones. Lo que me parece alarmante es que primero Mick tuiteó por su parte para anunciar que estaba 'devastado por tener que posponer la gira'. Luego los Stones divulgaron su comunicado, vago sobre su estado de salud, cosa que reforzó la intranquilidad», dijo.

Otro dato inquietante, es el tuit del guitarrista Keith Richards, también presente en Miami: «Mick estamos siempre contigo». «Lo que en cambio es reconfortante es que las entradas siguen siendo válidas», según David Tillier, que recuerda que las veces en que Jagger tuvo que anular sus conciertos fue siempre a causa de anginas o de problemas en las cuerdas vocales. «Claro que Mick bebió, consumió droga... Pero tiene una excelente higiene de vida desde hace años, hace deporte, corre. Nadie se mueve como él durante dos horas en un escenario», añade.