Las matriculaciones caen un 11,73% en septiembre por el nuevo control de emisiones

Se preveía un descenso en las ventas en septiembre. /Ramón Gómez / El Norte
Se preveía un descenso en las ventas en septiembre. / Ramón Gómez / El Norte

El mes pasado se vendieron en la provincia un total de 429 turismos y todoterrenos | Supone un reajuste del mercado tras el mejor mes de agosto de la última década

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Se esperaba un significativo descenso de las ventas en septiembre y así ha sido. Los concesionarios de la provincia de Burgos matricularon el mes pasado un total de 429 turismos y todoterrenos, lo que supone un descenso del 11,73% respecto a los datos registrados en septiembre de 2017.

Se trata de una tendencia compartida con el resto del mercado en el ámbito regional y nacional y que responde directamente al cambio en la normativa de medición de emisiones que entró en vigor el pasado 1 de septiembre. A la vista de que dicha normativa iba a modificar sustancialmente el ecosistema del mercado de venta de vehículos nuevos, los concesionarios registraron una inusual actividad en agosto, cuando las ventas en Burgos se dispararon un 43% respecto a los datos del mismo mes del año pasado.

Ya entonces, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Burgos (Aconauto), Fernando Andrés, aventuraba que septiembre se iba a cerrar en negativo, una predicción que se ha cumplido.

Sin embargo, con los datos oficiales de matriculaciones en la mano se pueden extraer dos conclusiones positivas. La primera es que, a pesar del significativo descenso de las ventas, el acumulado anual continúa siendo positivo. Así, hasta septiembre se han vendido en la provincia un total de 5.240 vehículos, lo que supone un incremento del 14,7% respecto a los datos registrados en el mismo periodo de 2017. De hecho, septiembre ha sido el primer mes en negativo desde el año pasado, lo que da muestras de la buena tendencia en la que se encuetnra el sector tras unos años muy complicados.

Más información

La otra nota positiva es que el mercado burgalés continúa siendo uno de los más dinámicos de Castilla y León, toda vez que el descenso registrado en la provincia es uno de los más bajos de toda la comunidad. De hecho, el descenso de matriculaciones en el conjunto de Castilla y León se ha situado en un 16,4%, es decir, cinco puntos porcentuales más.

Golpe al diésel

Por su parte, cabe destacar que el descenso de ventas del mes pasado ha sido mucho más pronunciado en las motorizaciones diésel que en el resto. Las dudas generadas entre los consumidores a raíz de los anuncios del Gobierno de gravar el gasóleo han provocado un descenso de ventas del 37,24% en Burgos. De esta forma, el incremento de las ventas de vehículos con motores de gasolina (9,02%) no ha sido suficiente como para contener la estadística general. Como curiosidad, las ventas del resto de motorizaciones (híbrido, eléctrico, GLP, GNC, etc), aún minoritarias dentro del conjunto del sector, también han sufrido un retroceso del 13,04%.

Diferente evolución

Con todo, la tendencia ha sido muy dispar entre las marcas. Así, firmas como Renault, que continúa liderando el acumulado de ventas en lo que va de año, ha tenido un mal mes con apenas 16 ventas de vehículos nuevos, mientras que otras, como Dacia -del mismo grupo- han visto cómo las ventas incluso se incrementaban. Los mejores números los han registrado Citroën (32 vehículos), Hyundai (31), Peugeot (31) y Toyota (30).

 

Fotos

Vídeos