Análisis

Al Real Madrid se le descuadra el balance ofensivo

Bale y Benzema celebran un gol ante el Leganés. /Javier Barbancho (Reuters)
Bale y Benzema celebran un gol ante el Leganés. / Javier Barbancho (Reuters)

El club vendió los dos últimos veranos activos que sumaban un promedio de 79,36 goles por campaña en sus carreras e incorporó efectivos con los que juntaba 28,5 tantos por curso

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La venta de Cristiano Ronaldo a la Juventus puso en alerta a los grandes de Europa, que aguardaban el siguiente movimiento de Florentino Pérez. El PSG temía por el futuro de Neymar y Mbappé, el Tottenham se mantenía en guardia pese a que Harry Kane había renovado poco antes hasta 2024 y el Chelsea se temía lo peor con Hazard. Para un mandatario que había revolucionado el mercado en su primera etapa al frente de la entidad de Chamartín con los fichajes de Luis Figo, Zinedine Zidane, Ronaldo Nazario o David Beckham y que en la segunda pulverizó otra vez los récords arrebatándole a Cristiano al Manchester United y a Bale a los 'Spurs', nada parecía imposible, máxime teniendo en cuenta la necesidad de reemplazar al mayor goleador de la historia del Real Madrid, puntal de las cuatro 'orejonas' amasadas en el último lustro. Pero el dueño de ACS permaneció quieto, disuadido por los astronómicos desembolsos necesarios para acometer cualquiera de esas operaciones. A partir de ese momento, el club destiló un mensaje para calmar a la afición, inquieta por la tremenda sangría goleadora que preludiaba la marcha del luso: Benzema, Bale y Marco Asensio darían un paso adelante para taponar el inmenso boquete, a lo que habría que sumar las contribuciones de otros futbolistas en un bloque mucho más coral que el que cabalgaba a lomos del quíntuple ganador del Balón de Oro.

Cumplidos once partidos oficiales, nada de eso se ha producido en una escuadra que, por el contrario, firma unos paupérrimos registros ofensivos, con cuatro partidos y pico sin celebrar un tanto. 409 minutos que han desatado la melancolía de la hinchada merengue e invitan a la reflexión en la zona noble del Santiago Bernabéu, a la que ponen en evidencia los fríos números.

Porque la salida del crack de Madeira no fue sino la máxima expresión del desmembramiento de la inmensa artillería con que el Real Madrid alcanzó su cénit en más de medio siglo al sumar el histórico doblete Liga-Champions de la campaña 2016-2017. Desde entonces, los blancos han visto partir en dos veranos efectivos que promediaban en su conjunto 79,36 goles por curso a lo largo de sus carreras en el fútbol de alto nivel y han recibido otros que apenas contabilizan 28,5 de media.

Agarrados a una ilusión

Una labor de desinflado que comenzó con las salidas en 2017 de Morata, James, Mariano, Pepe, Danilo y Coentrao. El madrileño, que venía de aportar 20 tantos al triunfal periplo rubricado con la Liga sellada en La Rosaleda y la Champions alzada en Cardiff, había marcado 58 goles en sus cinco primeras campañas en el fútbol de máximo nivel, repartidas entre el Real Madrid, la Juventus y de nuevo el equipo de Concha Espina. Una media de 11,6 dianas por temporada, algo superior a las 10 que garantizaba James, autor de 90 tantos en las nueve temporadas que van de su debut en el Banfield a su pase al Bayern de Múnich.

James Rodríguez celebra un tanto con el Real Madrid en la campaña 2016-2017.
James Rodríguez celebra un tanto con el Real Madrid en la campaña 2016-2017. / Miguel Vidal (Efe)

También hizo las maletas entonces Mariano, hoy de vuelta tras su exitoso paso por el Olympique de Lyon, con el que 'vacunó' en 21 ocasiones la malla del rival que elevaron su promedio a 13 dianas en sus dos campañas en la élite antes de retornar a Chamartín. Incluso Pepe, que cantó 26 tantos en 15 temporadas desde que llegase al Marítimo; Danilo, que celebró 30 en nueve cursos desde sus tiempos en el América Mineiro; y Coentrao, con 23 en once campañas, aportaban sus correspondientes raciones.

Causaron baja seis futbolistas cuyo promedio desde que pisaron la élite sumaba 33,69 dianas por curso, mientras se daba de alta a cinco que cargaban una media de 6,63 en sus alforjas: Ceballos (2,3), Theo (2), Borja Mayoral (2), Vallejo (0,3) y Marcos Llorente (0). Sólo el delantero de Parla elevó sus registros vestido de blanco, con 7 goles la temporada 2017-2018. Con los relevos, la escuadra que por entonces tutelaba Zinedine Zidane pasó de 173 tantos la campaña anterior a 148. 25 dianas menos, prácticamente las que se fueron sin ser reemplazadas.

Una reducción que amenaza con agudizarse este año. Partió Cristiano Ronaldo (35,8 goles de media desde que se estrenó con el Sporting de Portugal) el mismo verano en que se abrieron las puertas para Theo (1 de promedio), Kovacic (2,37), Borja Mayoral (4,5) y Achraf (2). Cinco bajas suplidas con las incorporaciones de Vinícius Jr. (7 goles de media desde que se estrenó con los 'mayores' del Flamengo), Mariano (13), Odriozola (1 tanto en campaña y media con la Real Sociedad) y Fede Valverde (inédito en el apartado goleador).

La espectacular chilena de Cristiano Ronaldo ante la Juventus en la campaña 2017-2018.
La espectacular chilena de Cristiano Ronaldo ante la Juventus en la campaña 2017-2018. / Alberto Pizzoli (Afp)

La fuga de 45,67 dianas dio paso a la compra de 20,5 tantos de promedio, dejando las ilusiones del Real Madrid de pelear por la Liga, la Champions, la Copa del Rey y el Mundialito a expensas de un incremento en la aportación de futbolistas como Benzema (18,4 goles de media en catorce cursos desde que debutó con el Olympique de Lyon), Bale (12,3 desde que se asentó en el Southampton) o Marco Asensio (8,3 desde que milita en Primera). Un crecimiento que, a tenor de lo que indica el tramo inicial de campaña y enseña la evidencia empírica de otros futbolistas, tiene una materialización complicada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos