El Mirandés toma ventaja

El Mirandés toma ventaja

El CD Mirandés se impone al Extremadura en el partido de ida de la semifinal del play off de ascenso a Segunda División con un solitario y postrero gol de Yanis

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Fructífera visita a Almendralejo. El CD Mirandés ha dado hoy un paso firme en su camino hacia el ascenso tras vencer por 0-1 al Extremadura gracias a un postrero y solitario gol de Yanis. Un gol que permite al conjunto rojillo ponerse con ventaja en la eliminatoria, que se resolverá el próximo sábado en Anduva y que abrirá la puerta a la final del play off de ascenso a la Liga 1|2|3 a uno de los dos equipos.

0 Extremadura UD

Manu García; Aitor, Lomotey (Nico, min.81), Borja, Candelas; Álex Barrera, Gio; Jairo (Willy, min.88), Kike Márquez, Valverde (Cabrera, min.65); Enric Gallego.

1 CD Mirandés

Limones; Prieto, Melli, Kijera; Ruper, Undabarrena (Romero, min.83), Llorente; Yanis, Cervero (Camacho, min.60) y Borja (Igor Martínez, min.71).

Goles:
0-1, min.87: Yanis.
Árbitro:
Domínguez Cervantes (Colegio andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Valverde por el Extremadura y a Kijera, Prieto, Llorente y Melli por el Mirandés.
Incidencias:
Partido correspondiente a la ida de la semifinal del play off de ascenso a Segunda División disputado en el estadio Francisco de la Hera de Almendralejo ante unos 10.400 espectadores.

Tanto el Mirandés como el Extremadura sabían lo mucho que se jugaban. Quizá por ello, unos y otros plantearon un partido intenso, en el que el respeto por el rival, la lucha en el centro del campo y la falta de ocasiones claras fueron la tónica dominante, sobre todo en la primera mitad.

El Mirandés no quería correr riesgo y cerró bien sus líneas, dificultando la movilidad de los hombres de ataque del Extremadura y estableciendo un cerrojo en el centro del campo con Ruper y Undabarrena. La apuesta le salió bien al conjunto rojillo, que no se quería entretener con el balón. Buena defensa, recuperación y transiciones rápidas en busca de la portería rival.

Cierto es que era el Extremadura el que intentaba poner más criterio al juego con la pelota, pero el conjunto pacense no fue capaz de generar el peligro necesario en los primeros compases. Sólo un libre indirecto botado por Kike Márquez que se paseó por el área sin encontrar rematador consiguió inquietar a la parroquia rojilla.

Poco a poco, unos y otros fueron asentándose sobre el terreno de juego, pero lejos de abrir el partido, éste permaneció muy trabado. En ese escenario, el Mirandés en encomendó a su velocidad por las bandas, intentando abrir el juego para colgar balones al área. Sin embargo, más allá de varios saques de esquina, los hombres de Pablo Alfaro no obtuvieron ningún botín.

Tampoco lo obtuvo el Extremadura, aunque, a diferencia del Mirandés, el conjunto pacense sí metió miedo por momentos. En el 24, Lomotey se inventaba un remate acrobático que Kijera mandaba a saque de esquina. Apenas un minuto después, Enric Gallego no llegaba por centímetros a rematar en boca de gol. Sin embargo, la mejor ocasión de la primera parte llegaría en el 37, cuando el propio Enric Gallego remataba desviado un magnífico centro de Kike Márquez cuando la grada ya cantaba gol.

Mucha pelea y poco fútbol en una primera mitad que murió sin que ni unos ni otros hubiesen sido capaces de imponerse a su rival.

Tras el paso por vestuarios, ambos equipos intentaron estirar sus líneas, ofreciendo un juego más vistoso en el que los acercamientos y las ocasiones comenzaron a florecer. La primera tuvo como protagonista a Borja, que en el 59 se inventó un regate en una baldosa y un duro lanzamiento desde dentro del área al que respondió con garantías Manu García.

Asedio del Extremadura

Esa oportunidad terminó de animar el encuentro. Y es que, a partir de ese momento, el Extremadura comenzó su asedio sobre la portería de Limones. El conjunto pacense pudo marcar el primero hasta en tres ocasiones en el minuto 63, pero el cancerbero rojillo, el poste y la falta de puntería impidieron tal extremo. En el 67, Cabrera no alcanzó a cabecear en boca de gol el enésimo centro medido de Kike Márquez, quien, un minuto después, probó los reflejos de Limones con un tremendo libre directo dirigido a la escuadra.

A Alfaro no le gustaba un ápice lo que estaba viendo y decidió mover el banquillo, dando entrada a Camacho e Igor Martínez en detrimento de Cervero y Borja. El efecto de los cambios no fue inmediato, ni mucho menos, pero lo cierto es que el Mirandés consiguió solventar los mejores minutos del Extremadura sin encajar un gol. Y eso acabó siendo determinante.

No en vano, en el 87, y con el partido prácticamente visto para sentencia, Paris Adot echó mano de su potencia física para correr con la pelota cosida al pie y firmar un jugadón que acabó con un disparo mordido. Un disparo en cuya trayectoria se coló Yanis para tocar el balón lo justo y desviarlo a las redes. 0-1 y eliminatoria encarrilada.

Obviamente, el gol cayó como una losa sobre el Extremadura, que en los últimos minutos lo intentó a la desesperada, pero que no fue capaz de encontrar portería, lo que le obliga a viajar a Miranda el sábado a por todas si no quiere perder el tren del ascenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos