El FMI rebaja ligeramente el crecimiento de España y calcula un paro del 14% aún en 2020

La economista jefa del FMI, Gita Gopinath, durante la rueda de prensa./Efe
La economista jefa del FMI, Gita Gopinath, durante la rueda de prensa. / Efe

El organismo reduce más sus estimaciones para la eurozona, sobre todo para Alemania, Italia y Reino Unido por las consecuencias del 'brexit'

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

A pesar de la desaceleración económica global, España aguanta el envite. En un contexto en el que el Fondo Monetario Internacional (FMI) reduce sus previsiones de crecimiento del PIB en el mundo hasta el 3,3% y en la eurozona hasta 1,3%, España sigue siendo fuerte y las estimaciones caen solo en una décima este año respecto a lo que el organismo predijo el pasado mes de enero. Así, el Fondo asegura que la economía española crecerá un 2,1% en 2019, mientras que en 2020 el avance será del 1,9%, exactamente igual que lo previsto hace tres meses.

Un día después de que BBVA Research presentara sus previsiones para 2019 y 2020 ajustándolas una décima al 2,2% y 1,9% respectivamente, el organismo presidido por Christine Lagarde prácticamente las iguala, pero no ocurre lo mismo con el empleo. Mientras que la entidad cifró la tasa de paro en el 13,9% para este año y del 12,8% para el que viene, el FMI es menos optimista y cree que la reducción del paro ha tocado techo: baja las estimaciones al 14,2% para 2019 y solo una décima menos para 2020.

Se trata de un toque de atención hacia las políticas enfocadas al empleo español que, tal como señala el informe, «si la economía se esfuerza por reducir la dualidad del mercado laboral, se impulsaría la creación de puesto de trabajo e incentivaría la inversión privada», en referencia a la gran polarización entre los trabajadores temporales e indefinidos.

Los expertos calculan que la tasa de paro podría estar llegando a su tope porque la media histórica ya se ha superado

El Fondo calcula que el incremento de la población de los próximos años estará en línea con lo que ha sucedido en 2018 y que aumentará el número de personas que buscarán trabajo, así que aunque se consiga crear empleo -sobre todo cualificado- la tasa de desempleo quedará estancada. Además, los expertos asumen que la tasa de paro ya está por debajo de la estructural y de la media histórica de España (16%) -como explicaron también el lunes desde BBVA Research-, por lo que la reducción de paro podría estancarse a falta de medidas concretas.

En la primera jornada de la asamblea de primavera del organismo y el Banco Mundial que se celebra esta semana en Washington, la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, señaló en la presentación del informe 'Perspectivas Económicas Globales' que la evolución de los salarios en la eurozona es «relativamente baja» a pesar del ajuste del mercado laboral en muchos países. En este sentido, aseguró que la política monetaria del BCE basada en la subida de tipos a final de año es «bienvenida».

El FMI valora la rápida reducción de la deuda externa neta de España, del 100% en 2014 al 77% en 2018

Sobre la política fiscal española, el análisis del FMI aboga por que se lleve a cabo una «reconstrucción gradual» de su colchón fiscal con el fin de garantizar la estabilidad y «evitar reavivar la espiral negativa entre los riesgos soberanos y bancarios», al igual que en Francia e Italia.

La cara más positiva la muestra el organismo a la hora de hablar de la deuda externa de nuestro país, ya que a pesar de ser de las más elevadas del mundo, cita a España como ejemplo de su rápida reducción. «Se espera que Italia y España, países deudores de la eurozona, mejoren su posición deudora neta con el exterior en más de 25 puntos básicos de su PIB. Para 2024 su endeudamiento será la mitad que hace una década», señala el informe. Y es que en España se ha conseguido bajar desde el 100% del PIB de 2014 hasta el 77% del PIB al cierre de 2018.

Los efectos del 'brexit'

Así, lo que más afecta al ligero recorte en las previsiones de crecimiento del PIB español es el contexto exterior. La eurozona cae al 1,3%, más de medio punto por debajo de las previsiones del FMI de octubre. Aunque en 2020 el organismo proyecta una leve mejora al 1,5%, se trata de un dato muy volátil a expensas de las circunstancias que más afectan al territorio, como es la ralentización de Italia y la incertidumbre entorno al 'brexit'.

De hecho, Gita Gopinath hizo hincapié en que el crecimiento de Reino Unido caerá hasta el 1,2% este año y el 1,4% influido por el proceso de salida de la Unión Europea, uno de los «grandes» factores de incertidumbre ya que «es casi imposible» saber cómo acabará el proceso. Y esas cifras en un escenario de salida ordenada de la UE, ya que en caso contrario la institución predice un retroceso del PIB hasta el 0,8% en 2020. Aseguró que el impacto sería de medio punto para la eurozona en este caso, aunque recalcaron que en las estimaciones no se pueden integrar todos los efectos de un 'brexit' sin acuerdo ni las respuestas políticas que se tomen para mitigar los daños a la economía.

Más información