Test

Avería y tiempazo de Alonso como broche a la pretemporada

Fernando Alonso, al volante de su McLaren. /Lluis Gene (Áfp)
Fernando Alonso, al volante de su McLaren. / Lluis Gene (Áfp)

El asturiano comenzó el día con una rotura en el turbo y lo acabó con el segundo mejor crono y casi 100 vueltas | Sainz, en un punto similar: avería en la mañana, tercer mejor crono por la tarde

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMONTMELÓ (BARCELONA)

Que no falten los sobresaltos en McLaren ni el último día de ensayos. La pretemporada 2018 de Fórmula 1 ya es historia, y ya no hay más que ensayar. La siguiente vez que los 20 pilotos se encuentren en el mismo paddock será en los entrenamientos libres previos al GP de Australia del penúltimo fin de semana del mes de marzo. Antes, el Circuit de Barcelona-Catalunya ha echado el cierre a la Fórmula 1 hasta el mes de mayo con una jornada que empezó con sobresaltos y en la que nadie se guardó nada.

Y protagonista del primer susto fue Fernando Alonso. El asturiano sólo había dado siete vueltas al trazado barcelonés, con un MCL33 cargado de sensores y hasta arriba de parafina, cuando notó que algo iba mal. El turno de su McLaren se había roto, un serio contratiempo que le dejó sin rodar durante toda la mañana. El gafe que ha perseguido al español en estos test es innegable, ya que mientras su compañero superó en dos jornadas las 100 vueltas con solvencia, a Alonso no le han faltado los problemas mecánicos ni un día. Esta vez fue el turbo de la misma unidad de potencia que ya le dejó tirado el miércoles, si bien el problema fue menor de lo esperado y justo a mediodía pudieron volver a arrancarlo con relativa normalidad.

Ahí Alonso empezó a rodar como si le fuera la vida en ello. Sabía que debían recuperar el tiempo pedido, pese a la 'machada' que dijo el miércoles de que ya tenían todos los datos necesarios. Acumular kilómetros es fundamental en unos test que han dejado a McLaren con serias dudas acerca de la fiabilidad que atesora la nueva unidad Renault. Eric Boullier, jefe del equipo, admitió (y contradijo a los optimistas) que no le ha gustado nada tener tantos fallos.

Más información

Y todo viene por una apuesta (o ese es el argumento). «Queremos ser competitivos y devolver a McLaren donde debe estar, por lo que hemos tomado riesgos con un diseño ambicioso. El monoplaza es distinto de los demás que equipan el motor Renault», aseguró el máximo responsable deportivo del equipo de Alonso y Vandoorne. Pese a estos incidentes, todo se quedó en un susto. Mientras hablaba Boullier, su piloto en pista, Fernando Alonso, intentaba llegar a la marca de las 100 vueltas, como si fuera un hito necesario a conseguir. No le dio tiempo pero se quedó muy cerca: 93 vueltas, y un 1:17.784 como tiempo más rápido que le permitió acabar encaramado a la segunda posición de la tabla de tiempos sólo superado por Kimi Räikkönen, que fue medio segundo más rápido.

La sensación generalizada es que el McLaren Renault MCL33 puede haber dado un salto. Aunque Boullier rebaja las expectativas y coloca a Haas y Renault como sus rivales directos (el segundo probablemente lo sea, el primero sería bastante sorprendente), lo cierto es que el monoplaza de Woking puede dar ciertas alegrías a los aficionados. El mayor problema es que sigue siendo el equipo con menos vueltas en estos test: mientras Mercedes dio 1040, McLaren casi la mitad, 599. Que nadie le espere peleando por victorias, eso sí, porque parece terreno vedado para Mercedes. Tanto Valtteri Bottas como Lewis Hamilton apenas se esforzaron en buscar un crono rápido en toda la semana, y tampoco en el último día de trabajo. No obstante, como en las jornadas anteriores, superaron con creces a sus rivales en ritmo en tandas largas, lo que hace augurar otro temible paseo (quizá superior al de años anteriores) por las carreras de este campeonato.

Sainz no se libra de los problemas

Las unidades de potencia Renault quedaron un poco en entredicho en estas dos semanas. El viernes, como le ocurrió a Alonso, su amigo Carlos Sainz tuvo que ver durante buena parte de la jornada los test desde el box, mientras sus mecánicos se afanaban a cambiar piezas dañadas en su RS18. El madrileño rompió la caja de cambios de su monoplaza cuando mediaba la mañana, y aunque lo pudieron cambiar sin mayores problemas, rodó bastante menos de lo esperado: sólo 45 vueltas.

Al final del día acabó 3º, siendo además el primero en ensayar con neumáticos hiperblandos (que no se verán en una carrera hasta el GP de Canadá, en junio) el viernes a falta de media hora para el banderazo final. Como McLaren, la escuadra francesa espera dar un paso adelante y pelear por la zona media de puntos de manera constante, algo de lo que dependerá mucho la fiabilidad de sus motores. Tanto McLaren, como Red Bull y la propia Renault han padecido más de lo esperado en el momento que han forzado más sus unidades, lo que no es un buen augurio para el arranque de la temporada 2018. No obstante, por el lado bueno, los test sirven precisamente para encontrar los límites mecánicos de las monturas que tendrán que llevar en los Grandes Premios. Habrá que esperar al 23 de marzo para sacar alguna lectura más.

 

Fotos

Vídeos