Contracrónica

Malcom encontró el agujero de Marcelo

Malcom celebra su gol ante Marcelo. / Alberto Estévez (EFE)

El lateral dejó espacios y condenó a un Real Madrid que empezó mejor pero no supo acertar con las contras ante un Barça que empató gracias al brasileño y terminó mejor el partido

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Con Leo Messi en el banquillo y Dembélé lesionado, el elegido para formar parte del tridente fue Malcom. «Nos debe ayudar en la profundidad del ataque, mantener la posesión, proteger su banda y hacer lo que sabe hacer», dijo Jon Aspiazu, el segundo de Ernesto Valverde cuando confirmó que el argentino era reservado pese a estar apto. En Sevilla, en la ida de cuartos, fue titular pero no estuvo fino teniendo a acompañante a un debutante como Kevin Prince Boateng. Quizá por sus pocos minutos le costó entrar en el partido, como a sus compañeros.

Más información

El Madrid se adelantó ante un Barcelona que dio la sensación de que sin Messi se queda en muy poco. Coutinho y Suárez estuvieron desaparecidos. Parecía que nunca habían jugado juntos nunca, como si en Liverpool fuesen otros. El Barça no parecía mentalizado para jugar sin su referencia, por mucho que sea una Pulga. Era endeble ante un equipo alegre, fresco, bien estructurado, solidario,enchufado y con la chispa de Benzema. Sufría sin balón pero no presionaba arriba para recuperarlo, cometía errores en los pases en zonas pelogrosas que podían haberse convertido en una losa. La suerte fue que Vinicius es joven y no acertó con la definición.

Su partido

ToquesCentros al áreaOcasiones creadasFaltas recibidas
57 634

Hasta el sexto minuto Malcom no tocó el balón, pero se activó con una falta que hizo a Kroos tratando de recuperar la pelota. Falló un mano a mano con Keylor, si bien la acción estaba invalidada por fuera de juego. La tristeza le duró poco. Y que cuando se dio cuenta de que había posibilidades de hacer daño al Madrid atacando a Marcelo no paró de insistir ante el brasileño. Lo hizo conectando con Semedo, uno de los más destacados.

Tanto que empezó a ejecutar todas las acciones a balón parado. Puso una buena pelota a Piqué y otra a Rakitic, que se encontró con el larguero. Malcom pedía la pelota viendo que era el agujero negro de los madridistas. Llegó a ser sonrojante, sobre todo en los últimos 15' del primer tiempo. Tanto que Vinicius le ayudaba a perseguirlos. Le dio el pulmón para generar dos contras en ese tramo para marcar dos goles más antes del descanso.

A diferencia de otras veces el Madrid completó una soberbia primera parte en fútbol pero no lo acompañó con pegada. Dejó vivo a su rival. El paso vestuario mejoró al equipo local, aunque la grada pedía a Messi. El simple hecho de que se atara los cordones de sus botines agitó al Camp Nou. Entonces, antes de que saltase al campo el argentino, Marcelo cometió una falta innecesaria sobre Piqué.

«Estoy muy feliz por poder empatar el partido, Sabemos que podemos ganar el el Bernabéu» MALCOM SILVA

La protestó, se enredó y segundos después empató Malcom... que aprovechó un rechace del poste de Luis Suárez, tras un choque entre Alba y Keylor, gracias a que no tenía nadie a su lado para molestarle. Marcelo llegó al área cuando golpeaba el '14' azulgrana, que tuvo tiempo para controlar la pelota y ponerla junto al poste donde Ramos pensó que iba fuera. Es su tercer tanto de la temporada

Gracias a ese gol Malcom mantuvo su sitio en el once pese a que Leo saltó al césped como solicitó la hinchada. Una decisión lógica, viendo que Coutinho sigue sin aportar nada. Jugar en el Barcelona era un sueño para el ex del Liverpool pero ahora mismo parece llevar botas de piedra. Como se esperaba, Messi entró y revolucionó el duelo. Sin esprintar, tocando y ofreciéndose. Incluso provocó que Marcelo se pusiera detrás de la barrera por si se le ocurría pegarla raso, como otras tantas veces. Malcom cojeaba por un pisotón involuntario de Marcelo y Valverde reclutó a Aleñá.

Más ordenado el Madrid tuvo Bale el 1-2 pero se durmió y malgastó un balón cuando no había portero tras una mala salida de Ter Stegen. Un gol blanco dejaba la eliminatoria muy desnivelada por lo que el cuadro local optó por la prudencia, pese a ser consciente de que el Madrid tendrá ventaja en el Bernabéu. Aunque queda la vuelta, muy abierta, y esa será una batalla distinta parece que los tiempos han cambiado. La magia ofensiva en los Barça-Madrid durante una década han sido cosa de Messi y Cristiano. Esta vez los protagonistas fueron Malcom y Vinicius...

 

Fotos

Vídeos