El Banco de España se muestra escéptico con los ingresos presupuestarios

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en el Congreso./EFE
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en el Congreso. / EFE

El gobernador de la entidad, Luis María Linde, advierte que si no se incrementan los recursos de la Seguridad Social la tasa de sustitución de las pensiones descenderá

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El Banco de España duda del optimismo del Gobierno con la mejora de los ingresos presupuestarios y pide realizar un «seguimiento continuo» de esta variable para corregir posibles desfases, según ha explicado el gobernador de la entidad, Luis María Linde, durante su comparecencia en la comisión de Presupuestos del Congreso.

En realidad, el organismo se muestra escéptico con un aumento de la recaudación tributaria del 6% este año y otro incremento del 5,1% en los ingresos de la Seguridad Social a pesar de un menor crecimiento del PIB (previsión del 2,7% frente al 3,1% de 2017) y a la rebaja del IRPF recogida en las cuentas públicas.

De hecho, Linde ha explicado que este comportamiento de los ingresos «significaría una respuesta de la recaudación a la actividad superior a la observada históricamente». En este sentido, en 2017 los ingresos aumentaron un 6,4% con un avance del PIB superior al 3% y sin ninguna reducción de impuestos como recogen los Presupuestos de 2018. Por tanto, el gobernador del Banco de España se mostró partidario de vigilar el comportamiento de la recaudación para «poder reaccionar a tiempo, tanto en el lado del gasto como en el de los ingresos» si se pone en riesgo el cumplimiento del déficit del 2,2% de 2018, lo que supone un ajuste de unos 10.000 millones dese el 3,1% con el que se cerró 2017.

«Revisar» los impuestos

Además, Linde ha considerado necesario seguir avanzando en la «racionalización» y «eficiencia» del gasto público, por lo que ha defendido una «revisión de la cesta de impuestos» para obtener los ingresos necesarios para «financiar el nivel deseado de gasto público». Es decir, evitar incurrir de nuevo en desfases entre ingresos y gastos, aunque no ha especificado si eso implica una mayor o menor presión fiscal.

En cualquier caso, España saldrá este año del programa de déficit excesivo la bajar del 3%. Sin embargo, Linde ha advertido de que ahora el mayor peligro se encuentra en la deuda pública, que este año se situará en el 97,6% del PIB. En este sentido, el responsable del organismo supervisor ha considerado que la reducción del pasivo debe ser «una prioridad» para evitar riesgos en la economía en caso de nuevas turbulencias financieras.

Más gasto salarial

El carácter expansivo de los Presupuestos también se deja notar en la subida del sueldo de los funcionarios un 1,75% y una tasa de reposición del 100% en la mayoría de los ámbitos. Unas medidas que, según ha destacado Linde, provocarán un crecimiento del 5,4% del gasto salarial en 2018, frente al retroceso del 2,3% en 2017.

Asimismo, el gobernador ha resaltado que el envejecimiento de la población provocará un incremento del gasto en «pensiones, sanidad y cuidados de larga duración entre 1,5 y 2 puntos porcentuales de PIB en las próximas tres décadas» hasta alcanzar un máximo superior al 21% del PIB en 2050.

Precisamente, Linde ha puesto de manifiesto el aumento del gasto en pensiones de 5.000 millones debido a la entrada de nuevos beneficiarios con prestaciones más altas y a una subida superior al 0,25% para las pensiones más bajas. En este sentido, el gobernador ha resaltado las medidas puestas en marcha para tratar de reducir el déficit de la Seguridad Social (17.000 millones en 2017) mediante el factor de sostenibilidad -ligar la prestación a la esperanza de vida- y al índice de revalorización (subida del 0,25%).

Sin embargo, ha advertido de que si no se producen incrementos adicionales en el lado de los ingresos el ajuste se producirá «a través de una disminución de la tasa de sustitución de las pensiones». Es decir, la diferencia entre el último sueldo y la prestación final.

 

Fotos

Vídeos