Pretemporada

Daniil Kvyat, el 'torpedea crónicas'

El piloto de Toro Rosso, Daniil Kvyat, durante los entrenamientos oficiales de pretemporada/EFE
El piloto de Toro Rosso, Daniil Kvyat, durante los entrenamientos oficiales de pretemporada / EFE

El ruso, en su regreso a Toro Rosso, le levantó a Räikkönen el mejor tiempo de la tercera jornada de test en el Circuit de Barcelona-Catalunya, en la que Sainz superó los problemas y Williams debutó

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROBarcelona

Muy pocos, por no decir nadie, apostaban por ver un Toro Rosso al frente de la clasificación general del día. Había sido una jornada propicia para la aparición, por fin, de los nuevos Pirelli más blandos, los ahora denominados C5, pero Daniil Kvyat dio la campanada.

El grito sordo que sonó en la sala de prensa del Circuit de Barcelona-Catalunya fue notable. Todos los presentes de diferentes nacionalidades (hay periodistas acreditados de países tan dispares como Japón, Rusia, México o Polonia) tenían ya los titulares por Kimi Räikkönen, que con el Alfa Romeo había conseguido ser el primero en bajar la frontera de 1:18 hasta conseguir un 1:17.762 que iba a ser el mejor crono del día.

Sin embargo, cuando apenas nadie lo esperaba, llegó Kvyat al volante de su STR14 para reventar las crónicas de los presentes. O, recordando cómo le llamaba Vettel, torpedearlas. El ruso se reivindicó así con un mejor tiempo que poco o nada tiene de relevante, máxime cuando pilotos como Valtteri Bottas o Lewis Hamilton, que se turnaron la mañana, no pasaron de la penúltima y la última posición. Los hombres de Mercedes siguen empeñados en no mostrar sus cartas, y el 'sandbaging' empieza a ser tan claro que incluso hay bromas entre los ingenieros de los diferentes equipos y no de dónde gana tiempo el campeón del mundo, sino dónde se dejaban tiempo para evitar ser los más rápidos.

Más noticias

Por primera vez en esta pretemporada, no fue un Ferrari quien se vio en el primer puesto de la general. Sebastian Vettel dio 134 vueltas, ninguna de ellas con los neumáticos más rápidos, pero completó sin problemas el plan previsto y demostró que ellos también pueden estar ahí. A diferencia de otros que tienen que demostrar una fortaleza que luego durante el resto del año no mantienen, en Ferrari tienen claro que pueden permitirse el lujo de no ser primeros.

Tampoco pudo repetir en segunda posición un McLaren. Carlos Sainz sufrió incontables problemas, desde una avería en la caja de cambios nada más comenzar el día, pasando por la pérdida de dos alerones laterales durante el devenir de la jornada, sin dejar de lado un semitrompo que le mandó a la grava en la curva 13, marcada para siempre por ser el sitio donde perdió la vida el piloto de motos Luis Salom. Pese a los problemas del madrileño en esta jornada, al final llegó a las 90 vueltas en la jornada, lo que sigue entrando dentro de los planes previstos.

Williams por fin aparece en pista

     

La noticia del día en Montmeló llegó al final del paddock. El equipo que cerró la clasificación general de la temporada 2018, Williams, también fue el último en salir a pista en esta primera semana de test, después de que las piezas necesarias para poder montar el FW42 llegasen por avión en la noche del martes.

George Russell, vigente campeón de la F2, fue el encargado de hacer debutar el coche, uno de los más esperados de la parrilla por ser el 'pobre' de este año. El británico completó sólo 23 vueltas, tuvo un par de sustos y de hecho ni siquiera mostraron el monoplaza completo, ya que el resto de piezas llegarían en la madrugada del miércoles al jueves.

La última jornada de esta semana servirá para que los pilotos acaben de desentumecerse y probar diferentes compuestos. Lando Norris será el encargado de montar en el McLaren, un equipo que espera seguir creciendo en esta precampaña y que buscará regresar al buen camino tras el pequeño tropezón, sobradamente superado, de la jornada.