Dia logra 900 millones hasta finales de mayo

Cartel con el logotipo de la cadena española de supermercados Dia. /AFP
Cartel con el logotipo de la cadena española de supermercados Dia. / AFP

La cadena de distribución firma la refinanciación de su deuda bancaria, pero no podrá dar dividendos y los acreedores tendrán capacidad de veto

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Dinero en vena para auyentar el fantasma de una posible quiebra en Dia, y no precisamente poco. La cadena de supermercados anunció el lunes pasado, justo el último día del año, la firma de varios acuerdos de financiación con la banca acreedora que, según comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), le proporcionarán 896 millones de euros hasta el próximo 31 de mayo.

No obstante, para algunos tramos «menores» el vencimiento de las nuevas líneas de crédito se alarga hasta 2020, e incluso en algunos casos 2022. Préstamos bilaterales, 'confirming' y 'factoring' son algunos de los vehículos que ha acordado con varias entidades para obtener hasta 681 millones financiando el capital circulante. Otros 215 millones los recibirá directamente para pagos a corto plazo, como proveedores.

El nuevo consejero delegado, Borja de la Cierva, considera que con esa inyección de capital la cadena no precisará de rescates y evitará el riesgo de un preconcurso de acreedores. Eso será, al menos, a corto plazo pues la compañía seguirá incurriendo en «causa de disolución» hasta que complete su prometida ampliación de capital, pues debido a la dotación de nuevas provisiones -184 millones por créditos fiscales que vaya a tardar más de diez años en recuperar, 63 millones por inmovilizado material y otros 34 millones por el fondo de comercio de las tiendas Clarel- ha terminado 2018 con patrimonio negativo.

Precisamente, el «incumplimiento» por la compañía de promover esa ampliación este primer trimestre provocaría el «vencimiento» anticipado del pacto con la banca acreedora y, con ello, su probable quiebra. Dia debe obtener al menos 600 millones por esa vía, con suscripción preferente para los socios actuales, y las condiciones serán fijadas en una junta de accionistas extraordinaria que se convocará para febrero.

Pendientes de Fridman

El magnate ruso Mikhail Fridman, primer accionista con el 29%, aún no ha decidido si acudirá o forzará una OPA sobre los títulos que no controla. La banca no sabe nada oficialmente, aunque sí ha exigido a Dia que además de acometer las ventas ya previstas -sus negocios de las perfumerías Clarel y las tiendas MAX Descuento- hipoteque varios activos (edificios, tiendas y también mobiliario).

Además, la empresa no podrá dar dividendos a sus socios sin permiso de las entidades acreedoras «en tanto no se haya amortizado la totalidad de su deuda actual con la mismas». No solo eso. Los responsables de Dia reconocen a la CNMV que los bancos también han establecido «obligaciones personales» en los pactos a la hora de «hacer y no hacer» determinadas cosas, así como respecto a las entregas de información «habituales en este tipo de operaciones de financiación».