Waterpolo | Mundial

España no puede con el poderío de Estados Unidos

La selección española de waterpolo, con la medalla de plata. /Efe
La selección española de waterpolo, con la medalla de plata. / Efe

La selección femenina se tiene que conformar con la medalla de plata en un partido en el que se topó con la portera estadounidense Ashleigh Johnson y los palos (11-6)

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

No pudo ser. España se llevó la medalla de plata en el Mundial de Gwangju pero luchó hasta el final contra Estados Unidos, un equipo de otro nivel. La selección española femenina de waterpolo tenía ante sí un reto casi imposible ante la poderosa Estados Unidos, hexacampeona del mundo y tricampeona de forma consecutiva, pero se topó con una gigante como Ashleigh Johnson -14 paradas de 19 lanzamientos-, con los palos (hasta cinco remates se estrellaron en la madera) y con una selección de leyenda que sigue escribiendo páginas de la historia del waterpolo femenino. España perdió 11-6 pero demostró que puede competir de tú a tú ante una superpotencia como Estados Unidos.

«A nadie le gusta perder, pero nos hemos enfrentado a Estados Unidos que en los últimos diez años ha demostrado que es el mejor equipo del mundo con diferencia», reconocía Miky Oca en declaraciones facilitadas por la Federación Española de Natación. «En general hemos hecho un gran campeonato y hemos tenido un buen nivel de juego», decía satisfecho.

España se topó con una gigante como Ashleigh Johnson, que hizo 14 paradas de 19 lanzamientos

En el primer cuarto España no terminó de jugar con fluidez en ataque por la buena defensa de Estados Unidos y la impresionante actuación de Ashleigh Johnson, que detuvo 6 de los 7 lanzamientos que recibió. La portera se hacía muy grande y las lanzadoras españolas se desesperaban. Margaret Steffens, la capitana estadounidense adelantó a su equipo, pero poco después Bea Ortiz acertó con la portería de Estados Unidos para poner las tablas. Pero España seguía atascada en ataque, por culpa de la defensa rival, y las estadounidenses aprovecharon dos ataques para ponerse 3-1 gracias a los goles de Hauschild y Haralabidis.

11 Estados Unidos

Johnson (Longan, ps); Fattal (1), Steffens (2), Neushul (3), Arya Fischer (1), Makenzie Fischer (1), Williams (-) -equipo inicial-, Seidemann (1), Hauschild (1), Haralabidis (1) y Gilchrist (-).

6 España

Ester; Anna Espar (-), Ortiz (2), Tarragó (3, 1p), Clara Espar (-), Peña (-), Leitón (-) -equipo inicial-, Bach (-), Gonzále (-), Forca (1), Crespí (-) y Maica García (-).

Árbitros
Zwart (HOL) y Peris (CRO). Eliminado: Clara Espar.
Parciales
3-1, 2-2- 4-0 y 2-3.

El segundo acto comenzó de la mejor manera posible con un gol de Roser Tarragó que por fin pudo batir a Ashleigh Johnson que seguía sumando intervenciones para aumentar sus estadísticas. España defendía bien, con anticipación en la boya y provocando el caos en el juego ofensivo estadounidense. En ataque, España sufría porque la defensa las obligaba a lanzar desde muy lejos, pero de nuevo Roser Tarragó acertó con la portería para poner el empate a tres. El partido se igualaba y España crecía con el paso de los minutos, sobre todo en defensa. A pesar de ello, no pudieron evitar que Estados Unidos se fuera al descanso con dos goles de ventaja en el marcador gracias los tantos de Makenzie Fischer en el límite de la posición y de Seidemann aprovechando la tercera superioridad. Todo lo contrario que las de Miky Oca, que sólo aprovecharon una de las cuatro superioridades que tuvieron.

Tercer cuarto decisivo

Tras el descanso el partido se decidió en un tercer cuarto demoledor (4-0). Estados Unidos seguía aprovechando las superioridades -4 de 4- para aumentar el marcador y España, todo lo contrario, seguía sin aprovecharlas -1 de 7- y se topaba una y otra vez con el muro Ashleigh Johnson, que demostraba en cada ataque español que es la mejor portera del mundo. España no encontraba el camino en ataque y en defensa se veía desbordada por una selección estadounidense que parecía haber encontrado el camino del gol hasta ponerse con seis tantos de ventaja (gracias a un partial de 4-0). El partido se ponía casi imposible para las de Miky Oca a falta de un cuarto.

«Hemos llegado a la final, hemos conseguido la plaza para los juegos Olimpicos y tenemos que estar muy contentos con el equipo» Miky Oca

Los últimos 8 minutos de la final comenzaron un gol de España de penalti, de Ruth Tarragó -máxima goleadora de España en el Mundial- que subía la moral, pero de nuevo Estados Unidos devolvía el golpe con un gol de Steffens en superioridad. Con el resultado decidido, los dos equipos se soltaron el brazo y llegaron más lanzamientos y goles para ambos lados, pero sólo sirvieron para completar el marcador final de 11-6 que daba un triunfo justo a Estados Unidos y un subcampeonato a España, que repite posición en el Mundial.

España tuvo que conformarse con una plata -como pasó en el Mundial de Budapest en 2017 y ante el mismo rival (13-6)- que tiene su peso en oro. Un subcampeonato del mundo y un billete para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 donde podrá resarcirse de la derrota del Mundial.«El balance es muy positivo», reconocía Miky Oca. «Conseguir una medalla en un Mundial es algo muy difícil», añadía. «Hemos llegado a la final, hemos conseguido la plaza para los Juegos Olímpicos y tenemos que estar muy contentos con el equipo», finalizó.