Brufau anuncia su último mandato en Repsol hasta 2023

El presidente de Repsol, Antonio Brufau./EFE
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. / EFE

El presidente de la compañía renovará en mayo su cargo por cuatro años, junto al consejero delegado, Josu Jon Imaz

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, abandonará el cargo al frente de la compañía en el año 2023 cuando cumpla el último mandato al que aspira cuando tenga lugar su reelección en la próxima junta de accionistas de la corporación. Así lo ha anticipado el ejecutivo al consejo de administración que ha convocado la asamblea de propietarios para el día 31 de mayo en Madrid. De esta manera, Brufau habrá acumulado casi dos décadas como presidente de Repsol, cuando accedió en 2004 con funciones ejecutivas. Y prácticamente 30 años vinculado a la empresa, donde es consejero desde 1996.

El consejo de administración de la energética ha acordado proponer a la junta la reelección de Brufau, así como la del consejero delegado, Josu Jon Imaz, por cuatro años. El ejecutivo de origen vasco accedió al cargo en noviembre de 2014 con funciones ejecutivas. Además, se ha puesto sobre la mesa la renovación de José Manuel Loureda, John Robinson West y Henri Philippe Reichstul como consejeros.

Repsol también avanza en materia de buen gobierno con la propuesta de la separación y transparencia de funciones entre presidente y consejero delegado, la presencia de mujeres en el consejo de administración por encima del 30%, la mayor presencia de independientes, el nombramiento de un consejero independiente coordinador y la reducción del número de miembros del consejo.

En la junta de mayo se someterán a la aprobación de los accionistas las cuentas anuales de 2018, un año en el que se obtuvieron los mejores resultados de los últimos ocho años, con un beneficio neto de 2.341 millones de euros. Además, el consejo ha propuesto una retribución al accionista equivalente a unos 0,525 euros brutos por acción, a través del Programa «Repsol Dividendo Flexible» y en sustitución del dividendo complementario del ejercicio 2018.

Esta retribución se suma a la que la compañía aprobó, como parte del mismo programa y en sustitución del tradicional dividendo a cuenta de 2018, por un importe equivalente a unos 0,425 euros brutos por acción, por lo que la retribución total al accionista aumentará hasta el equivalente a los 0,95 euros por acción, un 5,56% superior a la del ejercicio anterior.

La compañía prevé incrementar el dividendo hasta situarlo en un euro por acción en 2020, según establece el Plan Estratégico 2018-2020 de Repsol. El consejo también propondrá a la junta mantener el programa de 'scrip dividend' como fórmula de retribución al accionista, permitiéndole decidir si prefiere recibir parte o la totalidad de su retribución en efectivo o en acciones liberadas de la compañía. En este sentido, se someterán a la aprobación de los accionistas dos ampliaciones de capital liberadas necesarias para continuar con el Programa «Repsol Dividendo Flexible».

La compañía se encuentra en un periodo de cambios relevantes después de que el pasado mes de noviembre adquiriera los negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo y su comercializadora para convertirse en un actor relevante del mercado eléctrico español. Lo hizo por 733 millones de euros, reforzando así su posición como operador multienergía, con una capacidad total instalada de 2.950 megavatios (2.350 MW procedentes de esta operación, más 600 MW de sus actuales plantas de cogeneración).

Negocio de electricidad

Además, se hizo con una cartera de unos 750.000 clientes con el oobjetivo de alcanzar en el año 2025 una cuota de mercado minorista de electricidad y gas superior al 5% y 2,5 millones de clientes. En febrero había alcanzado ya los 810.000 clientes de electricidad.

La semana pasada, Repsol firmó au acuerdo comercial con El Corte Inglés por el cual los clientes de la cadena de grandes almacenes pueden contratar luz y gas con Repsol con un descuento en carburantes, a los que se añade un cheque de El Corte Inglés de hasta 100 euros, canjeable en cualquiera de sus comercios.

Además, los centros de Sanchinarro, Castellana y Alcalá de Henares, situados en la Comunidad de Madrid, cuentan ya con un espacio para contratar la electricidad y el gas de Repsol. Esta oferta promocional de electricidad y gas se ampliará a mediados de junio a todos los clientes que cuenten con la tarjeta de El Corte Inglés, que en la actualidad superan los 11 millones.