Primera

Solari firma hasta 2021 como entrenador del Real Madrid

Santiago Solari, dirigiendo una sesión de entrenamiento en Valdebebas. /Gabriel Bouys (Afp)
Santiago Solari, dirigiendo una sesión de entrenamiento en Valdebebas. / Gabriel Bouys (Afp)

La entidad que preside Florentino Pérez valida su apuesta por el argentino extendiéndole un contrato por dos campañas y lo que resta de la actual

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Santiago Solari ya es entrenador a todos los efectos del Real Madrid y lo seguirá siendo, si los resultados le respetan, hasta junio de 2021. El club ha confirmado este martes mediante un comunicado la ratificación de la continuidad del argentino como técnico de la primera plantilla por lo que queda de temporada y otras dos más.

«La Junta Directiva del Real Madrid C. F., reunida hoy 13 de noviembre de 2018, ha acordado el nombramiento de Santiago Solari como entrenador del primer equipo hasta el 30 de junio de 2021», reza el texto difundido por la entidad de Concha Espina al filo de las 20 horas de este martes.

El ascenso del técnico de Rosario conlleva que Manolo Díaz tutele hasta final de temporada al Castilla, al que dirigió el 'Indiecito' los dos cursos anteriores y en el tramo del presente previo a la destitución el pasado 29 de octubre de Julen Lopetegui, que provocó la elevación del que fuera integrante del 'Madrid de los galácticos'.

Desde entonces, Solari ha firmado un inmaculado expediente con cuatro triunfos en otros tantos partidos como entrenador del Real Madrid, con 15 goles a favor y dos en contra que han llevado a la directiva que encabeza Florentino Pérez a apostar fuerte por el argentino. La duración del contrato demuestra la confianza que tienen en la zona noble del Santiago Bernabéu por un preparador que adoptó durante su periodo de interinidad un puñado de decisiones que cayeron bien en los despachos como la asignación de la Champions a Thibaut Courtois, el creciente papel de Vinícius, relegado por Lopetegui al Castilla pese a los 45 millones de euros que desembolsó la entidad de Chamartín al Flamengo para hacerse con sus servicios, o la apuesta por Álvaro Odriozola y Sergio Reguilón como reemplazos de los lesionados Dani Carvajal y Marcelo.

Mando reforzado ante el vestuario

Solari ha logrado crédito entre la plantilla con sus maneras suaves pero también con su firmeza a la hora de defender al plantel, la cual no ha estado exenta de toques de atención a futbolistas que vienen rindiendo por debajo de su potencial como Gareth Bale, a cuyo 'spotlight' aludió un entrenador que avisó de que sus pupilos irían a Melilla a «jugar con dos cojones» en su estreno en el banquillo y que logró en la ciudad autónoma la primera goleada de su trayectoria como timonel blanco (0-4) en la ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Luego llegarían las victorias en Liga ante el Valladolid (2-0), en Champions frente al Viktoria Pilsen (0-5) y nuevamente en el principal torneo doméstico contra el Celta (2-4). Un pleno que le convierte en el entrenador con mejor arranque en los 116 años de historia del Real Madrid y se ha traducido en un contrato por dos años más lo que resta de temporada.

La duración del acuerdo es también una forma de reforzar el mando de Solari ante el vestuario, al que se le plantea un proyecto a largo plazo con un técnico que se ha comportado como un hombre de club desde que comenzó su periplo como entrenador en La Fábrica hace ya cinco años y pico y que desde entonces ha ido pasando por el Cadete B, el Cadete A, el Juvenil B, el Castilla y ahora el primer equipo. Una fidelidad que fue crucial para que Florentino Pérez le mantuviera al frente del Castilla pese a no lograr el ascenso a Segunda en ninguna de sus dos campañas completas como técnico del filial, decisión que motivó que Guti, que aspiraba a un ascenso tras su buena labor en el Juvenil A, optase por marcharse a Turquía para integrarse en el cuerpo técnico del Besiktas como asistente.

El vestuario fue primero clave para la llegada de Solari al banquillo del primer equipo y luego para su mantenimiento. Preocupado por las señales que apuntaban a la preferencia en los despachos por un entrenador de mano dura como Antonio Conte, Sergio Ramos lanzó un mensaje disuasivo sobre el italiano tras la derrota en el clásico que finiquitó a Lopetegui. «El respeto se gana, no se impone», avisó el capitán del Real Madrid. La directiva tomó nota del mensaje del sevillano que, sumado a las exigencias del extécnico del Chelsea, evitó la llegada del transalpino.

Desde entonces, y a medida que Solari lograba revertir la negativa dinámica de resultados que cercenó el proyecto de Lopetegui, los jugadores del Madrid multuplicaron sus mensajes en favor del argentino. «Vamos a muerte con Santiago. Fue un gran jugador y es un gran entrenador», dijo Odriozola tras el triunfo del pasado domingo en Balaídos. «Con Solari estamos contentos, estamos trabajando muy bien y la dinámica está siendo muy positiva a nivel de resultados. Tenemos que seguir por este camino», adujo Lucas Vázquez tras el mismo partido.

 

Fotos

Vídeos