Los 'cinco sabios' alemanes muestran su rechazo a la fusión de Deutsche Bank y Commerzbank

Los 'cinco sabios' alemanes muestran su rechazo a la fusión de Deutsche Bank y Commerzbank
Reuters

Creen que una hipotética quiebra de la entidad resultante obligaría a un rescate respaldado con dinero público

JUAN CARLOS BARRENABerlín

A los expertos no le gusta la macrofusión bancaria que se gesta en Alemania en estos días, la unión del Deutsche Bank y el Commerzbank, las mayores entidades financieras privadas del país. El denominado grupo de los 'cinco sabios', un colectivo de prestigiosos catedráticos universitarios que asesora al Gobierno federal desde 1963, criticó este martes esta opción y con dureza. La crítica se une, además, a la sospecha de los sindicatos de que esta fusión puede poner en peligro unos 30.000 puestos de trabajo.

En el caso de que el «campeón bancario nacional» que surgiera de esa unión entrara en crisis, sería el contribuyente el que pagaría su rescate, señaló Isabel Schnabel, la única mujer de ese colectivo y profesora de Economía de Mercados Financieros en la Universidad de Bonn. «No estamos en absoluto convencidos de que la fusión sea una solución», dijo Schnabel, quien subrayó que el Gobierno alemán nunca podría permitir la quiebra de un superbanco de ese calibre. «Hay que preguntarse si no se ha aprendido nada de la última crisis financiera», señaló la experta. Quien no quiere meter baza en ese debate es la canciller federal, Angela Merkel. «Esas cosas son decisiones de la economía privada», dijo Merkel al ser preguntada por la posible fusión bancaria. «Estoy a favor de que el Gobierno federal no se inmiscuya con una opinión», señaló la canciller federal, censurando indirectamente a su titular de Finanzas, Olaf Scholz, a quien se presume detrás de las presiones para que ambas entidades inicien conversaciones.

Y, mientras tanto, la coyuntura en Alemania se enturbia de manera preocupante. El 'brexit', la fuerte desaceleración de la economía en China y las guerras comerciales en las que se ha embarcado Estados Unidos, hacen mella en la primera potencia económica de la Unión Europea. «La velocidad de expansión de la economía alemana se ha ralentizado apreciablemente», señalaron este martes en sus conclusiones los 'cinco sabios'.

Por ese motivo han reducido sus pronósticos de crecimiento para el PIB germano casi a la mitad frente a sus predicciones del pasado otoño. De un 1,5% a un 0,8% para 2019. Hace un año eran mas optimistas y esperaban para el actual ejercicio un crecimiento económico del 1,8%. Pese a todo auguran una recuperación para 2020, año en el que cuentan con un incremento del 1,7% del PIB alemán. «La alta coyuntura de la economía alemana es pasado», señaló el presidente de este grupo, Christoph Schmidt, director del Instituto Leibniz de Investigaciones Económicas, quien subrayó, sin embargo, que no hay que temer actualmente una recesión «ante la robusta coyuntura interna».

El grupo asesor del Gobierno federal atribuyó el frenazo en el crecimiento de la economía alemana a los problemas de producción en la industria del automóvil y química. Pero también a la disminución del ritmo exportador y al hecho de que en muchos sectores las empresas han alcanzado el límite de su capacidad. El grupo de expertos destacó que Alemania no será la única afectada por el debilitamiento coyuntural. También los países miembros de la Eurozona se verán afectados por desarrollos ralentizados. Su previsión de crecimiento para el espacio del euro en 2019 es del 1,2% en 2019 y del 1,4% en 2020.