La CNMV acotará la información de ventas especulativas para evitar 'efecto contagio' en la Bolsa

Palacio de la Bolsa de Madrid. /EFE
Palacio de la Bolsa de Madrid. / EFE

El supervisor sólo publicará posiciones cortas que superen el 0,5% de la capitalización para homogeneizarse con el resto de Europa porque parece que en España hay más ataques contra cotizadas que en otros países

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los fondos de inversión que realicen ataques especulativos contra una compañía cotizada por unas cuantías que sean inferiores al 0,5% de su capitalización bursátil dejarán de aparecer en la información periódica que remite la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Aunque ese tipo de operaciones se seguirán realizando, el supervisor ha optado por no hacerlas públicas si se sitúan por debajo de ese porcentaje para evitar una «imagen distorsionada» del mercado español, en el que parece que se registran más posiciones de venta a corto -así es como se denominan en el argot inversor- que en otros países europeos.

La decisión llega después de seis años en los que la CNMV informaba al mercado sobre el agregado de las posiciones a corto de todos los valores, siempre que se situaran por encima del 0,2% de la capitalización. Se trata de una práctica que no se realiza en ningún otro país europeo, donde la publicación sobre este tipo de operativa se realiza solo cuando se supera el umbral del 0,5%, de forma individualizada -identificando a las firmas que realizan esas ventas contra el valor-. Con esta diferenciación estadística del mercado comunitario «parece que hay más interés vendedor cortista sobre compañías españolas que las de otros países», apuntan fuentes de la CNMV.

Por eso, a partir del próximo 1 de enero, la información que proporcione el organismo presidido por Sebastián Albella será «homogénea» con la del resto de supervisores bursátiles europeos. Desde la CNMV admiten que al publicarse más posiciones cortas que en otros países se genera el 'efecto rebaño', esto es, una especie de contagio entre los inversores por vender títulos de una compañía cotizada, entrando en una espiral descendente que puede llevar a un valor a perder buena parte de su cotización en apenas unas horas o días.

En la retina de los inversores se mantienen casos como los de Banco Popular o Liberbank. El año pasado, la CNMV decidió prohibir esas ventas a corto, cuando atacaban de forma constante a la entidad que finalmente quedaría resuelta y vendida al Santander, y que provocaron una importante sangría en su cotización, hasta llevarla a mínimos históricos. Pocos días después, el supervisor tomó la misma decisión en el caso de la entidad engloba las antiguas cajas de Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla-La Mancha, en la misma situación bajista.

Sin embargo, desde la CNMV aclaran que no han tomado esta decisión de acotar la información sobre ventas especulativas por estos dos casos, aunque reconocen que les han llegado «algunas quejas concretas» de compañías que se estaban viendo atacadas por los inversores más cortoplacistas. El supervisor aclara que, ante la inminente celebración de las elecciones al Parlamento Europeo, la Comisión no va a tener tiempo para modificar el reglamento que rige la publicación de posiciones cortas, y que sería una «distorsión» mantenerse al margen de lo que informan el resto de mercados europeos en esta materia, aunque implique una menor transparencia por parte de España con respecto a la práctica actual.

Uno de los valores que más está sufriendo este tipo de ataques bursátiles es DIA. La cadena de supermercados acumula posiciones bajistas por un valor cercano al 9% de su capitalización. En lo que va de año ha perdido casi un 90% de su cotización, como consecuencia de la crisis corporativa que vive en los últimos meses. En el caso de OHL, las posiciones cortas casi alcanzan el 6% -la constructora ha caído un 85% en 2018-, mientras que en Cellnex representan un 5,2% -en este caso, la tecnológica gana un 7,5% desde enero-. También es relevante esta práctica especulativa contra Bankia -rondan el 3%-; el banco nacionalizado ha descendido un 30% en su cotización este ejercicio.