Esquí

Lindsey Vonn, la estadounidense 'vikinga' que se despide en Suecia

Lindsey Vonn durante los Mundiales de Are./REUTERS
Lindsey Vonn durante los Mundiales de Are. / REUTERS

La estrella del esquí alpino se retira este domingo tras el descenso de los Mundiales de Are

AFP

Cuenta una leyenda popular que los vikingos descubrieron América antes que Cristóbal Colón. Sus descendientes esquiadores, y en particular los especialistas noruegos de la velocidad, parecen creer en todo caso que Lindsey Vonn es una de ellos.

La esquiadora de Minnesota, la mayor estrella del esquí alpino, se retirará el domingo tras el descenso de los Mundiales de Are, en Suecia, un día después que el noruego Aksel Lund Svindal, esquiador de su generación (36 años él, ella 34). Ambos se hicieron amigos a base de innumerables sesiones de entrenamientos compartidos.

«Me entrené mucho con ellos, más que con los chicos del equipo estadounidense», asegura Vonn, que encontró en Svindal a su 'alter ego' masculino, como ella campeón olímpico y varias veces ganador del Gran Globo de Cristal.

«Ellos (los noruegos) siempre me impulsaron a lo más alto y me respetaron tanto como yo a ellos, y eso me motivó mucho», agradeció Vonn el martes en una conferencia de prensa.

«Siempre sonríen, trabajan duro y son muy elegantes en la pista y fuera de ella. Fue un honor pasar tiempo con ellos», aseguró la estadounidense, cuya abuela es originaria de Laudal, en Noruega.

Lindsey «fue una grande del esquí», la alabó Svindal, que fue pareja durante un tiempo de otra estrella del esquí estadounidense, Julia Mancuso, ya retirada.

«Ha logrado cosas más allá del esquí y eso es algo que todo el mundo en este deporte debería agradecer», añadió.

«Es una chica fenomenal», opinó Kjetil Jansrud, otro miembro histórico del equipo noruego. «Es divertida y tiene una visión del deporte muy refrescante. La echaremos de menos».

Más allá de los lazos de amistad, Vonn confiesa que intercambió conocimientos técnicos con Kjetil Jansrud, un esquiador con una estatura similar a la suya.

«Hablo de sus esquíes porque yo esquío con material de chicos», recuerda Vonn, quien, merced a sus cualidades físicas, dominó la disciplina de velocidad sobre tablas destinadas a los hombres.

Vonn solicitó durante mucho tiempo esquiar con chicos, que compiten a menudo en pistas más exigentes, sin que sus demandas fuesen escuchadas por la Federación Internacional de Esquí (FIS).

«Si yo hubiese tenido ese poder de decisión le habría autorizado a competir con los hombres. Eso habría tenido repercusiones más allá del mundo del esquí«, señala Svindal.

«Si había una chica que podía hacerlo, esa era Lindsey», asegura Jansrud. El simple hecho de plantearse la cuestión '¿puedo esquiar contra los hombres?' dice mucho sobre su nivel«.

En el ocaso de su carrera, Vonn y Svindal comparten la misma sensación: que sus cuerpos ya no soportan el esquí al más alto nivel.

«Mucha gente no entiende las emociones que sentimos», lamenta la mediática esquiadora rubia. «Como deportista, cuando uno llega a ese punto, sabe que es el momento. Aksel llegó a la misma conclusión que yo. Está bien poder hablar con alguien que comparte lo mismo en el mismo momento«.

«Los dos nos dijimos que deberíamos dejarlo en Are, e ¡irnos a una fiesta memorable!», sonríe Vonn.

Temas

Esquí
 

Fotos

Vídeos