Jornada 10

Athletic y Valencia siguen bajo el síndrome del empate

Eduardo Berizzo, entrenador del Athletic. / Albert Gea (Reuters)

Partido soso en San Mamés entre dos equipos a los que la igualada no les sirve para mejorar su situación clasificatoria

EFEBILBAO

Athletic Club y Valencia continuaron este sábado en San Mamés bajo el síndrome del empate que padecen esta temporada con una igualada sin goles, insulsa en la primera parte y más animada en la segunda, que no arregla los problemas de ninguno de los dos equipos.

El Valencia sumó sus octavo empate en diez jornadas ligueras con una sola victoria; el Athletic, que también solo ha ganado un partido y encadena nueve choques sin ganar tras hacerlo ante el Leganés en el descuento del debut liguero, lleva siete igualadas.

0 Athletic

Iago Herrerín; Capa, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri Berchiche; Dani García, San José, Mikel Rico (Muniain, m.79); Susaeta (Unai López, m.88), Raúl García y Aduriz (Williams, m.61).

0 Valencia

Neto; Rubén Vezo, Garay, Gabriel Paulista, Gayà; Carlos Soler (Wass, m.69), Parejo, Kondogbia, Coquelin; Batshuayi (Gameiro, m.46) y Rodrigo.

ÁRBITRO
Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró tarjeta amarilla a los locales Capa (m.20) y Yuri (m,76), y a los visitantes Rubén Vezo (m.16), Carlos Soler (m.35), Bathsuayi (m.38), Wass (m.74) y Gayà (m.92).
iNCIDENCIAS
Partido correspondiente a la décima jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés ante 39.261 espectadores.

El 0-0 final, que ya se sospechaba con las alineaciones de ambos equipos, mantiene a los dos en la parte baja de una tabla clasificatoria en la que el Athletic podría caer a los puestos de descenso si el Leganés gana a continuación al Levante en Valencia.

La sorprendente y exagerada apuesta por el músculo de inicio de Berizzo, con el trivote Dani García-San José-Mikel Rico, y la presencia de Coquelin en una de las bandas del Valencia ya avanzaba lo que venía a continuación.

Un carrusel de malos pases, entradas a destiempo, argamasa en la zona central e imprecisiones y más imprecisiones con balón hasta completar un primera mitad penosa en cuanto a juego.

A pesar de ello, quizás hablaba peor de un Valencia con escasa ambición que de un Athletic romo y precipitado pero dispuesto a que se jugase en campo rival.

Esa idea le dio para empujar desde el principio y gozar de su primera ocasión de gol, doble, a los 40 segundos de juego. Un doble disparo de Capa que acabó en las manos de Neto.

No volvieron a concretar los 'leones' otra oportunidad en toda la primera mitad. El Valencia tuvo dos.

En la primera, en el minuto 18, a Batshuayi les ganaron las dudas y la falta de contundencia en la definición en un mano a mano ante Herrerín que le había generado Coquelin con un buen pase al espacio apareciendo por el círculo central.

La segunda, en el 24, fue un duro disparo de Kondogbia que salió lamiendo el poste izquierdo de un meta local que, no obstante, hubiese tapado el lanzamiento de haber ido a portería.

El resto de la primera parte por no ofrecer no ofreció ni descuento. Algo raro en época de VAR y de rigor en los añadidos.

Comenzó la segunda mitad dando las mismas sensaciones que la primera hasta que apareció la afición de San Mamés para intentar levantar a su equipo.

Y lo consiguió, ya que apoyado en el griterío los locales encadenaron hasta tres llegadas, una tras otra de Rico, Yuri y un barullo en el área visitante, que tiñeron un rato de rojiblanco el encuentro.

Respondió el Valencia, que pidió penalti a Parejo en una jugada que acabó en un córner rematado alto por Paulista.

Había entrado ya el choque en una dinámica de ida y vuelta con acciones en la dos área. Un difícil cabezazo de Rico a centro de Williams y un disparo posterior de Raúl.

Y un paradón de Iago Herrerín a un gran testarazo de Rodrigo. Esa jugada tuvo continuación y acabó en gol que fue anulado por el asistente por fuera de juego de Gameiro. Decisión que corroboró el VAR.

Acciones de Rodrigo en las inmediaciones del área de Herrerín y de Williams buscando la meta de Neto animaron unos últimos minutos en los que Raúl García tuvo en el descuento la oportunidad de dar la victoria a su equipo. Pero su duro disparo centrado fue bien repelido por el guardameta brasileño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos