China rompe oficialmente la tregua comercial y advierte de represalias contra EE UU

El presidente de EE UU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping./Efe
El presidente de EE UU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping. / Efe

La Organización Mundial del Comercio (OMC) vaticina una mayor contracción de la compraventa de bienes mundial y sitúa su barómetro en 95,7 puntos, la peor cifra desde 2010

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

La paz comercial pactada entre China y EE UU en la reunión del G20 en Osaka (Japón) a finales de junio se ha terminado de romper. El primer paso lo dio el mandatario estadounidense Donald Trump, quien anunció hace dos semanas un arancel del 10% sobre importaciones chinas que aún no sufren ningún gravamen por valor de 300.000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre.

Aunque esta misma semana el gobierno estadounidense anunció que retrasaba la entrada en vigor de esta medida hasta el 15 de diciembre, China decidió este jueves tomar «las medidas necesarias» contra Estados Unidos por violar «seriamente» el alto el fuego que acordó Trump con su presidente Xi Jinping, según informó Bloomberg.

No es la primera medida que toma el gigante asiático contra EE UU, ya que la semana pasada hizo temblar los mercados cuando su divisa, el yuan, se devaluó a niveles mínimos con la intención de «compensar» la subida de precio de cientos de productos por los aranceles impuestos por EE UU, como explicó el presidente del Banco Central de China. La noticia ha provocado que las bolsas mundiales hayan abierto en negativo ante la incertidumbre de qué medidas serán finalmente las que aplique China sobre EE UU.

Debilidad comercial

Más allá, precisamente este jueves la Organización Mundial del Comercio (OMC) advirtió de un «nuevo debilitamiento» del comercio mundial durante el tercer trimestre del año. La organización ha actualizado su Barómetro sobre Comercio de Mercancías reiterando que la compraventa de productos entre los distintos países del mundo sigue siendo «débil».

Le da una puntuación de 95,7, la cifra más baja desde 2010, debido a la guerra comercial entre China y EE UU y considera que la «pérdida de impulso» en el comercio de bienes continuará en los próximos meses. Las desviaciones más fuertes las muestran el transporte de mercancía aérea y los componentes electrónicos. En este sentido, la OMC reiteró que las tensiones que conducen a mayores barreras comerciales y una mayor incertidumbre plantean «importantes riesgos a la baja» para el comercio mundial.