Moto GP

Tras el 'dictador' Márquez, el 'tapado' Rossi

Márquez celebrando su victoria en Alemania/AFP
Márquez celebrando su victoria en Alemania / AFP

El catalán domina con puño de hierro MotoGP, y tras ganar en Alemania tiene como principal rival al piloto más veterano de todo el campeonato

BORJA GONZÁLEZ Sachsenring

Tras nueve grandes premios, MotoGP tiene un líder sólido en la figura de Marc Márquez, ganador de cinco carreras y que aventaja en 46 puntos al segundo de la clasificación. El de Honda comenzó la temporada 2018 como máximo favorito por ser el último campeón, por lo mostrado en la pretemporada y por contar, sobre el papel, con la moto más completa, aunque este último punto no es ni mucho menos científico, más teniendo en cuenta la desdibujada situación de Dani Pedrosa y Cal Crutchlow, las otras dos RCV oficiales de la parrilla.

«Yo sé que sin mi equipo y sin mi moto no ganaría», apuntó Márquez tras su novena victoria consecutiva en Sachsenring. «Esto es un compromiso y quizá me das otra moto y puedo ganar igual, mejor o peor, pero sé que con lo que tenemos se puede ganar buscando el cien por cien. Cuando haya otras Honda delante estaré más tranquilo, pero seguimos sumando victorias, que es lo más importante». Entendido esto, que es ese conjunto moto-equipo-piloto lo que está marcando las diferencias, el panorama en la búsqueda del quinto título en MotoGP de Márquez se está aclarando también por la falta de una referencia enfrente.

Ducati ha mejorado, sí, pero sigue adoleciendo de cierta irregularidad. Andrea Dovizioso, el señalado como máximo rival por el propio piloto español, ha pegado un bajón de fiabilidad inesperado. Por su parte, Jorge Lorenzo ha frenado su explosiva irrupción tras las victorias en Mugello y Montmeló y está volviendo a decaer con el paso de las vueltas de carrera. Y en Yamaha siguen sin ganar, 19 grandes premios después, sin que Maverick Viñales, otro de los teóricos favoritos, pueda resolver sus problemas en los arranques de carrera que le hipotecan los resultados finales. Así que casi sin hacer ruido, el peso de los rivales del líder ha recaído en los hombros de un tipo de 39 años que encara el tramo final de su carrera deportiva sin la presión de tener que demostrar nada a nadie.

«Si hubiese puesto este empeño cuando tenía 22 años creo que podría haber ganado diez mundiales», comentaba entre risas Valentino Rossi tras terminar segundo en Alemania, su mejor resultado del año, en su quinto podio, con dos quintos en Jerez y Assen como peores resultados, sin tener muy en cuenta el cero de Argentina por un error de Márquez. «Me siento muy bien físicamente, llevo una vida muy reglada y me entreno mucho. Lo entendí cuando me rompí la pierna el año pasado y volví enseguida. Esa recuperación me dio confianza».

Problemas de electrónica

Rossi, como Viñales, se lamenta desde mediados de 2017 de los problemas de electrónica de su moto, aunque está siendo capaz de exprimirla más que su compañero de equipo, también por esa cualidad clásica suya de sacar un extra los domingos. «En carrera siempre es todo distinto, hay que explotar otros aspectos de la moto. Este segundo puesto no es sólo mi mejor resultado del año, es el fruto de mi mejor carrera. He pilotado como debo, no he cometido ningún error y me he encontrado siempre en el lugar justo en el momento justo», apuntó el italiano.

Rossi reconoce que todo está vinculado a una disciplina de trabajo que ha aprendido a asumir con la madurez, más para alguien rodeado de muchos jóvenes talentos. «He preparado muchísimo este gran premio en los últimos diez días», explicó en referencia a la prueba germana. «En Assen pensaba jugarme la victoria, o por lo menos el segundo puesto, no conseguirlo ha hecho que me dijese que tenía que lograrlo en Sachsenring».

Todo esto le ha colocado como el segundo de la general (ya en Holanda dijo que el objetivo iba a ser el subcampeonato), aunque sin hacerse muchas ilusiones de poder disputarle el título a Márquez para poder lograr así su undécimo entorchado. «46 son muchísimos puntos, aunque el verdadero problema es que él va más fuerte que nosotros», reconoció uno de los deportistas de élite de la historia que más está siendo capaz de alargar una trayectoria deportiva en lo más alto. Sólo esto le permite elevar aún más, pese a los traspiés de los últimos años, un prestigio ya de por sí altísimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos