Liga de Naciones

Ramos: «Me sientan bien los penaltis, desde Hierro no los lanza un central»

Sergio Ramos. / Foto: Cristina Quicler (AFP) Vídeo: Atlas

El capitán, señalado por su comportamiento en Rusia, es referente también en la 'era Luis Enrique' y se acerca en su tierra a la histórica marca de Casillas

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Sevilla

En Cardiff, allí donde levantó una de sus cuatro Champions League como madridista, marcó el gol 96 de su carrera y su decimoquinto con la selección española -superando a Andrés Iniesta e igualando a Santillana-, con la que ha disputado ya 159 partidos (debutó en 2005 en Salamanca ante China con sólo 18 años de la mano de Luis Aragonés) y es capitán desde 2016. Está ya a solo 8 internacionalidades de alcanzar a Iker Casillas, otro de los récords que desea completar uno de los últimos supervivientes (junto a Raúl Albiol) de la época gloriosa en la que España dominó el mundo con tres coronas consecutivas entre 2008 y 2012. «Estoy a un partido de los 160 y que hice el gol 15. Independientemente de lo colectivo, el ir superando récords es gratificante después de tanto tiempo en la elite. Es algo que me llena de fuerza para seguir superándolo», explicó en la sala de prensa del Betis, donde se sentó por primera vez en su carrera.

En su tierra -«en casa aunque sea en campo del equipo rival»-, donde no es recibido con el Real Madrid como a él le gustaría en el Pizjuán pero fue aplaudido por la afición del Betis, volvió a dar la cara. Desde el momento que fue anunciado Luis Enrique como nuevo técnico se empezó a rumorear, asunto que en la Federación tampoco parecían querer frenar, que el asturiano podría prescindir del defensa debido a su comportamiento en la concentración de Krasnodar. En los últimos años había adquirido un gran protagonismo (gracias a su estrecha relación en la época de Ángel María Villar con María José Claramunt, directora de la selección), teniendo más capacidad de decisión de la que cabría esperar para un capitán. Un previsible choque de personalidades podría complicar su presencia en el grupo pero nada más lejos de la realidad.

El seleccionador le lanzó piropos en la sala de prensa de Wembley y minutos después el andaluz se los devolvió. Asunto zanjado. En Sevilla también apareció Ramos justo después de 'Lucho'. «España viene de torneos nada positivos, y el fútbol son resultados. Después del Mundial de Rusia la ilusión estaba baja, pero ha habido un cambio y se han recuperado el orden y la disciplina, y también los resultados. La Selección vuelve a brillar y recupera el espíritu. Estamos en el camino bueno, y hay que seguir en esta dinámica y acumulando victorias. Sería extraordinario jugar la 'final four' y conseguir este título. Para el fútbol español es importante que la competencia sea muy alta», explicó.

Y es que fiel a su carácter respondió a todas las cuestiones, demostrando que tampoco se arruga ante las preguntas complicadas. «Justo al contrario», volvió a decir para rebatir los argumentos de una prensa a la que siempre intenta atender aunque a veces mantenga tiranteces con ella.

Tiene casi tantos récords como tatuajes en el cuerpo: nunca en la historia del fútbol europeo un jugador llegó tan pronto a los 100 partidos con su selección. Aunque ha dejado momentos para el recuerdo con la selección (además de los títulos marcó un penalti a lo Panenka en las semifinales de la Euro 2012) le falta emular a ese Ramos mágico adorado por la afición madridista. De hecho, no ha logrado marcar en la fase final de un gran torneo, dado que el tanto a Rusia se lo concedieron en propia puerta al central ruso.

«Me sientan bien los penaltis»

Y es que Ramos ahora es también lanzador de penaltis pese a los recordados fallos ante Brasil (Confederaciones 2013) y Croacia (Euro 2016). ««Ya veremos si tiro los penaltis con España. Es un rol que toca asumir y lo hago con gusto. Me sienta muy bien asumir este tipo de responsabilidades de asumir los penaltis cuando el equipo lo necesita. Desde Hierro no había un central que tirase los penaltis». Todos los retos le motivan. Tras caer en Rusia, y aún dentro del Luzhniki, dejó claro que quiere llegar a Catar 2022 y competir en su quinta Copa del Mundo (tras 2006, 2010, 2014 y 2018) pese a que llegaría a punto de cumplir los 37, ya que ese torneo se disputará en noviembre de ese año. «Para mí hay muy pocas cosas que se puedan equiparar a representar a tú país. Uno siempre sueña con jugar con su país. Me emociono en cada partido con España y con el himno. Mantener la ilusión es lo que te lleva a mantener el nivel».

Así, a sus 32 años es consciente de que «todo pasa rapidísimo» pero dice «mantener la ilusión intacta», con una selección en la que vive una situación muy distinta a la de su club: nunca ha visto una roja, mientras que con el Madrid se ha convertido en el defensa más expulsado de la historia de la Liga. «Tenemos oportunidad de hacer un gran partido ante una selección joven, que tiene muchas virtudes que dio un gran rendimiento en el Mundial. Tiene jugadores que son técnicamente bastante desequilibrante, los hemos estudiado bien. Intentaremos que Harry Kane vuelva a no marcar goles,que siga con la sequía ante España», deseó antes de hablar del momento anotador de Paco Alcácer. «Nos alegramos de que haya recuperado ese nivel de confianza porque el que se beneficia es la selección. Viene de hacer un hat-trick y el otro día estuvo cumbre en Cardiff. Ojalá mantenga la racha goleadora porque es muy buena para nosotros».

Por último, se refirió a dos compañeros suyos en el Barcelona, uno presente en la convocatoria, Sergio Busquets, y el otro no, como Jordi Alba. «Busi lleva mucho tiempo aquí y él ocupa un espacio de capitán que viene muy bien repartir el trabajo. Tener jugadores como él ayuda a que los nuevos se adapten cuanto antes», dijo sobre el '5', que descansó en Gales y volverá al once ante Inglaterra, mientras que abrió la puerta al lateral en caso de que Luis Enrique le vuelva a citar. .«Con Jordi Alba hemos jugado muchos años juntos. Es uno de los mejores del mundo, como demuestra con su rendimiento y sus estadísticas. Pero luego el míster es el que hace la alineación, es el más idóneo para hacerlo. Tengo una gran amistad con Jordi, no sé si volverá, pero por nuestra parte siempre tendrá las puertas abiertas y será bien recibido».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos