Renault prepara la contratación de la plantilla para su nueva fundición de aluminio

La nueva factoría de Fundición de Inyección de Aluminio levantada junto al resto del conglomerado de fábricas de Renault en Valladolid. GABRIEL VILLAMIL/
La nueva factoría de Fundición de Inyección de Aluminio levantada junto al resto del conglomerado de fábricas de Renault en Valladolid. GABRIEL VILLAMIL

Una parte del empleo de esta factoría serán traslados internos y el resto de nueva creación

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAValladolid

Todo preparado para los próximos meses. El III Plan Industrial de Renault para sus plantas en España ya tiene imagen física, y es del tamaño de un campo de fútbol, no de la superficie de un campo de fútbol, sino del tamaño de estadios como el José Zorrilla de Valladolid o el Santiago Bernabéu del Real Madrid. El conglomerado fabril de la multinacional del automóvil en Valladolid cuenta con una nueva factoría, la futura Fundición de Inyección de Aluminio, todavía en fase de construcción, pero ya visible desde el exterior de las instalaciones situadas al sur de la capital vallisoletana. Una fábrica que se unirá a las existentes y que asegura trabajo y empleo para el futuro en estas instalaciones.

La multinacional se aprestará en los próximos meses a desarrollar el trabajo de selección y de contratación del personal que deberá trabajar en esta nueva planta, una factoría que se calculó inicialmente para una plantilla formada por un centenar de trabajadores, pero que en el transcurso del año pasado ha visto cómo las dimensiones iniciales de capacidad y producción se multiplicaban, y lo hacían hasta tal punto de que finalmente ha sido la propia compañía de automóviles la que ha ocupado la totalidad del espacio preparado de manera inicial para la creación de un parque de proveedores que contaba con una superficie de 10.000 metros cuadrados. De manera que la Junta de Castilla yLeón ha tenido que poner en marcha una segunda fase para facilitar la llegada de nuevas plantas de la industria auxiliar a las inmediaciones de las factorías de la multinacional.

La compañía del rombo procederá en los próximos meses a la contratación del grueso de la plantilla, si bien una parte de la misma ya trabaja en la actualidad para la firma en otros puestos, ya que, según informaron en su día a los sindicatos que representan a la plantilla desde la dirección de Renault, está previsto el traslado de diferentes puestos de responsabilidad que, de hecho, ya se encuentran en las instalaciones, según confirmaron ayer a este periódico desde fuentes sindicales.

10.000 metros cuadrados

La planta ha sido levantada en parte de los terrenos que ocupaban las anteriores playas de estacionamiento de vehículos, en la margen izquierda del canal del Duero que corre paralelo a las fábricas de Montaje y Motores de Renault en Valladolid. El tamaño final de la instalación ha sorprendido incluso a muchos empleados, que imaginaban una factoría de menor tamaño que la finalmente habilitada y que, apuntan las fuentes, todavía no ha sido recibida por Renault, porque se halla en proceso de acondicionamiento y equipamiento de las instalaciones. Las previsiones se Renault señalaban que la puesta en funcionamiento tendría lugar a mediados del presente año.

La nueva factoría tendrá finalmente seis prensas frente a las dos anunciadas inicialmente, lo que triplica su capacidad de producción y permitirá la fabricación de una cifra cercana al millón de unidades de cárter de motor, la pieza que suministrará a la vecina planta de Motores. Este incremento de la producción sobre la anunciada durante la puesta en marcha del III Plan Industrial traerá consigo, confían las fuentes, un incremento del total de componentes de la plantilla que se había anunciado hace casi dos años, si bien, por el momento, se mantiene desde la empresa el número señalado de en torno a un centenar de trabajadores, «hace tiempo que se hizo la convocatoria y a través del motor de empleo se han seleccionado ya los perfiles», comentaron las fuentes, pero la contratación aún no se ha hecho efectiva y llegará «en los próximos meses», agregaron desde los sindicatos.

El crecimiento en el tamaño de la fábrica, antes incluso de su creación, es consecuencia de los buenos resultados y del incremento de capacidad y de competitividad de las plantas españolas, que fabrican en la actualidad tres modelos de éxito de la multinacional: el Captur en Valladolid y el Mégane y Kadjar en Palencia, además del cuadriciclo eléctrico Twizy en las instalaciones de la nave ZE de Valladolid. Y en la comparación del tamaño, la nueva planta de fundición es mucho más grande precisamente que esta nave de la que desde 2011 salen los pequeños eléctricos de Renault fabricados en España.

Los otros hitos del plan

La puesta en marcha de esta fundición será la primera de las consecuencias del desarrollo del IIIPlan Industrial de Renault para España, que incluirá también la concesión de un nuevo vehículo que llegará a la factoría de Carrocería Montaje de Valladolid, para el que «los primeros trabajos» se realizaron en la parada del mes de agosto del año pasado y que «será una nueva realidad en la cadena en próximos años». En este sentido, aclaró que esta adjudicación «no tiene por que provocar que se deje de fabricar el Captur», comentó el presidente de Renault España y director mundial de Fabricación y Logística de Grupo Renault, el vallisoletano José Vicente de los Mozos en la presentación de este proyecto.

El plan industrial incluye además un nuevo motor para la Alianza Renault Nissan, a la que en este tiempo se ha incorporado también Mitsubishi, que se fabricará en la factoría de Motores vallisoletana. Se trata del modelo K9 Gen8, destinado a diversos vehículos de las gamas Renault, Dacia, Samsung, Nissan y Daimler, si bien la factoría vallisoletana aumentará en este periodo la producción de propulsores de gasolina.

Por otro lado, Sevilla producirá la caja de velocidades TX30, también para la Alianza, cuya fabricación exigirá una adaptación de todo el sistema industrial y aumentará el par de la caja que actualmente sale de la planta (TL4).

De los Mozos resaltó en la presentación que una de las novedades respecto a los anteriores planes industriales era la llegada a España de una actividad de inyección de aluminio que permitiría mejorar «considerablemente la competitividad de la factoría de Motores». Esta tecnología arrancará en España con la fabricación del cárter de cilindros que se montará en los motores producidos en Valladolid. En un futuro podrían fabricar también piezas para la fábrica de cajas de velocidades de Sevilla. Esta planta se indicaba entonces, dará empleo a 90 personas con formación «cualificada».