Jornada 10

Once años sin un clásico sin sus clásicos

Leo Messi y Cristiano Ronaldo, durante el último clásico que contó con ambos astros. /Josep Lago (Afp)
Leo Messi y Cristiano Ronaldo, durante el último clásico que contó con ambos astros. / Josep Lago (Afp)

Presidentes interinos, tensiones políticas, fichajes frustrados e incluso partidos a puerta cerrada han marcado el devenir de Barça y Real Madrid desde la última vez que encararon su pulso sin Messi ni Cristiano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Corría el 23 de diciembre de 2007 cuando el Camp Nou acogió un clásico que se perdió Leo Messi tras sufrir la jornada anterior una rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda que le mantuvo más de un mes de baja. Cristiano Ronaldo sembraba por entonces el terror con el Manchester United en la Premier League y faltaba año y medio para que se enfundara la zamarra merengue. El Real Madrid asaltó aquel día el coliseo azulgrana con un tanto de Julio Baptista que dejó al Barça a siete puntos de un rival al que haría pasillo en la segunda vuelta, con Leo en la banda, cuando la escuadra que por entonces tutelaba Bernd Schuster ya había amarrado su trigésimo primer título de Liga. La 'bestia' puso una pica decisiva frente a un cuadro dirigido por Frank Rijkaard que haría implosión al término de aquella campaña de infausto recuerdo en Can Barça y que concluiría tercero a 18 puntos del campeón. Joan Laporta le dio pasaporte al holandés y mandó a Deco al Chelsea y a Ronaldinho al Milan, desembarazándose con la venta de este último de un problemático 'padrino' que amagaba con descarriar al príncipe devenido luego en dios del barcelonismo, al que pasaría a tutelar desde ese verano Pep Guardiola.

3.957 días después, el rosarino anda en la enfermería y el luso golea en Turín, privando al pulso que más interés concita dentro del firmamento futbolístico de quienes oficiaron de heraldos de sus escuadras a lo largo de once años que han mutado a dos acérrimos enemigos sacudidos por mil y una peripecias. El tiempo, aunque no lo parezca, también pasa por un clásico que no tendrá este domingo a sus clásicos por antonomasia.

En ese largo discurrir, Barcelona y Real Madrid han tenido tres presidentes distintos cada uno. Joan Laporta y Ramón Calderón departían sonrientes aquella noche en la que sólo Iniesta se revolvió contra la superioridad de los blancos. El que fuera azote de Ramón Mendoza adornó con sendos títulos de Liga sus dos primeros años en la cúpula de Concha Espina, pero menos de catorce meses después de cantar el tanto de Baptista en el Camp Nou tuvo que dimitir, cercado por el escándalo de los falsos compromisarios en la Asamblea del 7 de diciembre de 2008, pasándole el testigo a Vicente Boluda, cuyo corto mandato dejaría para el recuerdo unas bravuconas declaraciones sobre el vaticinado «chorreo» al Liverpool en una eliminatoria de la Champions que acabó con meneo de los 'reds' al bloque de Chamartín.

Julio Baptista celebra el gol que le dio la victoria al Real Madrid en el Camp Nou el 23 de diciembre de 2007.
Julio Baptista celebra el gol que le dio la victoria al Real Madrid en el Camp Nou el 23 de diciembre de 2007. / Gustau Nacarino (Reuters)

Antes, el palentino tuvo tiempo de encauzar el fichaje de Cristiano que Boluda, con el Madrid en pleno proceso preelectoral, estuvo a punto de hacer descarrilar y que acabaría rubricando Florentino Pérez para alumbrar la mayor rivalidad individual que haya conocido el fútbol. En las alforjas de Calderón cupo también otra operación difícilmente explicable, la incorporación en calidad de cedido de Julien Faubert, que sólo disputaría 54 minutos a las órdenes de Juande Ramos y que protagonizó su acción más significativa al quedarse dormido en el banquillo del Madrigal mientras su equipo perdía con el Villarreal.

El retorno a la presidencia de Florentino Pérez devolvió la estabilidad a un club que tras su dimisión en febrero de 2006 se había sumergido en una espiral de relevos en la cúpula con los efímeros pasos por la misma de Fernando Martín y Luis Gómez-Montejano. Cuatro Champions y dos Ligas se añadieron desde aquella toma del Camp Nou en 2007 a las vitrinas de una entidad que ha visto desfilar en este periodo once entrenadores y ha gastado 1.162,95 millones de euros en refuerzos, con sonoros fiascos en los despachos como la ansiada llegada de David De Gea que frustró un fax u objetos de deseo que le birló el Barça como Neymar.

Cismas y filósofos

Tres 'orejonas' ha alzado en estos once años el Barcelona, que ha impuesto su tiranía en el ámbito doméstico con siete Ligas y otros tantos inquilinos de su banquillo seleccionados por los tres mandatarios que han regido al club azulgrana en un lapso de tiempo en el que ha invertido 1.288,94 millones de euros en incorporaciones, algunas de tanto relumbrón como las de Neymar, Luis Suárez o Coutinho pero en las que también ha habido espacio para patinazos como los de Chygrynskiy, Arda Turan o Douglas y divorcios como el de Ibrahimovic con el «filósofo» Guardiola.

Zlatan Ibrahimovic y Pep Guardiola, antes de un partido que midió al Barcelona con el Inter de Milán en San Siro en 2009.
Zlatan Ibrahimovic y Pep Guardiola, antes de un partido que midió al Barcelona con el Inter de Milán en San Siro en 2009. / Paolo Bona (Reuters)

Los 28 títulos que ha amasado el Barcelona desde que cerrase en blanco aquel nefasto curso 2007-2008 se han visto acompañados de una serie de convulsiones que han sacudido una entidad cuyo brillo sobre el terreno de juego ha quedado salpicado por tensiones políticas y procesos judiciales. Joan Laporta, que tomó las riendas del club tras ganar las elecciones convocadas en 2003 tras la dimisión de Joan Gaspart, dejó pasó en 2010 a quien había sido su mano derecha, Sandro Rosell, que luego se revolvió contra él en un cisma en el que desempeñó un destacado papel la destitución en 2005 de Josep Maria Bartomeu como responsable de la sección de baloncesto.

Rosell trató de despolitizar una entidad que Laporta había entregado al soberanismo. Pero sus oscuros tejemanejes en el fichaje de Neymar tumbaron su presidencia y sus turbios negocios le arrastraron a la cárcel. A finales de julio de este año se le abrió juicio oral por la apropiación de fondos de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Los futbolistas del Barcelona celebran el tanto de Busquets en el partido ante la U.D. Las Palmas del 1 de octubre de 2017 que se disputó sin público.
Los futbolistas del Barcelona celebran el tanto de Busquets en el partido ante la U.D. Las Palmas del 1 de octubre de 2017 que se disputó sin público. / Alejandro García (Efe)

La caída de Rosell elevó a Bartomeu, quien como su predecesor ha tenido que lidiar con las presiones políticas, cuyo cénit se alcanzó con el partido sin público que el Barcelona disputó frente a la U.D. Las Palmas el 1 de octubre de 2017 en protesta por los acontecimientos del 1-O. Una decisión que tomó el propio Bartomeu tras hablar con los jugadores y que dejó una estampa para la historia con el silencio en la grada, las posteriores lágrimas de Piqué y un 3-0 al cuadro canario con doblete incluido de Messi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos