Cuartos de final

Buffon podrá contar que vio a Pelé... en una toma

Cristiano, en la acción del 0-2/AFP
Cristiano, en la acción del 0-2 / AFP

Sergio Ramos y Dybala no jugarán en un Bernabéu que se relame visualizando al Real Madrid por octava vez consecutiva en semifinales

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

No fue Cardiff pero la sensación con la que se marcharon ambos equipos, y en especial Cristiano Ronaldo y Gigi Buffon, fue muy similar. El portugués incrementó hasta los 119 goles su impresionante registro anotador a costa del portero italiano, que curiosamente encajó el último gol de la carrera de Zinédine Zidane en la final del Mundial 2006. Aquel día el meta fue el que terminó riendo, pero 12 años después fue el luso quién sonreía como nadie.

Más información

No era para menos, volvió a marcar por décimo encuentro consecutivo y anotó dos goles. Esas dianas, unidas a la de Marcelo cuando Dybala ya había sido expulsado, dejan al Real Madrid a un paso de su octava semifinal consecutiva desde 2011. El primero fue el más tempranero de todos los que ha conseguido en Europa y eso es mucho decir. Menos de tres minutos y el asunto estaba cuesta abajo. Un error de De Sciglio que entre Isco y Cristiano penalizaron, aprovechando la lentitud de los centrales de la Juventus. El ‘7’ refrendó su inteligencia y olfato, atacando al primer palo en un desmarque de nueve puro. Remate con el exterior del pie y primer ‘Siuuuu’ del partido.

El Madrid sufrió hasta que logró el 0-2 si bien Keylor Navas sólo tuvo que intervenir en un remate a bocajarro de Higuain

El partido se abrió y, aunque el resultado no lo demuestre, sufrió el Madrid por sujetar la renta ante un Juve que trató bien el balón, pero que le faltó el último pase después de llegar hasta las proximidades del área. La mejor parada de Keylor Navas, sin contar la última sobre la bocina con todo decidido, fue en un balón colgado por Dybala que remató como pudo centrado Higuaín, que porfió todos los balones pero no estuvo fino en las finalizaciones. Eso sí, ninguna fue tan clara como esas que recuerdan los argentinos de manera poco educada.

Carvajal pugna con Higuain
Carvajal pugna con Higuain

Los blancos querían tener controlado el duelo pero no lo conseguían. El partido se convirtió en un ida y vuelta. Un libre directo de Dybala rozó en la barrera y se fue lamiendo el poste de Keylor. El intercambio de golpes podía ser bueno para el Real Madrid, aunque fue penalizado con una amarilla a Sergio Ramosque le impedía disputar la vuelta.

«El de Cristiano es uno de los mejores goles de la historia... pero no tanto como el mío» ZIDANE

Vallejo calienta para la vuelta

Seguro que Zidane empezó a hacer cábalas para suplir al capitán, teniendo en cuenta que Nacho está lesionado. Vallejo apunta al once. Ramos maldecía, quizá pensando en que en ese mismo estadio también terminó mosqueado con el árbitro por pitarle un penalti con España.

Çakir charla con Dybala y Ramos
Çakir charla con Dybala y Ramos

«A mí, quizá por las últimas acciones, me tienen cogido por la matrícula. Como decía el gran abuelo, y quizá suena antiguo y demás, tengo la espalda y el culo ‘pelao’ (dijo sonriendo en alusión a Luis Aragonés) pero ni cuando me han halagado me he venido arriba ni cuando me han criticado me van a destruir. Que disfruten los que tengan que rajar, porque con el tiempo, como ha pasado muchas veces antes, acabarán callados», apuntó entonces Ramos que lanzó un vaticinio que se cumplió meses después: levantó su segunda ‘orejona’ en Cardiff.

A los más antiguos nos recordó a Bobby Moore buscando a Pelé. Quizá no fue tan plástica, sobre todo porque John Huston hizo repetir la acción una decena de veces

En esas estaban los madridistas cuando Chiellini trató de despejar cuando salía Buffon, el meta evitó segundos después un cabezazo de Lucas pero la jugada siguió hasta que Carvajal colgó una bola hacia Cristiano en el área. A los más antiguos nos recordó a Bobby Moore buscando a Pelé. Quizá su tijereta no fue tan plástica (sobre todo porque John Huston hizo repetir la acción una decena de veces). Pero el 0-2 fue una chilena espectacular, ese gol que le ‘faltaba’, el que estaba buscando desde hace años. Lo encontró a los 33, para sorpresa incluso de Zidane; el hombre que decidió finales con goles de leyenda. «Lo encontré, caralho», dijo el luso en la piña tras el gol mientras Ramos decía: «Es la típica de Pelé»

Desde ese momento todo quedó en un segundo plano, pese a que aún quedaba tiempo. La vuelta por tanto no la jugará Ramos, ni Betancur, ni tampoco Dybala por una doble amarilla que terminó por hundir a la Juventus que recibió un gol del defensa alegre, Marcelo, y pudo encajar alguno más de no ser por Buffon y los palos. Estará Cristiano y eso en Champions es espectáculo asegurado.

 

Fotos

Vídeos