El precio del diésel frena su caída a las puertas de Navidad a pesar del hundimiento del crudo

Estación de servicio en Álava. /R. C.
Estación de servicio en Álava. / R. C.

El litro del gasóleo no cede por debajo de los 1,16 euros, el mismo que en la última semana, y el de la gasolina también se mantiene en los 1,20

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Como en casi toda operación salida de tráfico que se precie el importe que los conductores pagarán por el combustible se ha distanciado de las cotizaciones que está marcando el petróleo en los mercados internacionales. El efecto 'pluma y cohete' -los carburantes suben rápidamente cuando el crudo avanza, pero caen poco a poco cuando el 'oro negro' disminuye su cotización- está siendo estos días una realidad en la mayor parte de las estaciones de servicio del país. Con los clientes dispuestos a llenar sus depósitos para los viajes de Navidad, el precio del diésel se mantiene férreo por encima de los 1,16 euros por litro. Es una de la referencias más bajas de todo el año, pero su coste ha detenido la senda bajista que venía marcando en las últimas semanas al ritmo que lo hacía el petróleo.

La discrepancia ha vuelto a registrarse entre la cotización del barril de Brent y el coste del combustible más vendido en España. Mientras que la cotización de esta materia prima ha descendido casi un 15% en las dos últimas semanas, hasta situarse en los 53,5 dólares de este viernes, el coste del litro de diésel lo ha hecho apenas un 0,8% en ese mismo periodo, hasta cerrar en algo más de 1,163 euros, según el último Boletín de Productos Petrolífero de la Unión Europea. En los últimos días, con el crudo descendiendo de forma continua en tasas cercanas al 10%, los surtidores de gasóleo siguen marcando prácticamente las mismas referencias que hace siete días: alrededor de los 1,16. Inamovible.

Incluso, en algunas de las gasolineras donde mayor demanda se preveía para estos días, las alzas han superado los cuatro céntimos de euro, al pasar de los 1,15 a los 1,19 en apenas dos o tres jornadas, según las estadísticas facilitadas diariamente por el Ministerio de Industria a través del Geoportal.

En el caso de la gasolina, se está dejando notar algo más el descenso del crudo, aunque en ningún momento su precio ha caído tanto como lo ha hecho la materia prima de la que se surte. El coste medio del litro se encuentra también invariable en el entorno de los 1,20 euros, prácticamente un céntimo menos que hace ahora una semana.

Este inicio de las vacaciones, o al menos de un fin de semana prolongado hasta el próximo día 26 de diciembre, no va a suponer, por ahora, un ahorro para el bolsillo del conductor tan elevado como el que está dejando el crudo para las compañías que comercializan sus derivados.

Y ello a pesar de que los combustibles han dado un respiro a los consumidores a medida que ha ido transcurriendo 2018. El precio de ambos productos ha encadenado siete semanas a la baja. En concreto, el de la gasolina es ahora el más barato que se registra desde finales de 2017, mientras que el del gasóleo se remonta a mediados de abril de este mismo año. Así, llenar un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta 66 euros y con gasóleo más de 64 euros. Además, ambos carburantes encadenan una caída del 2,4% y del 1,5%, respectivamente, en lo que va de año, lejos de las cifras alcanzadas en los últimos dos meses, cuando llegaron a marcar máximos anuales. Y comparados con la Navidad de 2017, la gasolina se ha abaratado un 2% y el gasóil casi un 2,5%.

Subidas a partir de enero

Independientemente de las referencias que marquen los surtidores en los próximos días, está previsto que el 1 de enero el precio de los combustibles se incremente hasta en 4,8 céntimos de euro por litro en ocho comunidades autónomas. Este alza responde a una de las medidas fiscales incluidas en los Presupuestos del Estado en vigor, ligados al anterior Ejecutivo, aunque aprobados en julio, para equiparar el tramo autonómico del Impuesto sobre Hidrocarburos en todas las regiones. En concreto, la subida se notará en Cantabria, Castilla y León, La Rioja, País Vasco y Navarra -hasta 4,8 céntimos de euro más-; Madrid (3,1 céntimos); Aragón (2,4 céntimos); y Extremadura (0,9 céntimos).

El aumento fiscal se debe a que cuando el Tribunal de Justicia de la UE declaró en2014 que el céntimo sanitario -el impuesto que gravaba las gasolinas para financiar la sanidad de las comunidades autónomas- era contrario a derecho, el Gobierno de Rajoy lo incorporó al Impuesto de Hidrocarburos como parte autonómica, lo que ha derivado en un 'efecto frontera' con precios más altos entre regiones limítrofes.

Además, los consumidores están aún pendientes de si se aprueban las cuentas públicas para el próximo ejercicio. De hacerlo, el Gobierno aplicará una nueva subida, en este caso al diésel, para ir equiparando su precio al de la gasolina. Hacienda ha previsto incrementar el litro en 3,8 céntimos de euro, para posteriormente ejecutar nuevas subidas hasta igualar ambos tipos de combustibles.

 

Fotos

Vídeos