Ascenso a División de Honor

El rugby burgalés celebra el ascenso en un Ayuntamiento que estará a la «altura de las circunstancias»

La afición ha celebrado con los jugadores un ascenso histórico/Rodrigo González Ortega
La afición ha celebrado con los jugadores un ascenso histórico / Rodrigo González Ortega

Representantes de todos los partidos políticos del Ayuntamiento han recibido al equipo para felicitarles por su ascenso a División de Honor

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Burgos tiene un nuevo equipo en la élite de su disciplina y es para celebrarlo. El UBU Colina Clinic, equipo del Aparejadores Rugby Club, competirá la próxima temporada -si todo sale bien- en División de Honor. Para reconocérselo, el Ayuntamiento, con representantes de todas las siglas políticas, han recibido a los campeones invictos y les han felicitado por los importantes méritos de la recién terminada temporada.

Pero festejado y agradecido toca hablar del proyecto de la próxima temporada y el alcalde, Javier Lacalle, no ha rehuido hablar de la futura colaboración del Consistorio, aunque sí de cifras concretas. En este sentido, Lacalle cree que «no habrá mayor problema para ponernos de acuerdo», pero antes ha aplazado la postura al estudio del proyecto que presente el club.

La aportación actual, en concepto de subvención de club de élite, ronda los 45.000 euros. Esta cifra «lógicamente hay que incrementarla», ha explicado el alcalde, que ha apuntado el efecto positivo que tendría competir en la máxima categoría con ocho rivales en las proximidades geográficas que movilizarían a sus aficiones.

El club ha dejado caer que necesitaría unos 150.000 euros del Ayuntamiento para poder cuadrar un presupuesto que dé garantías a la hora de competir, alcanzando un presupuesto de 460.000 euros. Si bien, Lacalle ha recordado que en estos momentos «estamos haciendo un esfuerzo económico muy importante» y que invertirán del orden de 400.000 euros en la construcción de un graderío para acoger a los amantes del rugby, una deuda que se ha convertido en casi histórica, después del fallido proyecto durante la remodelación de San Amaro.

Así las cosas, club y Ayuntamiento se sentarán a hablar en los próximos días y los grupos políticos deberán estudiar el proyecto para que en un plazo de 15 o 20 días, según ha adelantado el alcalde, dar una respuesta al Aparejadores Rugby Club para confirmar si la próxima temporada el rugby burgalés también jugará en la élite nacional.

Temas

Rugby

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos