Motor

Los siete Grandes Premios que marcaron la carrera de Fernando Alonso en F1

Fernando Alonso celebra su primer título de campeón del mundo, logrado en 2005 en Interlagos. /Antonio Scorza (Afp)
Fernando Alonso celebra su primer título de campeón del mundo, logrado en 2005 en Interlagos. / Antonio Scorza (Afp)

El asturiano pondrá fin a 17 temporadas en Fórmula 1 en Abu Dabi, con 312 carreras disputadas a sus espaldas

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Cuando Fernando Alonso entre en meta el domingo, en torno a las 15:30 (si no abandona antes), será el punto ¿final? a su carrera en Fórmula 1, que no en el automovilismo. Atrás quedarán (cuando salga en Abu Dabi) 312 carreras disputadas, 32 victorias, 97 podios, 22 'poles' y 23 vueltas rápidas, amén de dos campeonatos del mundo y tres subcampeonatos.

De una trayectoria tan larga, hay algunos puntos de inflexión que han determinado, sin duda, el devenir del español en el 'gran circo'.

GP de Australia 2001

El 4 de marzo de 2001, Fernando Alonso cumplía su sueño de debutar en Fórmula 1. El Gran Premio de Australia de aquella temporada quedaría marcado por la muerte de un comisario, Graham Beveridge, al caerle la rueda del coche accidentado de Gilles Villeneuve, pero también por ser el primer GP de cuatro pilotos, de los cuales dos acabarían siendo campeones del mundo: Fernando Alonso, Kimi Räikkönen, Juan Pablo Montoya y Enrique Bernoldi. Alonso acabó duodécimo al volante de un Minardi en su primer año de fogueo, cedido por Renault, que ya le tenía como uno de sus hombres de futuro pese a tener sólo 19 años.

Fernando Alonso, poco antes del inicio de su primera temporada en Fórmula 1.
Fernando Alonso, poco antes del inicio de su primera temporada en Fórmula 1. / Efe

GP de Hungría 2003

Fernando Alonso no fue el primer piloto español en la Fórmula 1, pero sin duda ha sido el más exitoso de lejos. En términos deportivos, no es exagerado hablar de él como el mejor español de todos los tiempos en circuitos (fuera de ellos el honor recae en Carlos Sainz padre). Su capacidad de aprendizaje, su innata rapidez y una aptitud analítica por encima de la media le han convertido en un referente, no sólo para los españoles, sino para todo el mundo. La primera de sus 32 victorias llegó en el GP de Hungría de 2003. Antes, ese mismo año, ya había logrado su primera 'pole' (Malasia) y sus primeros podios (Malasia, Brasil y España). Desde ese 24 de agosto, a toda la parrilla le quedó claro que había piloto para lograr muchos éxitos.

El Renault de Fernando Alonso cruza victorioso la meta en Hungaroring, donde logró su primera victoria en F1.
El Renault de Fernando Alonso cruza victorioso la meta en Hungaroring, donde logró su primera victoria en F1. / Efe

GP de Brasil 2005

Cuando Fernando Alonso llegó a la Fórmula 1 empezaba el lustro glorioso de Ferrari. La Scuderia nunca dejó de tener al español en su agenda, hasta que le fichó años después, pero por entonces para el asturiano era el azul Renault quien le daba alegrías. Después de unos primeros años en los que se confirmó como un relevo natural para Michael Schumacher, en 2005 acabó con el reinado del 'káiser' en una frenética temporada en la que se las tuvo de todos los colores con Kimi Räikkönen, otro 'zorro' de su misma camada. Hace unos días, desde la cuenta oficial de Twitter de F1, compartían «el único gif que se puede escuchar»: el archifamoso '¡Toma, toma, toma!' de Alonso en el GP de Brasil de ese año, subido al R25. El primero de sus dos títulos, ya que al año siguiente repitió, esta vez batiéndose el cobre con el mismísimo Schumacher.

