Mundial 2018

Rusia 2018

Rebelión iraní en las gradas

Rebelión iraní en las gradas

En Irán la ley prohíbe que las mujeres acudan a los estadios de fútbol, pero la absurda norma termina en el mismo lugar que lo hace la frontera del país

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

Hay lugares anclados en el pasado y en los que la religión aún puede con todo. Irán es el único país que participa en el Mundial de Rusia que todavía prohíbe la entrada de mujeres a sus estadios. Sí, desde la revolución islámica de 1979 solo los hombres pueden aplaudir y animar a cualquier equipo deportivo, salvo en el atletismo.

La involución hace que las féminas que incumplan la norma puedan ser detenidas y llevadas a 'algún lugar más adecuado' mientras dura el evento, como ya ocurrió el pasado mes de marzo en Teherán. Algo más de una treintena de mujeres fueron arrestadas por las autoridades iraníes después de acceder al estadio Azadí - curioso que signifique libertad en persona - cuando querían presenciar el derbi entre Esteghalal y Persepolis - el mayor enfrentamiento en el país.

Pancarta reivindicativa en el Irán - Marruecos.
Pancarta reivindicativa en el Irán - Marruecos. / Afp

A raíz de este hecho, muchas mujeres se han manifestado en contra de la absurda norma impuesta por la clase dirigente clerical conservadora del ayatolá Jamenei y han llenado las redes sociales de fotos colándose en los estadios. Eso sí, caracterizadas como hombres - barbas incluidas para burlar así la seguridad del recinto. La última vez que pudieron ver un partido junto a hombres en el país fue en 1981 y cada vez que su selección juega en el extranjero aprovechan para reinvidicar este derecho. Así, en el debut de la selección 'Melli' en San Petersburgo ante Marruecos fueron muchas las mujeres que se vieron en fotos y vídeos en las redes sociales animando al combinado que dirige Carlos Queiroz antes, durante y después del encuentro. Sobre todo tras el triunfo ante los marroquíes aunque la gran victoria estuviera en la grada del estadio Krestovski. Ahí no había restricciones para las mujeres y podían asistir tranquilamente junto a los hombres - vestidas como ellas quisieran - a un partido de fútbol. Felices y en libertad. Algo que en Europa es normal, para ellas es una victoria y un auténtico desafío.

Mujeres disfrazadas para asistir a un partido de fútbol en Irán.
Mujeres disfrazadas para asistir a un partido de fútbol en Irán.

El gesto reivindicativo esconde la terrible realidad que se vive en este país en cuanto a la libertad de las mujeres. Porque el hombre manda en Irán y existen leyes restrictivas en materia de divorcio, herencia, adulterio o custodia de hijos, en donde todas ellas el gran perjudicado es el género femenino. Ni qué decir tiene que hay temas tabú como la homosexualidad o el aborto.

Este pulso futbolístico une a todas las mujeres que desafían al islam iraní más obsoleto con las protestas callejeras contra el código de vestimenta por el uso obligatorio del velo o hiyab.

En Irán, donde religión y política van de la mano, las mujeres poseen muchos menos derechos que los hombres y, aunque se les permita votar, conducir o ir a la universidad, la ley islámica que prevalece en el país defiende una supremacía masculina absoluta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos