Cuartos de final

El Sevilla se suicida ante el Bayern

Thiago celebra el 1-2 final /REUTERS
Thiago celebra el 1-2 final / REUTERS

Dos goles en propia meta de los hispalenses dan ventaja para la vuelta en Alemania al equipo bávaro, que fue superior en el cómputo general del choque

LUIS F. GAGOSevilla

No pudo ser. El Bayern deja casi sentenciada deja la eliminatoria tras imponerse por la mínima en el Sanchez-Pizjuán a un Sevilla que lo intentó en la primera mitad, pero se vino abajo en la segunda. Dos goles en propia puerta dieron al traste con la esperanza rojiblanca en el duelo cosechada tras el tanto inicial de Sarabia. Sorprendió Montella desde antes de comenzar el partido con una apuesta arriesgada: colocó en la portería a David Soria en detrimento de Sergio Rico.

Decisión puramente táctica, sin ninguna razón médica apreciable, más allá de lo deportivo. Bien es cierto que el hasta este martes titular en la portería sevillista no ha vivido su mejor temporada y el rendimiento ha tendido siempre hacia abajo, en vez de haber estado a un nivel muy óptimo. Pero la pregunta que todo seguidor sevillista al conocer la alineación fue la misma: ¿Por qué ahora, en una eliminatoria de cuartos ante el poderoso Bayern de Múnich, decide Montella arriesgar de esta manera? La respuesta la darían los 90 minutos. De sentenciar los cuartos el Bayern, el italiano declararía su sentencia como preparador de grandes duelos, echando por el suelo lo alcanzado en Old Trafford. De lo contrario, con un buen resultado, el transalpino quedaría encumbrado.

1 SEVILLA

Soria; Navas, Kjaer, Lenglet, Escudero; Sarabia, Nzonzi, Pizarro, Correa (Sandro, min. 68; Vázquez y Ben Yedder (Muriel, min. 80).

2 BAYERN

Ulreich; Kimmich, Hummels, Boateng, Bernat Rafinha, min. 80); Thiago, Javi Martínez, Vidal (James, min. 36), Müller, Ribéry (Robben, min. 79) y Lewandowski.

árbitro
Daniele Orsato (Italiano). Amonestó con tarjeta amarilla a Bernat, Ribery, Pizarro, Correa y Müller.
goles
1-0, min. 32: Sarabia; 1-1, min. 37: Navas (p. p); 1-2, min. 68: Escudero (p. p).
incidencias
Cuartos de final de la Champions League. Lleno. 42.500 espectadores, más de 1500 de ellos alemanes.

En el desarrollo del encuentro poca historia en la primera media hora. Un par de tiros lejanos de los bávaros y alguna aproximación al área de Ulreich por parte sevillista, aunque con más fe ciega que resultado veraz. Parecía que hasta el rival alemán se había sorprendido por la apuesta en la portería de Montella. Todos estaban expectantes por ver cómo avanzaría el primer duelo de la Copa de Europa auténtica y nadie quería despejar pronto sus cartas. Mucho menos pensaba hacerlo Heynckes, que es demasiado viejo como caer en trampas ajenas en el ocaso de su carrera y viendo su segunda jubilación tan cerca.

Más información

En mitad de lo tedioso, el primero en golpear fue Sarabia, que antes marró un semipenalti por pegarla con su pierna mala, para rematar una buena jugada colectiva del equipo nervionense. El Bayern no tardaría en verle la cara al encuentro otra vez con la tragicomedia de una lesión. Porque la marcha de Vidal por problemas musculares la suplió un tal James. El colombiano, un minuto después de su entrada al campo, recorrió la trinchera rival para poner un centro que acabó por rematar con mala fortuna Navas en su propia portería. El novato en ‘Champions’ Soria poco pudo hacer más que maldecir como 40.000 personas más en el estadio.

Con el empate a uno, los bávaros se sacudieron los nervios, impropios de un club con tanto currículo en la Copa de Europa, y dejaron de estar para la segunda mitad atenazados por la presión local. Los sevillistas habían sido superiores en el control del juego durante 45 minutos y quedaba toda una parte para dirimir si esta historia de cuartos tendría aún interés en tierras germanas. Se encargó de nuevo el Sevilla en ponerlo más difícil clavándose el cuchillo un poco más profundo con otro autogol, esta vez de Escudero tras remate de Thiago. El 1-2 puede hacer justicia al control de los alemanes pero es resultado más de la falta de acierto arriba y en defensa del Sevilla que productividad germana. Tocará remar en Alemania, a contracorriente, como gusta hacer en noches mágicas al sevillismo.

 

Fotos

Vídeos