El piloto asturiano celebra su tercer puesto en el Gran Premio de Brasil de 2005, que le convirtió, matemáticamente, en campeón del mundo de Fórmula 1.
El piloto asturiano celebra su tercer puesto en el Gran Premio de Brasil de 2005, que le convirtió, matemáticamente, en campeón del mundo de Fórmula 1. / Mauricio Lima (Afp)

GP de Hungría 2007

McLaren fue a lo seguro para sustituir a Räikkönen y apostó por el recién proclamado bicampeón del mundo. Ni Alonso, ni prácticamente nadie, podrían haberse imaginado nunca el caótico 2007 que vivieron. El caso de espionaje con Ferrari, la irrupción de Lewis Hamilton y un Alonso que ya desde la primera carrera veía que algo no iba bien. El punto álgido de la guerra abierta en la escuadra de Woking llegó en Hungría, cuando Hamilton se negó a aceptar la disciplina de equipo. El asturiano se rebrincó, entorpeció la última parada en boxes para que el británico no pudiera salir y acabó llevándose una 'pole' que luego le quitarían en los despachos. La bronca entre Ron Dennis y el español confirmó lo que ya era un secreto a voces: aquello era un polvorín a punto de estallar. Räikkönen y Ferrari fueron los grandes beneficiados con sendos títulos.

Fernando Alonso y Lewis Hamilton, tras la sesión de clasificación del Gran Premio de Hungría de 2007.
Fernando Alonso y Lewis Hamilton, tras la sesión de clasificación del Gran Premio de Hungría de 2007. / Oliver Weiken (Efe)

GP de Abu Dabi 2010

Tras dos años de vuelta en Renault para curarse las heridas y para esperar a poder cumplir el precontrato pactado, Fernando Alonso se incorporó a Ferrari y cumplió uno de los sueños de su vida. Desde la primera carrera en Baréin, que ganó, demostró que podía coger las riendas de un Cavallino que iba desbocado desde la marcha de Todt y Schumacher. El problema es que se encontró con Adrian Newey y un Red Bull que le amargaría toda su etapa en Maranello. Ese año, un clamoroso error de cálculo en boxes en el GP de Abu Dabi, le mandó a la posición más dolorosa de la Fórmula 1: el segundo puesto. Aunque volvió a verse con opciones en 2012, Alonso cerró su etapa en Ferrari sin títulos, antes de aceptar la inesperada oferta de McLaren.

Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Abu Dabi de 2010.
Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Abu Dabi de 2010. / Gero Breloer (Ap)

GP de Australia 2015

Alonso le dio una segunda oportunidad a McLaren, y McLaren a él, aprovechando el regreso de Honda a las tripas de sus coches. Craso error. Ya desde la pretemporada se vio que era un proyecto gafado. Una misteriosa racha de aire mandó contra el muro al español, en un accidente en el que llegó a perder el conocimiento y sobre el que se puso una gigantesca lona de misterio. Las consecuencias fueron más graves de las previstas y no disputó el GP de Australia de ese año. Nunca más volvería a subir a un podio. El regreso a McLaren resultó un fiasco desde el primer día, y Alonso ha pasado de estar ilusionado por cada kilómetro que daba en un Fórmula 1 a sonreír sólo cuando no está en ese coche. En ese 2015 sólo puntuó en dos carreras.

GP de Abu Dabi 2018

Colorín colorado. El año 2018 será uno de los más especiales en el baúl de la memoria de Alonso: fue el que ganó las 24 horas de Le Mans y compitió por primera vez en el Mundial de Resistencia, y el que supuso el fin de su carrera en Fórmula 1. El asturiano se va dejando la puerta cerrada sin llave, por si acaso le vuelve a picar el gusanillo dentro de unos años, pero en palabras de uno de sus rivales, el mexicano Sergio Pérez, «algo está mal en la Fórmula 1 si un piloto como Fernando Alonso se tiene que ir».

Más información

 

Fotos

Vídeos