Se busca a Blanca Fernández Ochoa en la sierra de Madrid

El coche de Blanca Fernández Ochoa, en el lugar donde ha sido encontrado. / Foto: EFE / Vídeo: ATLAS

La Policía baraja como principal hipótesis una desaparición «voluntaria» de la exesquiadora, cuyo coche fue encontrado ayer en un aparcamiento

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Nueve días después de su extraña desaparición, la Policía Nacional y la Guardia Civil iniciaron este domingo la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa en la sierra norte de Madrid, después de que su coche fuese encontrado por la mañana en un aparcamiento de Cercedilla, desde donde salen varias rutas de senderismo. El coche de Blanca Fernández Ochoa, un Mercedes clase A de color negro, fue hallado con los pestillos cerrados, «sin ningún indicio de violencia en el vehículo», por lo que la Policía baraja como principal hipótesis una desaparición «voluntaria» de la medallista olímpica, que salió de casa sin móvil.

«Una persona como ella, deportista, que conoce la zona, si sufre un accidente aquí y va con su mochila y su agua, en principio puede aguantar todo este tiempo», aseguró este domingo Pedro Herranz, jefe del operativo de la Policía encargado de las tareas de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa, en las que participan medio centenar de efectivos, junto a tres helicópteros y dos equipos de perros rastreadores. La Policía Nacional ha solicitado a los ciudadanos, con el fin de no entorpecer la investigación y no exponerse a riesgos en una zona con precipicios y barrancos, que no colaboren en la búsqueda de la exesquiadora de 56 años. La desaparición de Blanca Fernández Ochoa fue denunciada el 23 de agosto por la hija de la exdeportista, Olivia Fresneda, y anunciada públicamente el sábado por las fuerzas de seguridad del Estado, después de una semana de búsqueda infructuosa.

La familia de Blanca Fernández Ochoa, que según varias fuentes atravesaba un complicado momento anímico, cree que pudo sufrir un accidente o desorientarse en una zona por la que solía ir a caminar. Su cuñado, Adrián Federighi, insistió sin embargo este domingo en que «no es verdad que tuviera un mal momento» y añadió que el hecho de que no llevara el teléfono móvil «es algo natural». «No hay nada raro para sospechar nada. La única hipótesis es que haya sufrido un accidente», apuntó el cuñado de Blanca. Los allegados de la exesquiadora, en cambio, se extrañan de que Blanca fuese a hacer senderismo y se dejase el móvil en casa. La Policía tampoco tiene constancia de operación alguna en las tarjetas de crédito de la exdeportista, que vestía ropa deportiva de montaña y zapatillas blancas con cordones azules o botas de montaña, según informó la asociación SosDesaparecidos, a la que también alertó la familia cuando desapareció el 23 de agosto. «Blanca tiene muy trillada la zona y sabe andar por el monte», añadió el cuñado de la primera española medallista olímpica.

Blanca habitualmente salía a caminar sola por la montaña y en los últimos días de agosto estaba residiendo en casa de su hermana en la localidad madrileña de Aravaca, ya que su hija estaba pasando unas vacaciones en Murcia, donde su padre, David Fresneda, tiene una escuela de buceo. Para añadir aún más especulaciones al caso, la hija de Blanca, jugadora internacional de rugby de 20 años, publicó en Instagram seis días después del último contacto que tuvo con su madre una foto buceando en Cabo de Palos (Murcia) y en la misma aparece un 'me gusta' que procede de la cuenta de la propia exesquiadora. Olivia Fresneda ha explicado que el 'like' lo dio ella misma desde la cuenta de Instagram de su madre. Posteriormente, la hija de Blanca decidió cerrar todas sus redes sociales ante la avalancha de mensajes.

Otro dato intrigante es que el cuñado de Blanca aseguró que algunos excursionistas han comentado que el viernes o el sábado, cuando la Policía Nacional alertó de su desaparición a través de Twitter, no estaba el coche de Blanca donde fue encontrado este domingo en un aparcamiento para senderistas en el valle de la Fuenfría. Adrián Federighi declaró que dentro del vehículo estaban las chanclas que utilizaba para conducir y se mostró convencido de que después se puso un calzado adecuado para caminar por el monte, «que conoce muy bien».

Más información

«Estaba pasando el eslalon más duro de su vida»

«Me decía que estaba pasando el eslalon más duro de su vida, pero que lo iba a ganar», desveló este domingo la extaekwondista Coral Bistuer, amiga de Blanca Fernández Ochoa, con la que habló por última vez el pasado mes de marzo. «Estaba pasando por una época un tanto complicada y estaba siendo atendida por varios especialistas», afirmó Coral Bistuer. La extaekwondista considera que Blanca, que en 2006 sufrió la muerte de su hermano Paquito a causa de un cáncer y un año después un divorcio traumático del padre de sus hijos, David Fresneda, tras separarse de Daniele Fioretto, «ha podido tener un pequeño brote de su enfermedad», aunque no descartó «un despiste o un golpe».

El hecho de que Blanca Fernández Ochoa saliese a hacer senderismo sin móvil resulta inexplicable para Coral Bistuer, «porque aunque de vez en cuando quisiera desaparecer un par de días, esto no es normal, porque está incomunicada». «Es muy extraño, porque Blanca no es una irresponsable, su familia es una piña y para ella la responsabilidad de su familia e hijos (Olivia y David) estaba por encima de todo», aseguró en la Cadena Cope la taekwondista que ganó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Seúl'88 y de oro en Barcelona'92 cuando este deporte era de exhibición.

«Es una persona que ahora mismo necesita mucha ayuda», añadió Coral Bistuer en alusión a la exesquiadora que en los últimos meses había rechazado acudir a algunos actos a los que había sido invitada. «Blanca es esquiva al móvil y a la gente, y es habitual que salga sola», apuntó por su parte Adrián Federighi, cuñado de la medallista de bronce (en la prueba de eslalon) en los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville'92.

Según diversas fuentes, Blanca Fernández Ochoa también estaba atravesando una difícil situación económica, lo que le llevó a solicitar hace unos meses ayuda en algunos círculos deportivos, según informó este domingo el diario El Mundo. Su cuñado, sin embargo, reiteró que en la actualidad «estaba en un buen momento». «Podrá tener problemas como todo el mundo, pero ahora estaba en buen momento, con los hijos volcados con ella», declaró Adrián Federighi.