Europa League | Semifinales

El sufrido recuerdo de Múnich que reapareció en Londres

Los jugadores del Atlético celebran el gol de Griezmann. /efe
Los jugadores del Atlético celebran el gol de Griezmann. / efe

Giménez y Griezmann comparan el ejercicio de supervivencia ante el Arsenal con las semifinales de la Champions 2016 ante el Bayern

MANUEL SÁNCHEZLondres

Era la vuelta de semifinales de la Liga de Campeones 2015/2016. El Atlético de Madrid defendía el 1-0 conseguido en el Vicente Calderón gracias a un golazo de Saúl. El Bayern, por su parte, buscaba no caer por tercer año consecutivo en la penúltima ronda del torneo. A un lado Diego Pablo Simeone, al otro, Pep Guardiola, y en el ambiente la misma sensación de supervivencia y riesgo que se vivió este jueves en el Emirates Stadium de Londres.

«Lo pasé peor contra el Bayern de Múnich en semifinales de Champions. Hoy estábamos con diez, pero en Munich eran muy superiores a nosotros», rememoró Antoine Griezmann en la zona mixta del estadio londinense.

Más información

Aquella noche de mayo, el Bayern preparó un infierno. Asedió la portería de Jan Oblak, se adelantó con un gol de Xabi Alonso de falta y dispuso de un penalti para aumentar la renta. Las intervenciones del esloveno y la mala puntería de los Robert Lewandowski, Arturo Vidal, Thomas Müller y compañía propiciaron que los rojiblancos se mantuvieran a flote hasta que Griezmann los mandó a la superficie. En una contra, Fernando Torres encontró en largo al francés y, como en Londres, definió en el mano a mano para tranquilidad de los colchoneros.

«Lo pasé peor contra el Bayern de Múnich en semifinales de Champions, eran muy superiores a nosotros» Griezmann

«Griezmann es un verdadero 'crack'. Tiene un gran amor propio y lo demuestra en cada partido. Marque o no siempre lo da todo en la cancha ayudando a los compañeros. Tenemos esa clase de delantero que le das una y la mete», aportó José María Giménez este jueves.

«Llegaba un poco ahogado por la carrera, pero luego puse el cuerpo, la intento tirar bajo las piernas del portero y me la saca, se me queda el rebote y la pico delante del defensa», narró Griezmann respecto al gol que le dio el empate ante el Arsenal.

Simeone se perdería la hipotética final

La mala noticia, además de la sanción para la vuelta de Vrsajlko, es que Diego Pablo Simeone no podrá estar sentado en el banquillo del Metropolitano y, en el caso de que el Atlético llegue a la final de Lyon, tampoco podrá ocupar sitio junto a los suplentes y al resto del cuerpo técnico ya que se expone a una dura sanción. La UEFA considera, tras leer los informes tanto del árbitro como del delegado del partido, que Simeone insultó al colegiado Clement Turpin (algo que se apreció en las imágenes de televisión), además de reflejar que el argentino mantuvo una conducta inapropiada. En virtud del artículo 15 del código disciplinario de la UEFA, Cholo podrá ser castigado con tres partidos de suspensión por los insultos y uno más por lo que consideran conducta inapropiada según el artículo 69. La solución definitiva no llegará hasta el próximo 4 de mayo, cuando ya se haya disputado la vuelta de semifinales contra el Arsenal.

Casi dos años más tarde, el miedo de aquella noche aún seguía en el cuerpo, por eso, cuando Sime Vrsaljko fue expulsado, Simeone mandado a la grada y Alexander Lacazette adelantó a los 'Gunners', toda la parroquia del Wanda Metropolitano sabía que se enfrentaban a otra noche toledana.

«Estoy orgulloso de mis compañeros por cómo sufrían y se sacrificaban. Hicimos un trabajo increíble y aprovechamos la oportunidad. Nunca me había pasado algo así con diez hombres, aunque en Munich en las semifinales de Champions fue algo similar», añadió Giménez.

« Nunca me había pasado algo así con diez hombres, aunque en Munich en las semifinales de Champions fue algo similar» Giménez

El 1-1 supo a gloria, como la derrota en Munich, y deja al Atlético en una posición de excepción para rematar a un rival que fue incapaz de imponer sobre el campo la superioridad que aporta jugar contra un hombre menos. «Frustrante», lo definió Héctor Bellerín y «mal sabor de boca», aseguró Arsene Wenger, pero lo que está claro es que este Atlético sabe sufrir, hace sufrir y siempre sale a flote. Aunque este jueves en Londres, las peores pesadillas europeas de los rojiblancos, esas que parecían enterradas, estuvieran a punto de viajar desde el Alianz Arena hasta Highbury.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos