Real Madrid

Bale y Benzema se liberan sin Cristiano

Karim Benzema, con el balón, frente a Gareth Bale, de espaldas. /EFE
Karim Benzema, con el balón, frente a Gareth Bale, de espaldas. / EFE

El galés y el francés se confirman como principales referencias ofensivas, cada uno a su manera, en el nuevo tridente con Asensio

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Mientras el madridismo reclama un '9' puro, un verdadero delantero centro goleador, el campeón de Europa se agarra a Gareth Bale y Karim Benzema, que se han liberado sin Cristiano Ronaldo y se confirman como principales referencias ofensivas del equipo blanco. Cada uno a su manera. El galés, como extremo, demoledor con espacios y a la carrera, y el francés, como ariete asociativo al que no le falta gol cuando está enchufado, aunque se le exige bastante más. Pese a que siempre existe la amenaza de las recurrentes lesiones musculares de Bale y de las preocupantes desconexiones de Benzema, el galés ha marcado nueve goles en los últimos nueve partidos oficiales con el Real Madrid, mientras que el galo firmó el domingo su primer doblete desde marzo de 2016 y está convencido de que esta temporada jugará más de '9' que en temporadas anteriores.

Aunque sólo se llevan dos jornadas de Liga, ambos son ya los pichichis del Madrid, con dos tantos cada uno, y son miembros indiscutibles del nuevo tridente ofensivo también formado por Marco Asensio, otro futbolista destinado a crecer sin Cristiano y que ante el Girona provocó los dos penaltis que dieron lugar a la remontada en Montilivi. Benzema marcó el segundo desde el punto fatídico después de que le anulasen un tanto por fuera de juego, y parece estar decidido a responder a la mayor responsabilidad que se le otorga ahora sin el crack portugués.

«Ya no está Cristiano para marcar 50 goles, pero somos un equipo y yo voy a intentar marcar muchos para ayudar», apuntó la madrugada del lunes Benzema en Montilivi, donde el discutido delantero francés, muy activo, firmó un buen encuentro, casi al nivel de Bale y de Asensio. El galés, que por primera vez con Julen Lopetegui inició un partido en su sitio natural, la banda izquierda, volvió a ser sin embargo resolutivo y decisivo desde la derecha, después de alternarse con el balear. Asensio no ha encontrado de momento el gol en un choque oficial, pero su movilidad, talento y precisión en el pase agradece un equipo que, aunque poco fiable en defensa, de medio campo hacia adelante sigue encontrando puerta con cierta facilidad.

Desde que comenzó la pretemporada Bale y Benzema suman cinco goles cada uno y Asensio tres. Es decir, que sólo cuatro de los tantos que lleva el Madrid desde el verano no los han logrado los integrantes del trío de ataque. «El equipo ha tenido sentido colectivo. Lo importante son los goles, no quien los meta», subrayó Lopetegui tras el engañoso 1-4 de Montilivi, donde el técnico guipuzcoano demostró una gran personalidad, no sólo por seguir concediendo la titularidad a Keylor Navas por delante del gran fichaje del verano y mejor portero del Mundial de Rusia, Courtois, sino por sustituir también a Marcelo a la hora de partido tras la desastrosa actuación defensiva del lateral brasileño, que dijo no entender el cambio del entrenador. También volvió a dejar Lopetegui a Modric en el banquillo, al igual que a Varane, porque estima que tras la cita mundialista ambos están faltos de ritmo, aunque debió recurrir a ellos en el segundo tiempo.

«Modric y Varane irán entrando poco a poco en el equipo. Tenemos alternativas y competencia y eso es bueno para el equipo», recordó el exseleccionador, que también justificó por qué retiró del campo a Marcelo: «Con su cambio queríamos apuntalar esa banda, después de conceder en la primera parte demasiadas transiciones». Al sacar a Varane y desplazar a Nacho al lateral izquierdo, el Real Madrid mejoró de forma notable, también beneficiado porque tras el descanso sólo hubo un equipo dominador y el Girona se desfondó de forma definitiva, aunque Keylor Navas volvió a ser salvador de otro gol en la recta final. «Me sorprendió el cambio, porque quería seguir. Estoy al cien por cien», lamentó Marcelo, a quien se le ve falto de forma y en la primera mitad fue puesto en evidencia por Portu y tampoco aportó nada en ataque en Montilivi. Tras la cesión de Theo Hernández a la Real Sociedad Marcelo se ha quedado de momento sin competencia en la banda izquierda, y a Lopetegui se le plantea otro problema, porque aunque le quede el recurso de Nacho para ese puesto, sólo dispone del canterano Reguilón, cuando la plantilla del Real Madrid ya se ha visto demasiado debilitada esta temporada y su banquillo ofrece pocas garantías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos