«El Real Burgos es un invento de un empresario de la comunicación y de la noche que busca notoriedad»

Marcelino Maté en el despacho que ocupa como presidente de la FCyLF/Rodrigo Jiménez
Marcelino Maté en el despacho que ocupa como presidente de la FCyLF / Rodrigo Jiménez

En su sexto mandato al frente del fútbol regional, Marcelino Maté, confía plenamente en salir indemne de los conflictos abiertos en el Tribunal Administrativo del Deporte

MIGUEL ÁNGEL PINDADO

Hace ya más de 22 años que asumió el cargo de presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol y bajo su mandato el fútbol de la comunidad ha experimentado un notable auge. Y con él la Federación se ha convertido en un ejemplo a seguir en cuanto a administración, eficacia, modernización y capacidad de generar recursos que le permiten afrontar proyectos sin depender excusivamente de las instituciones. Tantos años en un cargo público desgasta, pero Marcelino Maté (Burgos, 1959) está casi inmunizado ante las críticas y ante ellas presenta su trabajo.

La Federación Territorial cuenta con 45.799 licencias, una cifra que se ha incrementado paulatinamente en la última década, pertenecientes a 2.505 equipos de 423 clubes, y gestiona 32.431 partidos. Pero la Federación va mucho más allá que la mera competición y desde que Marcelino Maté tomó las riendas de la entidad en 1996 ha apostado por la formación de técnicos, árbitros e incluso directivos, que se lleva un buen pellizco del presupuesto, así como la digitalización de la competición a través de un programa informático propio. Aunque quizás uno de los puntos fuertes de su extenso mandato ha sido la generación de suficientes recursos propios como para adquirir en propiedad una sede en cada provincia y una financiación sin tener que estar a expensas de los dineros públicos.

Pero si bien son muchos los puntos brillantes de su trayectoria, su estrecha relación con Ángel Villar le puso en el ojo del huracán pese a no haber sido ni imputado ni investigado ni siquiera llamado a declarar; este y otros asuntos que afectan tanto a la Federación Territorial como al presidente le han vuelto a poner de actualidad.

«Uno de los problemas del fútbol en la región es la falta de dirigentes dispuestos a trabajar por los clubes»

–¿Qué ocurre y que va a ocurrir con el problema generado por el Real Burgos en la Tercera División, la categoría regional por excelencia?

–Es difícil adivinar que puede ocurrir. Los hechos son los siguientes: A la hora de confeccionar los calendarios en la asamblea de la Federación de Castilla y León no se guardaron fechas para los posibles partidos de la selección regional UEFA, pero sí se decidió que solo se modificarían aquellos encuentros que se vieran afectados, ya que el calendario está especialmente apretado para todos y más en esta comunidad. En su momento, el Real Burgos entendió que no tenía por qué modificar sus fechas y pretendía jugar un partido ante la Arandina, que aportaba tres jugadores a la selección regional. Como en esta casa no se le dio la razón presentó dos recursos, en Burgos y en Majadahonda, donde tiene su sede la Federación Española. Este juzgado madrileño no concedió las medidas cautelares que solicitaba el Real Burgos (que había descendido de categoría). El juzgado de Burgos se inhibió por el de Valladolid, al estar en Arroyo la sede de la Federación Territorial. Y este juzgado sí que le concedió las medidas cautelares. Comuniqué a la Federación Española el auto en cuestión con la modificación de los calendarios incluyendo al Real Burgos, haciendo caso al juzgado vallisoletano, pero la Federación se ha negado a modificarlos porque entiende que es ella la que decide sobre la Tercera División. El juzgado de Valladolid volvió a insistir en ejecutar su auto, y volví a enviar la propuesta a la Española, que se volvió a negar a reconocer esas medidas cautelares, ya que aduce que el juzgado de Majadahonda ya emitió su dictamen sobre este asunto. Ahora el caso está a la espera de que la justicia diga lo que corresponda. No me atrevo a hablar de plazos para una solución a este caso.

–Afortunadamente este problema del Real Burgos no es lo habitual en esta Federación Territorial.

–Este caso se debe a las circunstancias especiales que tiene ese club. No es un club de fútbol al uso. Es un invento de un señor [Juan Antonio Gallego] que es un empresario de la comunicación y de la noche que busca una notoriedad y que la está consiguiendo con este caso y con otros.

–Otro asunto que le ha afectado directamente fue el del supuesto trato de favor al Recreativo de Huelva y al Marino, dos clubs que bordearon la desaparición. En este sentido, se vio envuelto por presidir la comisión de Segunda B.

–Este caso está aún sin resolver y pensamos que se solucionará pronto y sin ningún problema para nosotros, ya que en su momento el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ya dictaminó que no ha habido nada sancionable, pero llegó un señor [Miguel Ángel Galán] que tiene una escuela de entrenadores que fue el que lo judicializó y por ello estamos a la espera de que el juzgado lo resuelva.

«Con las nuevas tecnologías queremos empezar a grabar los partidos en 'streaming»

–Hace escasas fechas, el Consejo Superior de Deportes instó al TAD para que analizase el apoyo de 16 presidentes de federaciones territoriales, incluido Marcelino Maté, a Ángel Villar en pleno periodo electoral y si ello fuese constitutivo de expediente y sanción.

–Es un tema que el TAD ya resolvió anteriormente afirmando que no podíamos apoyar a ningún candidato, pero sin sanción alguna y ahora entendemos que tampoco corresponde. Es un tema curioso, porque estoy acostumbrado a ver a los políticos apoyar a sus respectivos candidatos desde sus puestos de responsabilidad pública, pero nosotros no podemos apoyar a un candidato a la Española. Quizás todo depende de las interpretaciones que se hagan de los reglamentos. Pensamos que el TAD volverá a ir por el mismo camino. Además es curioso, porque los tres presidentes que no firmaron aquella carta, también apoyaron explícitamente a otro candidato.

–¿Ha perdido peso la Federación de Castilla y León en el fútbol español tras la destitución de Ángel Villar, su gran valedor?

–Creo que Villar colaboraba muy estrechamente con Castilla y León y valoraba y tenía en muy buena consideración la opinión de esta Federación. Espero que lo sea también por el señor Rubiales, cuanto tenga a bien solicitarla, que últimamente no lo hace con demasiada frecuencia. Pero lo hará.

–¿Cómo son sus relaciones con Luis Rubiales, el actual presidente de la Federación Española de Fútbol?

–Nos llevamos.

–Los partidos de la selección española que se celebraron en Castilla y León no estuvieron exentos de polémica a causa de unas subvenciones.

–Eso fue una noticia en un periódico, pero no hubo caso. Nosotros solicitábamos unas subvenciones a los ayuntamientos cuando jugaba la selección sub-21 –para la absoluta no lo hacemos–, destinadas a entradas para niños de la provincia y de los diferentes clubes donde se celebraba el partido y así cubrir los fondos de los estadios. Son subvenciones muy claras y públicas donde la Federación no suele salir muy bien parada, ya que se suelen llenar los fondos y las subvenciones nunca han llegado a cifras en torno a los 6.000 euros. A pesar de ello, creo que es positivo porque les viene bien a los ayuntamientos, a los estadios donde se celebran y por supuesto a los miles de niños que solemos llevar a cada partido.

–Castilla y León se ha prodigado en la formación de técnicos y árbitros

–Desde el principio hemos intentado mejorar la formación de nuestros técnicos, árbitros y directivos. Entendíamos que todos los clubes debían tener técnicos titulados y sobre todo bien formados y ahí hemos puesto mucho interés y muchos recursos y esfuerzos. También con los árbitros. Al año dedicamos unos 300.000 a formación. Hemos tenido la suerte de tener muy buenos profesionales para la formación de técnicos y árbitros.

«El Real Burgos es un invento de un empresario de la comunicación y de la noche que busca notoriedad»

–¿A cuánto asciende el presupuesto de la Federación?

–De memoria diría que no llega a los 4,5 millones de euros, Mutualidad aparte, de los cuales poco más de dos millones pertenecen a subvenciones de la Española, de la Junta y de los Ayuntamientos, y luego otros casi 2,5 millones a ingresos propios: licencias, derechos de inscripción, sanciones, patrocinios, convenios, publicidad, patrocinadores, etc. Siempre he tenido muy claro que no debíamos depender de los ingresos públicos o las subvenciones institucionales para poder sobrevivir. Antes las sedes eran en régimen de alquiler, ahora son todas en propiedad. Eso nos remite ahorrar muchos gastos y nos da independencia y tranquilidad a la hora de gestionar los recursos porque tenemos una institución con solvencia económica.

–¿Castilla y León pierde licencias como la población?

–Al revés, vamos aumentando las licencias cada año. Ahora estamos en torno a las 45.000 y comenzamos esta década alrededor de las 37.000. Y creo que es porque ahora se hace menos deporte de otras especialidades, pero se hace más fútbol. A pesar de que la población escolar se va reduciendo, es más fácil en una localidad hacer un equipo de fútbol 7 que uno de balonmano. Nuestros clubes tienen mucha más estructura que en otros deportes.

–El Mirandés vuelve a jugar en el grupo vasco, es no es vertebrar la comunidad.

–El Mirandés está con nosotros y nunca ha estado mejor que con la Federación de Castilla y León. Incluso ascendió a Segunda. Otra cosa es que juegue en un determinado grupo. Mientras he estado en la comisión de Segunda B hemos intentado por todos los medios perjudicar lo menos posibles a los equipos de la Comunidad. Tener a todos juntos en el mismo grupo ayuda, pero no siempre es posible. Ahora en Segunda B, al Mirandés le perjudicaría mucho económicamente estar en otro grupo que no fuera el vasco. El año que viene en juveniles de División de Honor de fútbol sala podríamos tener ese problema ya que nos integrarán con el grupo gallego y es Segovia la que pueda alcanzar esa plaza, pero los desplazamientos son tan onerosos que podrían plantearse no ascender.

–Precisamente el fútbol sala no acaba de despegar en la Comunidad.

–Mientras se mantenga gratis en el Campeonato Escolar va a ser complicado, porque nosotros cobramos.

–¿Para cuándo un partido de la Roja en Valladolid?

–Tenemos que traer un partido de la selección absoluta a Valladolid, y más ahora que estamos en Primera. Es un lujo que el Pucela esté en la máxima categoría. El Ayuntamiento y el Real Valladolid están de acuerdo y estamos trabajando para que venga a Zorrilla. Mientras España esté en un grupo tan fuerte, con rivales de primera línea mundial es complicado porque el estadio Zorrilla es pequeño para ese tipo de partidos. Un partido de la clasificación para la Eurocopa o el Mundial sí que podrían ser más factibles.

«Villar valoraba mucho la opinión de Castilla y León. Luis Rubiales no la solicita mucho, pero lo hará»

–El Real Valladolid, el Numancia o próximamente el Zamora, han sido comprados por gente ajena a Castilla y León...

–No me gusta. Hubiera perferido que fuesen empresarios y gente de la tierra. La compra del Real Valladolid es diferente con Ronaldo ya que su figura y su nombre es un beneficio para el club y para la ciudad. Ha elegido muy bien el club y el momento. Carlos Suárez llegó para liquidar el club, pero luego se arriesgó, ha dejado media vida y y hay que reconocerle lo bueno que ha hecho por el fútbol en Valladolid y en Castilla y León. A la gente que se mete en este mundo de los clubes en esta región hay que hacerles un homenaje porque aquí no competimos con los mismos medios. Al Villarreal, por ejemplo, el patrocinio que llevaba de un aeropuerto le suponía más que el presupuesto de la Junta de Castilla y León para todo el deporte de la Comunidad.

–¿Algún proyecto de futuro?

-Estamos empezando a trabajar muy ilusionados para celebrar el centenario de la Federación de Castilla y León de Fútbol, que surgió en 1923 con las nueve provincias actuales, firmando el acta fundacional en el salón del ayuntamiento promovidos por Salvador Coelo, periodista de El Norte de Castilla. Tras la guerra civil desapareció la federación y después se disgregó hasta que en los años 50, con la fundación de la Federación Oeste se fusionaron seis provincias y después, con la llegada de la democracia volvieron a ser las nueve originales y actuales.

–¿Se presentará a la reelección para un nuevo mandato?

–Creo que ahora no toca hablar de ello. Es muy pronto para tomar ese tipo de decisiones. Cuando llegue la fecha habrá que hablar con el fútbol de Castilla y León y ver qué es lo que dice y en función de lo que vayamos viendo tomaremos las decisiones.

Marcelino Maté quiere estar presente en ese centenario. Incluso puede que como presidente de la Federación de Castilla y León...

«Es caro imponer los dorsales fijos en segunda B y Tercera»

-Ahora se van a permitir dorsales fijos en Segunda B y Tercera.

-Es horrible. Creo que tenemos que copiar las cosas buenas del futbol profesional, pero esta idea no es buena para los clubes de la región. Llevar cada jugador su dorsal fijo es muy caro. Habrá problemas con los chavales que suban de los filiales, a los que se les convoca de un día para otro y los clubes no están preparados para hacerles camisetas con sus números y nombres de un día para otro y en las dos equipaciones obligatorias y a lo mejor solo para una jornada... No tiene mucho sentido porque el marketing no tiene nada que ver con el fútbol superprofesional. Hace unos años ya lo probamos unas temporadas, pero lo quitamos por las chapuzas y trampas que se hacían. No eran rentable ni para los clubes y les suponía más problemas que beneficios. Los clubes filiales no lo implantarán. Imagine al Real Valladolid B haciendo camisetas para los juveniles que cada semana suben de categoría para jugar, para una lesión, etc.

-Castilla y León es también pionera en introducir las nuevas tecnologías.

-La comunicación con los clubes funciona muy bien. Ahora apenas hace falta que vengan hasta la Federación para hacer las gestiones porque casi todo lo podemos hacer telemáticamente, con nuestro programa Fénix. Intentamos ponerlo fácil porque uno de los problemas que tiene el fútbol en Castilla y León es la falta de dirigentes que quieran trabajar por los clubes. También queremos ampliarlo al apartado técnico, con grabación de los partidos a través de 'streaming'. Estamos trabajando en ello con las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías.

-El fútbol femenino está de moda.

-Este año hemos tenido muchas altas en la Segunda Regional Femenina, que es una competición específica para el fútbol femenino. Estamos recogiendo los frutos de nuestra política de hace una década en la que permitimos que compitiesen niños y niñas de infantil hacia abajo, por lo que se han formado jugadoras que ya pueden competir entre ellas. Nos ha funcionado muy bien porque no hemos tenido ningún problema. Creo que este es el primer año en que las nueve provincias tienen equipos femeninos en esta categoría, incluido Soria.

 

Fotos

Vídeos