GP de Australia

Alonso: «Ahora podemos atacar y defender»

Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Australia./Reuters
Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Australia. / Reuters

«Tenemos gran potencial en el coche porque todavía nos falta mucho por descubrir y ojalá que en las próximas carreras podamos mirar más arriba», deseó el asturiano

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Fernando Alonso constató lo que ya venía avisando en la pretemporada: este año pinta mucho mejor para McLaren. La llegada de Renault les ha dado una consistencia y una competitividad suficiente como para mirar de tú a tú a otros equipos, que hace unos meses eran imposibles de sujetar. Luchar con relativa facilidad con Max Verstappen por la quinta posición le granjeó no sólo diez puntos (más de la mitad de todos los sumados el año pasado), sino también el reconocimiento del público, que le nombró piloto del día.

«Hemos tenido un buen ritmo y al final con Verstappen había que mantenerlo detrás. Siempre es un adversario muy difícil, muy agresivo para tenerlo detrás, pero hoy estaba todo bajo control. Ahora nos podemos defender y atacar, es otro tipo de carrera. Buen inicio, tenemos gran potencial en el coche porque todavía nos falta mucho por descubrir y ojalá que en las próximas carreras podamos mirar más arriba», deseó el asturiano.

Más información

La situación es dulce ahora mismo, y premia la labor del equipo, que tras un invierno en el que tuvieron que echar horas extra para adecuar el chasis McLaren al motor Renault y viceversa. «Hubo que rediseñar algunas piezas, todas las de la parte de atrás y el cambio. Todo ha ido muy justo, tan justo que algunas de las piezas no han podido llegar a Australia. Se han trabajado 24 horas al día durante muchos meses, así que terminar con los dos coches en los puntos en la primera carrera es para estar orgullosos», dijo Alonso al respecto.

Aún hay margen de mejora, muy amplio, y por eso Alonso es optimista y pide seguir por esta línea de trabajo: «Estamos en un punto bajo, con muchas cosas por mejorar. Tenemos que poner a punto muchas cosas y traer las piezas que iban a llegar aquí y que llegarán en las próximas carreras. Si todo funciona como esperamos, hay que estar cerca de Red Bull lo antes posible».

Carlos Sainz, a punto de vomitar

Carlos Sainz no olvidará en mucho tiempo el GP de Australia. El madrileño acabó 10º, pero no por ello salió con buen sabor de boca. De hecho, todo lo contrario y no es una forma de hablar. Una avería en el sistema de bebida de su Renault le hizo tragar mucha agua al principio de la carrera, lo que le provocó un serio revoltijo de estómago durante muchas vueltas.

Carlos Sainz, en el Circuito de Australia.
Carlos Sainz, en el Circuito de Australia. / Reuters

«Iba bebiendo demasiada agua, y luego ya cuando ha salido el Safety Car llevaba mucho líquido en el estómago. Se me iba moviendo de lado a lado, lo notaba mucho en las curvas y no me encontraba bien», contó a los medios. También justificó en este hecho su salida de pista cuando luchaba con Alonso: «No puedes ir apretando en el coche, no puedes ir al límite, no vas al 100%».

Pálido y con mala cara, Sainz se resignaba: «Al final estoy medio contento de poder salvar un puntito, porque ha habido un momento de la carrera en el que casi me pongo a vomitar, y lo he pasado bastante mal».

Iñaki Rueda, el héroe español detrás de Vettel

Cuando los Haas abandonaron y salió el mensaje de ‘coche de seguridad virtual’ en pista, todas las miradas en el muro de Ferrari se dirigieron al mismo hombre: Iñaki Rueda.

Iñaki Rueda, junto a Räikkönen y Vettel.
Iñaki Rueda, junto a Räikkönen y Vettel. / EFE

Este ingeniero español, hijo de piloto de rallies y muy bien considerado desde hace años en el paddock (debutó en el extinto Midland, pasó por Lotus y fichó hace tres años por Ferrari) es el máximo responsable de estrategia de la Scuderia. Cuándo, cómo y quién debe entrar en boxes en cada carrera depende de sus decisiones.

El equipo italiano le premió pidiéndole que fuese él quien subiese al podio. Por primera vez en su vida, Rueda se veía bañado en champán junto a sus pilotos Vettel y Räikkönen, además de Lewis Hamilton. Rueda estaba pletórico con el trofeo en las manos, y no es para menos: su idea fue clave para lograr la victoria en Australia.

«Nosotros teníamos dos coches y ellos uno, había que poner el anzuelo y luego ha sido suerte. Si no hubiera salido el ‘coche de seguridad virtual’ en esas vueltas, nada», explicaba al micrófono de Movistar+. Su labor es fundamental en el devenir de cada carrera, y por eso el premio de estar en el podio no lo olvidará. Eso sí, para él «lo divertido es ganar carreras». Sin eso, el champán no sabe tan dulce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos