La doble cara del gasto veraniego de los españoles

Varios viajeros en el aeropuerto internacional de Madrid-Barajas se dirigen hacia sus vuelos./ ZIPI
Varios viajeros en el aeropuerto internacional de Madrid-Barajas se dirigen hacia sus vuelos. / ZIPI

Aunque su gasto medio crecerá un 17%, casi uno de cada cinco pagará a plazos y seis de cada diez no se irían de vacaciones si para ello tuvieran que endeudarse

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Las perspectivas que manejan el Gobierno y la alianza turística Exceltur, que ejerce de patronal oficiosa de las grandes compañías del sector, apuntan que España mejorará este verano la cifra de turistas extranjeros recibida el verano pasado y también el gasto desembolsado por ellos, aunque en el ritmo de crecimiento ya se empieza a acusar una clara moderación por la mayor competencia de otros destinos, sobre todo en el arco mediterráneo. Pero, ¿qué pasará con los viajeros españoles? Pues desde las grandes empresas turísticas se espera que su demanda aumente con mayor fuerza que la externa y, de alguna manera, pueda tener un cierto efecto sustitutorio.

Los residentes en España realizaron 197,3 millones de viajes en 2018, un 1,9% más que en 2017, y gastaron casi 47.082 millones de euros, cifra un 6,4% superior a la del año anterior, según los datos publicadas por el INE. Nueve de cada diez (el 90,2%) tuvieron un destino nacional en sus viajes, mientras que el resto (9,8%) optó por desplazarse al extranjero en sus días de asueto. Dos de cada tres euros (el 65,8%) del gasto de esos viajeros españoles se desembolsó dentro del propio país, donde también se realizaron ocho de cada diez pernoctaciones respecto al total.

Distintas consultoras ya han elaborado sus informes de perspectivas sobre lo qué ocurrirá con la demanda turística nacional este verano y la conclusión es que su promedio de gasto crecerá. Hasta un 17% más, según el Observatorio Cetelem que realiza el área de finanzas personales de BNP Paribas, para alcanzar los 1.241 euros por persona -otros estudios, como el del portal de internet Kelisto moderan ese incremento interanual hasta el 10%-. Son, en cualquier caso, cantidades medias.

¿Cuándo podré tener las vacaciones de mis sueños?:


Y es que uno de cada cuatro españoles (el 24%) -según la encuesta del referido Observatorio- tiene previsto duplicar ese desembolso con creces durante las vacaciones estivales hasta los 3.200 euros. Claro que otra cuarta parte de los ciudadanos afirma que se ajustará el bolsillo por diferentes necesidades y su presupuesto vacacional no pasará de 350 euros. Incluso un 23% no piensa que pueda llegar a pasar de los 600 euros, mientras tres de cada diez estiman realizar un gasto de hasta 1.500 euros.

Todo esto en términos absolutos pero, ¿hasta qué punto gastarán más este año los españoles en sus vacaciones? Pues de nuevo uno de cada cuatro (el 25,7%) prevé estirar más su bolsillo en comparación con 2018, mientras que casi el 21% espera gastar menos o, al menos, esa es su intención a priori. En cualquier caso, la mitad (53,5%) estima que no habrá muchos cambios y prácticamente su desembolso será el mismo.

¿Y en qué gastarán su dinero mientras se toman ese merecido respiro en el trabajo, con más o menos jornadas de descanso? Pues prácticamente siete de cada diez (el 69%) tienen claro que saldrán a comer y/o cenar a restaurantes, mientras que algo más de la mitad (el 54%) irá de compras, en ambos casos casi un 9% más que el año anterior. También subirá, según la encuestas, el número de personas que viajará por España alojándose en hoteles o apartamentos, casi uno de cada dos (el 49%).

El 17% a plazos

Pero, ¿cómo financiarán todo ese gasto? Pues cerca de uno de cada cinco (el 17%) aplazará los pagos y, para 1,7 millones de españoles supondrá un coste económico, bien a través de financiación bancaria al consumo o tirando más de una tarjeta de crédito que luego le cargará los intereses correspondientes. Esos préstamos personales, según la web especializada Kelisto, tendrán un tipo medio del 19,1% para resarcir el dinero empleado, lo que supone un gasto total de 97,7 millones de euros en intereses y otros costes asociados a la deuda.

Aún así, los expertos de este portal consideran que saldrá hasta un 4% menos oneroso que usar la tarjeta de crédito para pagar las vacaciones (10 millones menos en total). La mitad de los españoles (4%) recurrirá a ese tipo de préstamos, casi los mismos (46%) que optarán por las ofertas de las agencias de viajes, mientras que un 25% utilizará el dinero de plástico pese a sus elevados intereses.

Sin embargo, otra encuesta de la consultora iAhorro revela que seis de cada diez ciudadanos (el 61,8%) no se iría de vacaciones si para ello tuviera que endeudarse. Es más, algo más de la mitad (el 55,2%) no ha pedido nunca un préstamo para financiarlas, mientras que el 19% afirma haber recurrido a ello más de una vez, e incluso para tres de cada diez (el 29%) se ha convertido casi en una herramienta habitual al llegar las fechas estivales tras haberlo hecho, al menos, en tres ocasiones. Pese a ello, solo el 21% compara entre distintas opciones a la hora de solicitar ese crédito y el 30% valora, sobre todo, la mayor cuantía que le puedan conceder.

Temas

Ine, España, Ave