El Ibex-35 pone fin a la secuencia bajista con un cierre plano

El Ibex-35 pone fin a la secuencia bajista con un cierre plano
EFE

El Sabadell fue el peor, con un descenso del 3,42%

CRISTINA VALLEJOMadrid

El Ibex-35 arrancaba la sesión con riesgo de descensos, pero a partir de las diez de la mañana entró en verde y llegó incluso hasta a superar los 9.200 puntos. Pero el índice no fue capaz de mantenerse sobre ese nivel. Al menos, después de las cuatro jornadas consecutivas de pérdidas, logró esquivar los descensos: al cierre daba un último cambio en los 9.183,10 puntos, lo que supone un avance del 0,03%. Así ponía fin el indicador a una secuencia de cuatro sesiones consecutivas de pérdidas. 

Toda Europa terminó la jornada en positivo. Aunque lo cierto es que el selectivo español se quedó atrás. En muchos de los demás mercados europeos los avances fueron más allá del medio punto porcentual. El Cac 40 francés se apuntó un 0,89%, mientras que el Dax alemán se anotó un 0,64%. El Ftse Mib de Milán avanzó un 0,38%, mientras que el Ftse 100 británico ganó un 0,26%. Parecido comportamiento al del Ibex-35 firmó el PSI-20 de Lisboa, que se apuntó apenas un 0,06%. 

Al indicador le frenó el comportamiento del sector financiero. El Sabadell fue el peor, con un descenso del 3,42%. Además, Santander se dejó un 1,41%. CaixaBank, BBVA, Bankia y Bankinter retrocedieron más de un punto porcentual. Entre los peores, también IAG, Mapfre o ArcelorMittal, que terminaron la jornada con pérdidas de alrededor de un 1,6%. 

En verde, Grifols fue el valor que más subió, con una revalorización del 2,39%, seguido de Inditex, que sumó casi dos puntos porcentuales. Ferrovial, Siemens, Amadeus y Acciona se anotaron más de un 1%. Otros grandes valores apoyaron al Ibex-35: Telefónica y Repsol ganaron un 0,40% y un 0,36%, respectivamente. 

Subidas en Wall Street y evolución de los bonos

En Wall Street, avances. Al cierre de la sesión europea, el Dow Jones se anotaba un 0,7%, mientras que el S&P 500 avanzaba un 0,8% y el Nasdaq, alrededor de un 0,9%. Y estas ganancias de la Bolsa americana, pese a que los datos que se publicaron en Estados Unidos se colocaron por debajo de lo esperado. Para empezar, los de viviendas iniciadas y los de permisos de construcción, además de los de evolución de los precios en las veinte principales ciudades de Estados Unidos. También se situó por debajo de lo previsto el índice de confianza del consumidor americano que elabora la Conference Board.

El rebote de los activos de riesgo, es decir, de las Bolsas a uno y a otro lado del Atlántico, obedecía a la especulación de que posiblemente las recientes ventas de acciones de los últimos días han sido exageradas. Goldman Sachs, por ejemplo, alzó la voz contra el pánico en los mercados, pese a la inversión de la curva americana de tipos. En su opinión, aunque el fondo económico es menos favorable, las acciones pueden acabar haciéndolo bien incluso con una curva de tipos aplanada. En este sentido, Chris Larkin, de E*Trade, explicó en declaraciones a Bloomberg que lo que estamos viendo es una situación de sobreventa y que estarían apareciendo oportunidades de compra. 

Y si las Bolsas subían, los bonos se tomaban un respiro en sus caídas de rentabilidad. El interés del título americano a diez años avanzó desde el 2,40% hasta el 2,44%. En Europa, el interés del título alemán a diez años pasó del -0,04% hasta el -0,02%. 

Con esa evolución de los tipos americanos a diez años, se casi igualaban con los tipos a tres meses (el viernes pasado, se invirtió la curva, se comenzó a pedir una rentabilidad mayor por las letras a tres meses que por los bonos a diez años). Pero la rentabilidad de la emisión a seis meses (2,47%) seguía por encima de la del diez años. 

Divisas y materias primas

En el mercado de divisas, el euro retrocedía alrededor de un 0,25%, hasta el nivel de 1,1285 unidades. Bajaba también el yen japonés, que en los últimos días se había apreciado por la llegada de fondos miedosos. 

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 1%, hasta los 67,88 dólares, y el West Texas, de referencia en Estados Unidos, subía un 1,90%, hasta rozar otra vez los 60 dólares. Ello, ante el compromiso mostrado por Rusia con los recortes de producción. 

En cambio, se imponía la recogida de beneficios en el oro: al cierre el precio de la onza retrocedía un 0,42%, hasta los 1.316 dólares. Otro síntoma de que el dinero salía de los refugios.

Claves de la sesión:

- El Ibex-35 cerró la sesión con un avance del 0,03%, hasta los 9.183,10 puntos.

- Grifols encabezó los ascensos, con una revalorización del 2,39%. El Sabadell fue el peor, con un descenso del 3,42%.

- La rentabilidad del bono americano a diez años subió y la curva de tipos americano intentó dar la vuelta a su inversión.