Premier League

Lampard, otra leyenda que llega al banquillo como escudo

Frank Lampard, durante un partido del Derby County./
Frank Lampard, durante un partido del Derby County.

El nuevo entrenador del Chelsea sigue los pasos de Guardiola, Zidane o Solskjaer, símbolos reclutados por los clubes de sus vidas como solución de emergencia

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El Chelsea se encomienda a Frank Lampard ante la adversidad. El excentrocampista inglés, una de las mayores leyendas 'blues', llega al banquillo de Stamford Bridge para asumir la dirección del equipo en un momento de transición, con el club lastrado por la imposibilidad de fichar en el mercado veraniego después de la sanción de la FIFA por el fichaje de menores. Ante esta situación y la salida de Eden Hazard, el club londinense, que anunciará la llegada de Lampard de manera inminente, prefiere apostar por la tranquilidad que le puede aportar al día a día del equipo el liderazgo de una figura de la dimensión de Lampard, respetado por la afición del Chelsea y al que los vaivenes de los resultados pueden hacer menos daño que a cualquier otro técnico sin recorrido previo en el club.

A pesar de una experiencia escasa en los banquillos, puesto que colgó las botas en 2016 en el New York City, el londinense llega al banquillo del club de su vida después de una temporada más que meritoria a los mandos del Derby County y lo hace acompañado de su segundo en el club de Derbyshire, Jody Morris, también exjugador 'blue' y un experto conocedor de la cantera del Chelsea, donde estuvo hasta hace un año. Con 'Los Carneros' Lampard firmó una de las sorpresas de la temporada al apear al Manchester United de la Carabao Cup con una victoria en la tanda de penaltis en Old Trafford en la tercera ronda, antes de caer, precisamente ante el Chelsea en Stamford Bridge, en los octavos de la competición. Ya en temporada liguera, el Derby County logró acceder al playoff de ascenso a la Premier League tras concluir sexto en la Championship, eliminando al Leeds United en las semifinales y cediendo ante el Aston Villa de John Terry en el partido decisivo en Wembley.

Con estas credenciales, Lampard desembarca en Stamford Bridge para construir un proyecto a largo plazo, en una fórmula que ya emplearon otros grandes europeos en momentos delicados. En circunstancias similares llegó Pep Guardiola al banquillo del Barça en el verano de 2008. Después del colapso del equipo de Frank Rijkaard, que pagó cara la abdicación de Ronaldinho como rey del fútbol, el histórico centrocampista del Dream Team ascendió desde el filial azulgrana y construyó un equipo para la historia de la mano de la explosión definitiva de Messi y de la llegada a la élite de canteranos como Sergio Busquets o Pedro Rodríguez.

En la misma línea, Zidane dejó el Castilla para asumir el banquillo del primer equipo del Real Madrid en el mes de enero de 2016. La opción Rafa Benítez había sido un fiasco y Florentino Pérez recurrió a un mito del madridismo para enderezar el rumbo. La decisión parecía arriesgada, teniendo en cuenta que el francés apenas había sido segundo de Carlo Ancelotti en la temporada 2013-14 y había dirigido al filial blanco durante temporada y media sin resultados destacados. Sin embargo, el tiempo acabó por bendecir aquella decisión y de qué manera, con un ciclo triunfal de tres Champions y una Liga en apenas dos años y medio.

El último episodio de un exjugador histórico retornando al club de su vida se vivió en Old Trafford esta misma temporada, tras la destitución de José Mourinho en el Manchester United. Con el equipo a una distancia considerable de los puestos Champions, los 'Diablos Rojos' se encomendaron a Ole Gunnar Solskjaer, el asesino con cara de niño que se convirtió en héroe del United en aquella final de la Liga de Campeones de locura en el Camp Nou ante el Bayern, cuando un gol de Teddy Sheringham y otro del propio delantero noruego en los minutos de descuento le dieron al equipo inglés la segunda Champions de su historia. La llegada del ahora técnico revitalizó al equipo de Old Trafford, que de su mano fue capaz de meterse en los cuartos de final de la máxima competición continental y de alcanzar incluso los cuatro primeros puestos de la Premier, una reacción aminorada por un final en el que el United se desplomó físicamente.

A tenor de los últimos precedentes, todo parece indicar que el Chelsea acierta dando la alternativa a Lampard, pero el club tendrá que demostrar esa confianza hacia el exjugador si los resultados no terminan de acompañar a un equipo que deberá compaginar su regreso a la Champions con una Premier de una competencia durísima, todo ello sin poder reforzarse este verano más allá de la llegada de Christian Pulisic desde el Borussia Dortmund, ya cerrada desde el pasado mercado de invierno. Por ahora Lampard es una leyenda 'blue' sobre el césped, quién sabe si en unos años también lo será desde el banquillo.